sábado, 22 de abril de 2017

SABADO IN ALBIS - OCTAVA DE PASCUA


SABADO IN ALBIS - OCTAVA DE PASCUA
Estación en San Juan de Letrán
La resurrección del Salvador ha procurado la verdadera felicidad del mundo.

INTROITO    Salmo 104, 43
EDÚXIT Dóminus pópulum suum in exsultatióne, allelúja: et eléctos suos in laetítia, allelúja, allelúja. V/. Confitémini Dómino, et invocáte nomen ejus: annuntiáte inter gentes ópera ejus. V/. Glória Patri.
SACÓ el Señor a su pueblo lleno de alborozo, aleluya, y  a sus elegidos colmados de júbilo, aleluya, aleluya. V/. Alabad al Señor e invocad su nombre; anunciad sus obras a los pueblos. V/. Gloria al Padre.

COLECTA
CONCÉDE, quaésumus, omnípotens Deus: ut, qui festa paschália venerándo égimus, per haec contíngere ad gáudia aetérna mereámur. Per Dóminum.
TE SUPLICAMOS nos concedas, Dios omnipotente, a los que hemos celebrado devotamente las fiestas pascuales que por ellas merezcamos llegas a las alegrías eternas. Por nuestro Señor…

EPISTOLA 1 Pedro 2, 1-10
LÉCTIO EPÍSTOLAE BEÁTI PETRI APÓSTOLI.
CARÍSSIMI: Deponéntes ígitur omnem malítiam, et omnem dolum, et simulatiónes, et invídias, et omnes detractiónes, sicut modo géniti infántes, rationábile, sine dolo lac concupíscite: ut in eo crescátis in salútem: si tamen gustástis, quóniam dulcis est Dóminus. Ad quem accedéntes lápidem vivum, ab homínibus quidem reprobátum, a Deo autem eléctum, et honorificátum: et ipsi tamquam lápides vivi superaedificámini, domus spirituális, sacerdótium sanctum, offérre spirituáles hóstias, acceptábiles Deo per Jesum Christum. Propter quod cóntinet Scriptúra: Ecce pono in Sion lápidem summum angulárem, eléctum, pretiósum: et qui credíderit in eum, non confundétur. Vobis ígitur honor credéntibus: non credéntibus autem lapis, quem reprobavérunt aedificántes, hic factus est in caput ánguli, et lapis offensiónis, et petra scándali his, qui offéndunt verbo, nec credunt in quo et pósiti sunt. Vos autem genus eléctum, regále sacerdótium, gens sancta, pópulus acquisitiónis: ut virtútes annuntiétis ejus, qui de ténebris vos vocávit in admirábile lumen suum. Qui aliquándo non pópulus, nunc autem pópulus Dei: qui non consecúti misericórdiam, nunc autem misericórdiam consecúti.
LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APOSTOL SAN PEDRO.
QUERIDOS: Abandonada toda malicia y todo engaño, y los fingimientos o hipocresías, y envidias, y todas las murmuraciones, como niños recién nacidos, apeteced con ansia la leche del espíritu, pura o sin mezcla de fraude, para que con ella vayáis creciendo en salud y robustez,  si es caso que habéis probado cuán dulce es el Señor.  Al cual arrimándoos como a piedra viva que es, desechada sí de los hombres, pero escogida de Dios y apreciada por la principal del edificio,  sois también vosotros a manera de piedras vivas edificadas encima de él, siendo como una casa espiritual, como un nuevo orden de sacerdotes santos, para ofrecer víctimas espirituales, que sean agradables a Dios por Jesucristo.  Por lo que dice la Escritura: Mirad que yo voy a poner en Sión la principal piedra del ángulo, piedra selecta y preciosa; y cualquiera que por la fe se apoyare sobre ella, no quedará confundido. Así que para vosotros que creéis, sirve de honra; mas para los incrédulos, ésta es la piedra que desecharon los fabricantes, y no obstante, vino a ser la principal o la punta del ángulo: piedra de tropiezo, y piedra de escándalo para los que tropiezan en la palabra de la buena nueva, y no creen en Cristo, aun cuando fueron a esto destinados. Vosotros, al contrario, sois el linaje escogido, una clase de sacerdotes reyes, gente santa, pueblo de conquista, para publicar las grandezas de aquel que os sacó de las tinieblas a su luz admirable.  Vosotros que antes no erais tan siquiera pueblo, y ahora sois el pueblo de Dios; que no habíais alcanzado misericordia, y ahora la alcanzasteis.


ALELUYA PASCUAL Salmo 117, 24. 112, 1
A partir de este día hasta la fiesta de la Santísima Trinidad se reemplaza el Gradual por los versículos con cuatro Aleluyas.
ALLELÚJA, ALLELÚJA. V/. Haec dies, quam fecit Dóminus: exsultémus et laetémur in ea. Allelúja. V/. Laudáte, púeri, Dóminum, laudáte nomen Dómini.
ALELUYA, ALELUYA. V/. Este es el día que ha hecho el Señor; alegrémonos y gocémonos en él, aleluya. V/. Alabad, jóvenes, al Señor, alabad en nombre del Señor.

SECUENCIA
VICTIMÆ pascháli laudes ímmolent Chrístiani. Agnus redémit oves: Christus ínno-cens Patri reconciliávit pecca-tóres. Mors et vita duéllo con-flixére mirándo: dux vitæ mórtus, regnat vivus. Dic nobis, María, quid vidísti in via? Sepúlcrum Christi vivéntis: et glóriam vidi resurgéntis. Angé-licos testes, sudárium, et ves-tes. Suréxit Christus spes mea: præcédet vos in Galilǽam. Scimus Christum surrexíse a mórtuis vere: tu nobis, victor Rex, miserére. Amen. Allelúja.
OFREZCAN los cristianos sacrificios de alabanza a la Víctima de la Pascua. El Cordero ha redimido a  las ovejas: Cristo inocente, ha reconciliado a los pecadores con el Padre. La muerte y la vida contendieron en duelo asombroso: el dueño de la vida muerto, reina vivo. Dinos, tú ¡oh María! ¿Qué has visto en el camino? Yo he visto el sepulcro de Cristo que vive, y la gloria del que ha resucitado. He visto los angélicos testigos, el sudario y la mortaja. Cristo, mi esperanza, ha resucitado: os precederá a Galilea. Sabemos que Cristo verdaderamente ha resucitado de entre los muertos: oh tú, Rey vencedor, apiádate de nosotros. Amen. Aleluya

EVANGELIO Juan 20, 1-9
SEQUÉNTIA SANCTI EVANGÉLII SECÚNDUM JOÁNNEM.
IN illo témpore: Una sábbati, María Magdaléne venit mane, cum adhuc ténebrae essent, ad monuméntum: et vidit lápidem sublátum a monuménto. Cucúrrit ergo, et venit ad Simónem Petrum, et ad álium discípulum, quem amábat Jesus, et dicit illis: Tulérunt Dóminum de monuménto, et nescímus ubi posuérunt eum. Exiit ergo Petrus, et ille álius discípulus, et venérunt ad monuméntum. Currébant autem duo simul, et ille álius discípulus praecucúrrit cítius Petro, et venit primus ad monuméntum. Et cum se inclinásset, vidit pósita linteámina, non tamen introívit. Venit ergo Simon Petrus sequens eum, et introívit in monuméntum, et vidit linteámina pósita, et sudárium, quod fúerat super caput ejus, non cum linteamínibus pósitum, sed separátim involútum in unum locum. Tunc ergo introívit et ille discípulus, qui vénerat primus ad monuméntum: et vidit, et crédidit: nondum enim sciébant Scriptúram, quia oportébat eum a mórtuis resúrgere.
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN.
En aquel tiempo: El primer día de la semana, al amanecer, cuando todavía estaba oscuro, fue María Magdalena al sepulcro, y vio quitada de él la piedra; y sorprendida echó a correr, y fue a estar con Simón Pedro y con aquel otro discípulo amado de Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto. Con esta nueva salió Pedro y el dicho discípulo, y se encaminaron al sepulcro. Corrían ambos a la par, mas este otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro; y habiéndose inclinado, vio los lienzos en el suelo, pero no entró. Llegó tras él Simón Pedro, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos en el suelo, y el sudario o pañuelo que habían puesto sobre la cabeza de Jesús, no junto con los demás lienzos, sino separado y doblado en otro lugar. Entonces el otro discípulo, que había llegado primero al sepulcro, entró también, y vio, y creyó que efectivamente le habían quitado;
porque aún no habían entendido lo que dice la Escritura, que Jesús debía resucitar de entre los muertos.
Se dice Credo.
OFERTORIO    Salmo 117, 26-27
BENEDÍCTUS, qui venit in nómine Dómini: benedíximus vobis de domo Dómini: Deus Dóminus, et illúxit nobis, allelúja, allelúja.
BENDITO el que viene en nombre del Señor: desde el templo del Señor os bendecimos, EL Señor es Dios, y nos ha iluminado, aleluya, aleluya

SECRETA
CONCÉDE, quaésumus, Dómine, semper nos per haec mystéria paschália gratulári: ut contínua nostrae reparatiónis operátio, perpétuae nobis fiat causa laetítiae. Per Dóminum.
TE ROGAMOS, Señor, nos concedas que con estos misterios de Pascua siempre nos alegremos, a fin de que la renovación continua de los misterios de nuestra redención nos sea causa de perpetua alegría. Por nuestro Señor.

PREFACIO PASCUAL
VERE DIGNUM et iustum est, æquum et salutáre: Te quidem, Dómine, omni tempore, sed in hac potíssimum die gloriósius prædicáre, cum Pascha nostrum immolátus est Christus. Ipse enim verus est Agnus, qui ábstulit peccáta mundi. Qui mortem nostram moriéndo destrúxit, et vitam resurgéndo reparávit. Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia cæléstis exércitus, hymnum glóriæ tuæ cánimus, sine fine dicéntes:
EN VERDAD es digno y justo, equitativo y saludable, que en todo tiempo, Señor, te alabemos; pero con más gloria que nunca en este día (en este tiempo), en que se ha inmolado Cristo, nuestra Pascua.  El cual es el verdadero Cordero que quita los pecados  del  mundo y que muriendo, destruyo nuestra muerte y, resucitando repa­ró nuestra vida. Por eso con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Domina­ciones, y con. toda la milicia del ejército celestial, cantamos un himno a tu gloria, diciendo sin cesar:
Comunicantes y Hanc igitur propios, durante toda la octava.

COMUNION    Gálatas 3, 27
OMNES qui in Christo baptizáti estis, Christum induístis, allelúja.

TODOS los que habéis sido bautizados en Cristo, estáis revestidos de Cristo. Aleluya

POSCOMUNION
REDEMPTIÓNIS nostrae múnere vegetáti, quaésumus, Dómine: ut hoc perpétuae salútis auxílio, fides semper vera profíciat. Per Dóminum.
ALIMENTADOS con los dones de nuestra redención, te suplicamos, Señor, que con este auxilio de perpetua salud, siempre aumente la fe verdadera. Por nuestro Señor.
Ite misa est con doble aleluya.

Transcripto por Dña. Ana María Galvez

PDF