sábado, 13 de febrero de 2016

SÁBADO DESPUÉS DE CENIZA


SABADO DESPUES DE CENIZA
Estación en San Tifón
Idea dominante de la Misa de esta Feria: La necesidad de la mortificación en el servicio de Dios.

INTROITO    Salmo 29,11
Oyome el Señor y apiadose de mí; declarose el Señor protector mío. (S) Te glorificare, oh Señor, porque me amparaste, y no alegraste a mis enemigos a costa de mí. v/. Gloria al Padre….

COLECTA
Dígnate, Señor, oír favorablemente nuestras suplicas y concede que observemos devotamente este ayuno solemne, que ha sido instituido santamente para curar nuestras almas y nuestros cuerpos. Por nuestro Señor…

EPÍSTOLA Isaías 58,9-14.
Invocarás entonces al Señor, y te oirá benigno; clamarás y él te dirá: Aquí estoy. Si arrojares lejos de ti la cadena, y cesares de extender maliciosamente el dedo, y de charlar neciamente,
cuando abrieres tus entrañas para socorrer al hambriento, y consolares el alma angustiada, entonces nacerá para ti luz en las tinieblas, y tus tinieblas se convertirán en claridad de mediodía.
Y el Señor te dará un perpetuo reposo, y llenará tu alma de resplandores de gracia y reforzará tus huesos; y serás como huerto bien regado y como manantial perenne cuyas aguas jamás faltarán.
Estos lugares desiertos desde muchísimo tiempo, serán por ti poblados, alzarán los cimientos que han de durar de generación en generación; y te llamarán el restaurador de los muros, y el que haces seguros los caminos.
Si te abstuvieres de caminar en día de sábado y de hacer tu voluntad o gusto en mi santo día y llamares al sábado día de reposo y santo o consagrado a la gloria del Señor, y lo solemnizares con no volver a tus andadas, ni hacer tu gusto, ni contentarte sólo con palabras,  entonces tendrás tus delicias en el Señor y yo te elevaré sobre toda terrena altura; y para alimentarte te daré la herencia de Jacob tu padre; que todo esto está anunciado por la boca del Señor.

GRADUAL   salmo 26,4
Una sola cosa he pedido al Señor, ésta solicitare y es, el que yo pueda vivir en la casa del Señor. v/. Para contemplar las delicias del Señor y ser protegido por su santo templo.

EVANGELIO Marcos 6,47-56
Venida la noche, la barca estaba en medio del mar, y él solo en tierra,  desde donde viéndolos remar con gran fatiga (por cuanto el viento les era contrario), a eso de la cuarta vela de la noche vino hacia ellos caminando sobre el mar, e hizo ademán de pasar adelante.  Mas ellos, como le vieron caminar sobre el mar, pensaron que era algún fantasma, y levantaron el grito;  porque todos le vieron y se asustaron, pero Jesús les habló luego, y dijo: ¡Buen ánimo!, soy yo, no tenéis que temer.
Y se metió con ellos en la barca, y se echó al instante el viento, con lo cual quedaron mucho más asombrados. Y es que no habían hecho reflexión sobre el milagro de los panes; porque su corazón estaba aún ofuscado. Atravesado, pues, el lago, arribaron a tierra de Genesaret, y abordaron allí.  Apenas desembarcaron, cuando luego fue conocido.  Y recorriendo toda la comarca empezaron las gentes a sacar en andas a todos los enfermos, llevándolos donde oían que paraba. Y doquiera que llegaba fuesen aldeas o alquerías, o ciudades, ponían los enfermos en las calles, suplicándole que les dejase tocar siquiera el ruedo de su vestido; y todos cuantos le tocaban quedaban sanos.

OFERTORIO     Salmo 118, 154 y 125
Señor, vivifícame según tu promesa, para que conozca tus mandamientos.

SECRETA
Recibe, Señor, el sacrificio, con cuya inmolación quisiste graciosamente aplacarte; y te rogamos, nos concedas que, purificados por su operación ofrezcamos como don agradable el afecto de nuestras almas. Por nuestro Señor…

COMUNION   Salmo 2, 11-12
Servid al Señor con temor y regocijaos en él, con reverencia: abrazad la buena doctrina, no sea que perezcáis descarriados de la senda de la justicia

POSCOMUNION
Habiéndonos alimentado con el don de la vida celestial, te suplicamos, Señor, que lo que es para nosotros un misterio  en la vida presente, nos sirva de auxilio para la futura. Por nuestro Señor…

SOBRE EL PUEBLO
Oremos. Humillad ante dios vuestras cabezas
Fortalézcanse, oh dios, tus fieles, por medio de tus dones; de modo que recibiéndolos, los busquen y buscándolos, los reciban eternamente. Por nuestro Señor…
Transcripto por gentileza de Dña. Ana María Galvez


TEXTOS EN LATÍN

Sabbato post CineresStatio ad S. Tryphonem
Introitus.Ps. xxix: 11.
Audívit Dóminus, et misértus est mihi: Dóminus factus est adjútor meus. Ps. ibid. 2. Exaltábo te, Dómine, quóniam suscepísti me: nec delectásti inimícos meos super me. Glória Patri. Audívit Dóminus.
Oratio.
Adésto, Dómine, supplicatiónibus nostris: et concéde; ut hoc sollémne jejúnium, quod animábus corporibúsque curándis salúbriter institútum est, devóto servítio celebrémus. Per Dóminum.

Is. lviii: 9-14.
Léctio Isaíæ Prophétæ.
H
æc dicit Dóminus Deus: «Si abstúleris de médio tui caténam, et desíeris exténdere dígitum, et loqui quod non prodest. Cum effúderis esuriénti ánimam tuam, et ánimam afflíctam repléveris, oriétur in ténebris lux tua, et ténebræ tuæ erunt sicut merídies. Et réquiem tibi dabit Dóminus semper, et implébit splendóribus ánimam tuam, et ossa tua liberábit, et eris quasi hortus irríguus, et sicut fons aquárum, cujus non defícient aquæ. Et ædificabúntur in te desérta sæculórum: fundaménta generatiónis et generatiónis suscitábis: et vocáberis ædificátor sépium, avértens sémitas in quiétem. Si avérteris a sábbato pedem tuum, fácere voluntátem tuam in die sancto meo, et vocáveris sábbatum delicátum, et sanctum Dómini gloriósum, et glorificáveris eum, dum non facis vias tuas, et non invénitur volúntas tua, ut loquáris sermónem: tunc delectáberis super Dómino: et sustóllam te super altitúdines terræ, et cibábo te hereditáte Jacob, patris tui. Os enim Dómini locútum est.»
Graduale Ps. xxvi: 4.
Unam pétii a Dómino, hanc requíram, ut inhábitem in domo Dómini: Ut vídeam voluptátem Dómini, et prótegar a templo sancto ejus.
Marc. vi: 47-56.
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Marcum.
In illo témpore: Cum sero esset, erat navis in médio mari, et Jesus solus in terra. Et videns discípulos suos laborántes in remigándo (erat enim ventus contrárius eis), et circa quartam vigíliam noctis venit ad eos ámbulans supra mare: et volébat præteríre eos. At illi, ut vidérunt eum ambulántem supra mare, putavérunt phantásma esse, et exclamavérunt. Omnes enim vidérunt eum, et conturbáti sunt. Et statim locútus est cum eis, et dixit eis: «Confídite, ego sum, nolíte timére.»  Et ascéndit ad illos in navim, et cessávit ventus. Et plus magis intra se stupébant: non enim intellexérunt de pánibus:erat enim cor eórum obcæcátum. Et cum transfretássent, venérunt in terram Genésareth, et applicuérunt. Cumque egréssi essent de navi, contínuo cognovérunt eum: et percurréntes univérsam regiónem illam, cœpérunt in grabátis eos, qui se male habébant, circumférre ubi audiébant eum esse. Et quocúmque introíbat, in vicos vel in villas aut civitátes, in platéis ponébant infírmos, et deprecabántur eum, ut vel fímbriam vestiménti ejus tángerent: et quotquot tangébant eum, salvi fiébant.
Offertorium. Ps cxviii: 154 et 125.
Dómine, vivífica me secúndum elóquium tuum: ut sciam testimónia tua.
Secreta.
Súscipe, Dómine, sacrifícium, cujus te voluísti dignánter immolatióne placári: præsta, quǽsumus; ut, hujus operatióne mundáti, beneplácitum tibi nostræ mentis offerámus afféctum. Per Dóminum.

Communio.Ps. ii: 11-12.
Servi te Dómino in timóre, et exsultáte ei cum tremóre: apprehéndite disciplínam, ne pereátis de via justa.

Postcommunio.
Cœléstis vitæ múnere vegetáti, quǽsumus, Dómine: ut, quod est nobis in præsénti vita mystérium, fiat æternitátis auxílium. Per Dóminum nostrum.

Super populum:
Orémus. Humiliáte cápita vestra Deo.
Oratio.

Fidéles tui, Deus, per tua dona firméntur: ut éadem et percipiéndo requírant, et quæréndo sine fine percípiant. Per Dóminum.

jueves, 11 de febrero de 2016

VIERNES DESPUÉS DE CENIZA


VIERNES DESPUES DE CENIZA
Estación en los Santos Juan y Pablo
Idea dominante de la Misa de esta Feria: La penitencia, la oración y la práctica de las virtudes nos aseguran el perdón de los pecados.

INTROITO    Salmo 29, 11
Me oyó el Señor y se apiado de mí; se declaro el Señor protector mío. (S) Te glorificare, oh Señor, porque me amparaste, y no alegraste a mis enemigos a costa de mí. v/. Gloria al Padre….

COLECTA
Te suplicamos, Señor, favorezcas benignamente los ayunos que hemos empezado; para que la abstinencia que corporalmente observamos, podamos también ejercitarla con un corazón sincero. Por nuestro Señor…

EPÍSTOLA   Isaías 58,1-9.
Clama, pues, ¡oh Isaías!, no ceses: Has resonar tu voz como una trompeta, y declara a mi pueblo sus maldades, y a la casa de Jacob sus pecados;
ya que cada día me requieren como en juicio, y quieren saber mis consejos. Como gente que hubiese vivido justamente, y no hubiese abandonado la ley de su Dios, así me demandan razón de los juicios o decretos de mi justicia y quieren acercarse a Dios.
¿Cómo es que hemos ayunado, dicen al Señor y tú no has hecho caso; hemos humillado nuestras almas y te haces el desentendido? Es, responde Dios, porque en el día mismo de vuestro ayuno hacéis todo cuanto se os antoja y apremiáis a todos vuestros deudores.
Es porque vosotros ayunáis para seguir los pleitos y contiendas, y herir con puñadas a otros sin piedad. No ayunéis como hasta hoy día, si queréis que se oigan en lo alto vuestros clamores.
El ayuno que yo aprecio, ¿consiste acaso en que un hombre mortifique por un día su alma, o en que traiga su cabeza inclinada o baja de modo que casi forme un círculo, o se tienda sobre el círculo y la ceniza? ¿Por ventura a esto lo llamarás tú ayuno y día aceptable al Señor?
¿Acaso el ayuno que yo estimo no es más bien el que tú deshagas los injustos contratos, que canceles las obligaciones que oprimen, que dejes en libertad a los que han quebrado, y quites todo gravamen?
¿Que partas tu pan con el hambriento, y que a los pobres y a los que no tienen hogar los acojas en tu casa, y vistas al que veas desnudo, y no desprecies tu propia carne o a tu prójimo?
Si esto haces amanecerá tu luz como la aurora, y llegará presto tu curación, y delante de ti irá siempre tu justicia, y la gloria del Señor te acogerá en su seno.
Invocarás entonces al Señor, y te oirá benigno; clamarás y él te dirá: Aquí estoy. Si arrojares lejos de ti la cadena, y cesares de extender maliciosamente el dedo, y de charlar neciamente.

GRADUAL    Salmo 26,4
Una sola cosa he pedido al Señor, ésta solicitare y es, el que yo pueda vivir en la casa del Señor. v/. Para contemplar las delicias del Señor y ser protegido por su santo templo.

TRACTO   Salmo 56, 2 y 4
Señor, no nos trates según merecen nuestros pecados, ni según nuestras culpas nos castigues. v/. Señor, no te acuerdes de nuestras antiguas maldades: anticípense a favor nuestro cuanto antes tus misericordias; pues nos hallamos reducidos a extrema miseria Aquí se dobla la rodilla Ayudamos, oh Dios salvador nuestro: y por la gloria de tu nombre, líbranos, Señor, y perdona nuestros pecados, por amor a tu nombre

EVANGELIO Mateo 5,43-48.6,1-4
Habéis oído que fue dicho: Amarás a tu prójimo y tendrás odio a tu enemigo.
Yo os digo más: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os persiguen y calumnian,  para que seáis hijos imitadores de vuestro Padre celestial, el cual hace nacer su sol sobre buenos y malos, y llover sobre justos y pecadores. Que si no amáis sino a los que os aman, ¿qué premio habéis de tener? No lo hacen así aun los publicanos?  Y si no saludáis a otros que a vuestros hermanos, ¿qué tiene eso de particular? Por ventura ¿no hacen también esto los paganos? Sed, pues, vosotros, perfectos, así como vuestro Padre celestial es perfecto, imitándole en cuanto podáis. Guardaos bien de hacer vuestras obras buenas en presencia de los hombres con el fin de que os vean, de otra manera no recibiréis su galardón de vuestro Padre que está en los cielos. Y así cuando das limosna no quieras publicarla a son de trompeta, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, o plazas, a fin de ser honrados de los hombres. En verdad les digo que ya recibieron su recompensa. Mas tú cuando des limosnas, haz que tu mano izquierda no perciba lo que hace tu derecha,  para que tu limosna quede oculta; y tu Padre, que ve lo más oculto, te recompensará en público.

OFERTORIO     Salmo 118, 154 y 125
Señor, vivifícame según tu promesa, para que conozca tus mandamientos.

SECRETA
Te suplicamos, Señor, nos concedas que el sacrificio del ayuno cuaresmal que te ofrecemos, haga nuestras almas agradables a ti, y nos de la gracia de una pronta y eficaz continencia. Por nuestro Señor…

COMUNICION    Salmo 2, 11-12
Servid al Señor con temor y regocijaos en él, poseídos de un santo temblor; abrazad la buena doctrina, no sea que perezcáis descarriados de la senda de la justicia

POSCOMUNION
Infunde, oh Señor, en nosotros el espíritu de tu caridad; a fin de que hagas iguales en tu misericordia a los que has saciado con un mismo pan celestial. Por nuestro Señor….

SOBRE EL PUEBLO.
Oremos. Humillad ante Dios vuestras cabezas.
Defiende, oh Señor, a tu pueblo y purifícale clemente de todos sus pecados; pues no le acaecerá ninguna adversidad, si no es dominado por ninguna iniquidad. Por nuestro Señor….

Transcripto por gentileza de Dña. Ana María Galvez

TEXTOS EN LATÍN
Feria Sexta post Cineres
Statio ad Ss. Joannem et Paulum
Introitus. Ps. xxix: 11.
Audívit Dóminus, et misértus est mihi: Dóminus factus est adjútor meus. Ps. ibid. ii Exaltábo te, Dómine, quóniam suscepísti me: nec delectásti inimícos meos super me. Glória Patri. Audívit Dóminus.
Oratio.
Inchoáta jejúnia, quǽsumus, Dómine, benígno favore proséquere: ut observántiam, quam corporáliter exhibémus, méntibus etiam sincéris exercére valeámus. Per Dóminum.

Is.58,1-0.
Léctio Isaíæ Prophétæ.
Hæc dicit Dóminus Deus: «Clama, ne cesses: quasi tuba exálta vocem tuam: et annúntia pópulo meo scélera eórum, et dómui Jacob peccáta eórum. Me étenim de die in diem quærunt, et scire vias meas volunt: quasi gens, quæ justítiam fécerit, et judícium Dei sui non derelíquerit: rogant me judícia justítiæ: appropinquáre Deo volunt. Quare jejunávimus, et non aspexísti: humiliávimus ánimas nostras, et nescísti? Ecce, in die jejúnii vestri invénitur volúntas vestra, et omnes debitóres vestros repétitis. Ecce, ad lites et contentiónes jejunátis, et percútitis pugno ímpie. Nolíte jejunáre sicut usque ad hanc diem, ut audiátur in excélso clamor vester. Numquid tale est jejúnium, quod elégi, per diem afflígere hóminem ánimam suam? numquid contorquére quasi círculum caput suum, et saccum et cínerem stérnere? numquid istud vocábis jejúnium, et diem acceptábilem Dómino? Nonne hoc est magis jejúnium quod elégi? dissólve colligatiónes impietátis, solve fascículos depriméntes: dimítte eos, qui confrácti sunt, líberos, et omne onus dirúmpe. Frange esuriénti panem tuum, et egénos vagósque induc in domum tuam: cum víderis nudum, operi eum, et carnem tuam ne despéxeris. Tunc erúmpet quasi mane lumen tuum, et sánitas tua cítius oriétur, et anteíbit fáciem tuam justítia tua, et glória Dómini cólliget te. Tunc invocábis, et Dóminus exáudiet: clamábis, et dicet: Ecce, adsum. Quia miséricors sum, Dóminus, Deus tuus.»
Graduale.Ps. xxvi: 4
Unam pétii a Dómino, hanc requíram, ut inhábitem in domo Dómini: Ut vídeam voluptátem Dómini, et prótegar a templo sancto ejus.
Tractus.Ps. cii: 10.
Dómine, non secúndum peccáta nostra, quæ fécimus nos: neque secúndum iniquitátes nostras retríbuas nobis. Ps.lxxviii 8-9. Dómine, ne memíneris iniquitátum nostrarum antiquarum: cito antícipent nos misericórdiæ tuæ, quia páuperes facti sumus nimis. (Hic genuflectitur )Adjuva nos, Deus, salutáris noster: et propter glóriam nóminis tui, Dómine, libera nos: et propítius esto peccátis nostris, propter nomen tuum.
Matth. v: 43-48; vi: 1-4.
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Matthǽum.
In illo témpore: Dixit Jesus discípulis suis: «Audístis, quia dictum est: Diliges próximum tuum, et odio habébis inimícum tuum. Ego autem dico vobis: Dilígite inimícos vestros, benefácite his, qui odérunt vos, et oráte pro persequéntibus et calumniántibus vos, ut sitis fílii Patris vestri, qui in cœlis est: qui solem suum oriri facit super bonos et malos, et pluit super justos et injústos. Si enim dilígitis eos, qui vos díligunt, quam mercédem habébitis? nonne et publicáni hoc fáciunt? Et si salutavéritis fratres vestros tantum, quid ámplius fácitis? nonne et éthnici hoc fáciunt? Estóte ergo vos perfécti, sicut et Pater vester cœléstis perféctus est. Atténdite, ne justítiam vestram faciátis coram homínibus, ut videámini ab eis: alióquin mercédem non habébitis apud Patrem vestrum, qui in cœlis est. Cum ergo facis eleemósynam, noli tuba cánere ante te, sicut hypócritæ fáciunt in synagógis et in vicis, ut honorificéntur ab homínibus. Amen, dico vobis, recepérunt mercédem suam. Te autem faciénte eleemósynam, nésciat sinístra tua, quid fáciat déxtera tua, ut sit eleemósyna tua in abscóndito, et Pater tuus, qui videt in abscóndito, reddet tibi.»
Offertorium. Ps. cxviii: 154 et 125.
Dómine, vivífica me secúndum elóquium tuum: ut sciam testimónia tua.
Secreta.
Sacrifícium, Dómine, observántiæ quadragesimális, quod offérimus, præsta, quǽsumus: ut tibi et mentes nostras reddat accéptas, et continéntiæ promptióris nobis tríbuat facultátem. Per Dóminum.

Communio. Ps. ii: 11-12.
Servi te Dómino in timóre, et exsultáte ei cum tremóre: apprehéndite disciplínam, ne pereátis de via justa.
Postcommunio.
Spíritum nobis, Dómine, tuæ cantátis infúnde: ut, quos uno pane cœlésti satiásti, tua fácias pietáte concórdes. Per Dóminum ... in unitáte ejusdem.

Super populum:
Orémus, humiliáte cápita vestra Deo.
Oratio:

Tuére, Dómine, pópulum tuum et ab ómnibus peccátis cleménter emúnda: quia nulla ei nocébit advérsitas, si nulla ei dominétur iníquitas. Per Dóminum.

miércoles, 10 de febrero de 2016

Aparición de nuestra Señora de Lourdes -11 de febrero-

11 de febrero
APARICIÓN DE NUESTRA SEÑORA
DE LOURDES
III clase, blanco
La fiesta de hoy es un desdoblamiento de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen. En ella, al recordar las repetidas apariciones de la Virgen a Santa Bernarda Soubirou en la roca de Masabielle en Lourdes, veneramos a la mujer singular, a quién vió “vestida de sol con la luna bajo sus pues y una corona de doce estrellas sobre su cabeza”. Es un nuevo homenaje a María, vencedora de la serpiente.
Las apariciones de Lourdes comenzaron el 11 de febrero de 1858. El 20 de marzo la Virgen le dijo su nombre a la niña: “Yo soy la Inmaculada Concepción”. La Virgen vino a confirmar la definición dogmática sobre el misterio de su Concepción que el Papa Pio IX había definido 4 años antes en la de 8 de diciembre de 1854 mediante la bula Ineffabilis Deus con estas palabras:
“Para honra de la Santísima Trinidad, para la alegría de la Iglesia católica, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con la de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra: Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles. Por lo cual, si alguno tuviere la temeridad, lo cual Dios no permita, de dudar en su corazón lo que por Nos ha sido definido, sepa y entienda que su propio juicio lo condena, que su fe ha naufragado y que ha caído de la unidad de la Iglesia y que si además osaren manifestar de palabra o por escrito o de otra cualquiera manera externa lo que sintieren en su corazón, por lo mismo quedan sujetos a las penas establecidas por el derecho.”
La última aparición de la Virgen a Santa Bernarda en Lourdes fuel 16 de julio de 1958. Desde este momento, Lourdes se ha convertido en el santuario mariano más importante de Europa. A él, llegan todos los años miles de peregrinos de todo el mundo a venerar a la Madre de Dios. Entre los peregrinos destacan los peregrinos con enfermedades de todo tipo que esperan de la Santísima Virgen su curación. Por eso, en los últimos años, la Iglesia ha dedicado esta festividad a la pastoral sanitaria. Sea esta festividad un día para pedir por los enfermos y todos los que sufren en el alma y en el cuerpo; y también pidamos para nosotros la gracia de la pureza y la conversión interior.
Los textos de la Santa Misa están relacionados en su mayoría con aquellas apariciones milagrosas. María es la ciudad de Dios, el arca de la alianza, la paloma que nos anuncia la paz y el amor, la llena de gracia, que visita la tierra para inundarla de luz y alegría y para enriquecerla de vida y salud.  


TEXTOS DE LA SANTA MISA

INTROITO  Ap 21,2
Vidi civitátem sanctam, Jerúsalem novam, descendéntem de cælo a Deo, parátam sicut sponsam ornátum viro suo. .Eructávit cor meum verbum bonum: dico ego ópera mea Regi. .Glória Patri.
Vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía desde el cielo de Dios, como una esposa preparada para su marido. . Brota de mis corazón un poema bella: dedico mis obras al Rey. Gloria.

COLECTA
Deus, qui per immaculátam Vírginis Conceptiónem dignum Fílio tuo habitáculum præparásti: supplices a te quǽsumus; ut ejúsdem Vírginis Apparitiónem celebrántes, salútem mentis et córporis consequámur. Per eúmdem Dóminum.
Oh Dios, que por la Concepción Inmaculada de la Virgen preparaste una digna morada para tu Hijo; te pedimos suplicantes que al celebrar su Aparición consigamos la saludo del cuerpo y del alma. Por Nuestro Señor Jesucristo.
Et, in Quadragesima, fit Commemoratio Feriæ.

EPISTOLA Ap 21, 19; 22, 1. 10
Léctio libri Apocalýpsis beáti Joánnis Apóstoli.
Apértum est templum Dei in cælo: et visa est arca testaménti ejus in templo ejus, et facta sunt fúlgura, et voces, et terræmótus, et grando magna. Et signum magnum appáruit in cælo: Múlier amícta sole, et luna sub pédibus ejus et in cápite ejus coróna stellárum duódecim. Et audívi vocem magnam in cælo dicéntem: «Nunc facta est salus, et virtus, et regnum Dei nostri, et potéstas Christi ejus.»
Lectura de libro del Apocalipsis del Apóstol San Juan.
Se abrió el templo de Dios en el cielo: y se vio el arca de su testamento en su templo, y hubo relámpagos, voces, terremotos y una gran granizada. Y apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y en su cabeza una corona de doce estrellas. Y oí en el cielo una gran voz que decía: ya ha llegado la salud y el poder y el reino de nuestro Dios y la potestad de su Cristo.




GRADUALE Cant. 2, 12
Flores apparuérunt in terra nostra, tempus putatiónis advénit, vox túrturis audita est in terra nostra. V/. [ibid: 10 et 14] Surge, amíca mea, speciósa mea, et veni: colúmba mea in foramínibus petræ, in caverna maceriæ.

Allelúia, alleluia.- .Osténde mihi fáciem tuam, sonet vox tua in áuribus meis: vox enim tua dulcis, et fácies tua decora. Allelúja.
Las flores se ha aparecido en nuestra tierra, ha llegado el tiempo de la poda. La voz de la tórtola ha sido oída en nuestra tierra. . Levántate, amiga mía, hermosa mía, y ven: paloma mía, en los huecos de la piedra, en las cavidades del muro.
Aleluya. Aleluya. ℣. Muéstrame tu cara, suene tu voz en mis oídos, porque tu voz es dulce y tu cara hermosa . Aleluya.

TRACTO Judith 15, 10
En tiempo de septuagésima se omite el Aleluya y en su lugar se dice el tracto.
.Tu glória Jerúsalem, tu lætítia Israël, tu honorificéntia pópuli nostri. . Tota pulchra es, María: et mácula orignális non est in te. . Felix es, sacra Vírgo María, et omni laude digníssima, quæ serpéntis caput virgíneo pede contrivísti..
. Tú eres la gloria de Jerusalén, tu el alegría de Israel, tu el orgullo de nuestro pueblo. . Toda hermosa eres, María: y la mancha original no está en ti.  . Eres feliz, Sagrada Virgen María, y digna de toda alabanza, pues con tu pie virginal quebrantaste la cabeza de la serpiente.

EVANGELIO  Lc i: 26-31
Sequentia sancti Evangelii secundum Lucam
In illo témpore: Missus est Angelus Gábriel a Deo in civitátem Galilǽæ, cui nomen Názereth, ad Vírginem desponsátam viro, cui nomen erat Joseph, de domo David, et nomen Vírginis María. Et ingréssus Angelus ad eam, dixit: «Ave grátia plena: Dóminus tecum: benedícta tu in muliéribus.» Quæ cum audísset, turbáta est in sermóne ejus: et cogitábat qualis esset ista salutátio. Et ait Angelus ei: «Ne tímeas, María, invenísti enim grátiam apud Deum: ecce concípies in útero, et páries fílium, et vocábis nomen ejus Jesum.»
Lectura del Santo Evangelio según san Lucas
En aquel tiempo, envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen, prometida de un hombre descendiente de David, llamado José. La virgen se llamaba María. Entró donde ella estaba y le dijo: -Alégrate, llena de gracia; el Señor está contigo. Ante estas palabras, María se turbó y se preguntaba qué significaría tal saludo. El ángel le dijo: -No tengas miedo, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús.

OFERTORIO Sal 44, 3
Ave, grátia plena: Dóminus tecum: benedícta tu in muliéribus.
Salve llena  de  gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre las mujeres.

SECRETA
Hóstia laudis, quam tibi, Dómine, per merita gloriósæ et immaculátae Vírginis offérimus, sit tibi in odórem suavitátis, et nobis optátam cónferat córporis et ánimæ sanitátem.. Per Dóminum.
La Hostia de Alabanza que te ofrecemos, Señor, por los méritos de la gloriosa e inmaculada Virgen, sea para ti como un olor de suavidad y nos dé a nosotros la anhelada salud del cuerpo y del alma. Por Nuestro Señor Jesucristo.
Et, in Quadragesima, fit Commemoratio Feriæ.

PREFACIO DE LA VIRGEN
Vere dignum et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus: Et te in Conceptióne Immaculáta. beátæ Maríæ semper Vírginis collaudáre, benedícere, et predicáre. Quæ et Unigénitum tuum Sancti Spíritus obumbratióne concépit: et virginitátis glória permanénte lumen ætérnum mundo effúdit, Jesum Christum Dóminum nostrum. Per quem majestátem tuam laudant Angeli, adórant Dominatiónes, tremunt Potestátes. Cæli cælorúmque Virtútes, ac beáta Séraphim, sócia exsultatióne concélebrant. Cum quibus et nostras voces, ut admítti júbeas deprecámur, súpplici confessióne dicéntes.
En verdad es digno y justo, equitativo y saludable que en todo tiempo y lugar demos gracias, Señor Santo, Padre omnipotente, Dios eterno y alabarte y bendecirte y glorificarte en la festividad de la bienaventurada siempre Virgen María que concibió a tu Unigénito Hijo por obra del Espíritu Santo y permaneciendo intacta la gloria de su virginidad dio al mundo la luz eterna, Jesucristo Nuestro Señor. Por quien los Ángeles alaban a tu majestad, las dominaciones la adoran, tiemblan las potestades, los cielos y las virtudes de los cielos,  y los bienaventurados serafines la celebran con igual júbilo. Te rogamos que con sus alabanzas recibas también las nuestras cuando te decimos con humilde confesión.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN    Sal 64, 10
Visitásti terram et inebriásti eam, multiplicásti locupletáre eam.
Visitaste la tierra y la saciaste, multiplicaste sus riquezas.


  
ORACIÓN POSTCOMUNIÓN
Quos cælésti, Dómine, aliménto satiásti, súblevet déxtera Genitrícis tuæ immaculátæ: ut ad ætérnam pátriam, ipsa adjuvánte, perveníre mereámur: Qui vivis.
Levante, Señor, la diestra de tu Inmaculada Madre a los que has saciado con este alimento celeste: para que con su ayuda merezcamos  llegar a la patria eterna. Tu que vives y reinas.







Et, in Quadragesima, fit Commemoratio Feriæ.

FOLLETO PDF

JUEVES DESPUES DE CENIZA

JUEVES DESPUES DE CENIZA
Estación en San José

Idea dominante de la Misa de la Feria. La necesidad de unir la oración a la penitencia corporal

INTROITO    Salmo 54, 17, 19,20 y 23
Cuando clamé al Señor, oyó mi voz contra los que me cercaban, y aquel que existe antes de todos los siglos y permanece eternamente los humilló; pon en el seno del Señor tus ansiedades y el te sustentara. (S) Oye, oh Dios, mi oración y no desprecies mi suplica; atiende a mi ruego y escúchame v/.Gloria al Padre…

COLECTA
Oh Dios, que te ofendes con la culta y te aplacas con la penitencia: oye propicio los ruegos de tu pueblo suplicante, y aparta de nosotros el azote de tu ira, que por nuestros pecados merecemos. Por nuestro señor….

EPISTOLA   Isaías 38,1-6.
En aquellos días, Ezequías enfermó de muerte; y entró a visitarlo el profeta Isaías, hijo de Amós, y le dijo: Esto dice el Señor: Dispón de las cosas de tu casa; porque vas a morir, y estás al fin de tu vida.
Y volvió Ezequías su rostro a la pared y oró al Señor,  diciendo: Acuérdate, te ruego, y suplico, ¡oh Señor!, de cómo he caminado en tu presencia con sinceridad y con un corazón perfecto y que he hecho lo que era agradable a tus ojos. Y prorrumpió Ezequías en un deshecho llanto.
Y luego habló el Señor a Isaías diciendo: Anda y di a Ezequías : Esto dice el Señor Dios de tu padre David: He oído tu oración y visto tus lágrimas. He aquí que te daré quince años más de vida;  y te libraré del poder del rey de los asirios a ti y a esa ciudad, y la protegeré.

GRADUAL     Salmo 54, 23, 17,18 y 19
Pon en el seno del Señor tus ansiedades y el te sustentará. v/. Cuando clame al Señor, oyó mi voz contra los que me cercaban.

EVANGELIO   Mateo 8,5-13
Y al entrar en Cafarnaúm le salió al encuentro un centurión, y le rogaba,  diciendo: Señor, un criado mío está postrado en mi casa, paralítico, y padece muchísimo.  Jesús le respondió: Yo iré y lo curaré.  Y le replicó el centurión: Señor, no soy yo digno de que tú entres en mi casa; pero mándalo con tu palabra, y quedará curado mi criado.  Pues aun yo, que no soy más que un hombre sujeto a otros, tengo soldados a mi mando, digo al uno: Marcha, y él marcha, y al otro: Ven, y viene; y a mi criado: Haz esto, y lo hace.  Al oír esto Jesús, mostró gran admiración, y dijo a los que le seguían: En verdad os digo que ni aun en medio de Israel he hallado fe tan grande. Así os declaro que vendrán muchos gentiles del oriente y del occidente, y estarán a la mesa con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos, mientras que los hijos del reino serán echados fuera, a las tinieblas; allí será el llanto, y el crujir de dientes. Después dijo Jesús al centurión: Vete, y te suceda conforme has creído; y en aquella hora misma quedó sano el criado.
OFERTORIO     Salmo   24, 1-3
A ti, Oh Señor, he levantado mi espíritu. En ti, oh Dios mío, tengo puesta mi confianza: no quedare avergonzado, ni se burlaran de mí mis enemigos; porque ninguno que espere en ti quedara confundido.

SECRETA
Te suplicamos, Señor, que mires benigno los sacrificios presentes, a fin de que sen provechosos a nuestra devoción y a nuestra salvación. Por nuestro Señor…

COMUNION     Salmo 50, 21
Aceptaras el sacrificio de justicia, las ofrendas y los holocaustos sobre tu altar, Señor.

POSCOMUNION
Habiendo Recibido la bendición del don celestial, te suplicamos rendidamente, oh Dios Todopoderoso, que esto mismo sea para nosotros la prenda de nuestra salvación. Por nuestro Señor…

SOBRE EL PUEBLO
Oremos. Humillad ante Dios vuestras cabezas.
Perdona, oh Señor, perdona a tu pueblo, a fin de que, corregido con merecidos castigos, vuelva a sentir los efectos de tu misericordia. Por nuestro Señor…

Transcripto por gentileza de Dña. Ana María Galvez

TEXTOS EN LATÍN
Feria V post CineresStatio ad S. Georgium
Introitus. Ps.liv: 17,19,20 et 23 1.
Dum clamárem ad Dóminum, exaudívit vocem meam ab his, qui appropínquant mihi, et humiliávit eos, qui est ante sǽcula et manet in ætérnum: jacta cogitátum tuum in Dómino, et ipse te enútriet. Ps.ibid.,2-3 Exáudi, Deus, oratiónem meam, et ne despéxeris deprecatiónem meam: inténde mihi et exáudi me. Glória Patri. Dum clamárem.
Oratio.
Deus, qui culpa offénderis, pæniténtia placáris: preces pópuli tui supplicántis propítius réspice; et flagélla tuæ iracúndiæ, quæ pro peccátis nostris merémur, avérte. Per Dóminum.

Is. xxxviii: 1 6.
Léctio Isaíæ Prophétæ.
In diébus illis: Ægrotávit Ezechías usque ad mortem: et introívit ad eum Isaías fílius Amos Prophéta, et dixit ei: Hæc dicit Dóminus: «Dispóne dómui tuæ, quia moriéris tu, et non vives.» Et convértit Ezechías fáciem suam ad paríetem, et orávit ad Dóminum, et dixit: «Obsecro, Dómine, meménto, quæso, quómodo ambuláverim coram te in veritáte et in corde perfécto, et, quod bonum est in óculis tuis, fécerim.» Et flevit Ezechías fletu magno. Et factum est verbum Dómini ad Isaíam, dicens: «Vade, et dic Ezechíæ: Hæc dicit Dóminus, Deus David patris tui: Audívi oratiónem tuam, et vidi lácrimas tuas: ecce, ego adjíciam super dies tuos quíndecim annos: et de manu regis Assyriórum éruam te et civitátem istam, et prótegam eam, ait Dóminus omnípotens.»

Graduale.Ps. iv: ,23,17,18 et 19.
Jacta cogitátum tuum in Dómino, et ipse te enútriet. v. Dum clamárem ad Dóminum, exaudívit vocem meam ab his, qui appropínquant mihi.
Matth. viii: 5-13.

Sequéntia sancti Evangélii secúndum Matthǽum.
In illo témpore: Cum introísset Jesus Caphárnaum, accéssit ad eum centúrio, rogans eum, et dicens: «Dómine, puer meus jacet in domo paralýticus, et male torquétur.» Et ait illi Jesus: «Ego véniam et curábo eum.» Et respóndens centúrio, ait: «Dómine, non sum dignus, ut intres sub tectum meum: sed tantum dic verbo, et sanábitur puer meus. Nam et ego homo sum sub potestáte constitútus, habens sub me mílites, et dico huic: “Vade,” et vadit; et alii: “Veni,” et venit; et servo meo: “Fac hoc,”et facit.» Audiens autem Jesus, mirátus est, et sequéntibus se dixit: «Amen, dico vobis, non invéni tantam fidem in Israël. Dico autem vobis, quod multi ab Oriénte et Occidénte vénient, et recúmbent cum Abraham et Isaac et Jacob in regno cœlórum: fílii autem regni ejiciéntur in ténebras exterióres: ibi erit fletus et stridor déntium.» Et dixit Jesus centurióni: «Vade, et, sicut credidísti, fiat tibi. Et sanátus est puer in illa hora.»
Offertorium.Ps.24,1 -3.
Ad te, Dómine, levávi ánimam meam: Deus meus, in te confído, non erubéscam: neque irrídeant me inimíci mei: étenim univérsi, qui te exspéctant, non confundéntur.
Secreta.
Sacrifíciis præséntibus, Dómine, quǽsumus, inténde placátus: ut et devotióni nostræ profíciant et salúti.
Per Dóminum.

Communio.Ps.50,21.
Acceptábis sacrifícium justítiæ, oblatiónes et holocáusta, super altáre tuum, Dómine.
Postcommunio.
Cœléstis doni benedictióne percépta: súpplices te, Deus omnípotens, deprecámur; ut hoc idem nobis et sacraménti causa sit et salútis.
Per Dóminum.
Super populum:
Orémus. Humiliáte cápita vestra Deo.
Oratio.
Parce, Dómine, parce populo tuo: ut, dignis flagellatiónibus castigátus, in tua miseratióne respíret. Per Dóminum.

martes, 9 de febrero de 2016

Miércoles de Ceniza



MIÉRCOLES  DE CENIZA
I Clase, morado
La liturgia de este día es doble: imposición de la ceniza y sacrificio eucarístico. Tenemos ahí el vestigio de una antigua ceremonia. La ceniza se imponía en la iglesia de la Colecta o reunión, es decir, la de Santa Anastasia; el sacrificio se celebraba en la iglesia de la Estación, la de Santa Sabina, que se alzaba en el Aventino, Llevando la ceniza sobre sus cabezas, el Papa y los cristianos de Roma iban desde Santa Anastasia hasta Santa Sabina, con los pies descalzos, implorando misericordia, para empezar los ejercicios de la milicia cristiana con el santo ayuno de la Cuaresma y para luchar contra los espíritus del mal con las armas de la abstinencia. (Bendición de las cenizas). Es un resto de la penitencia pública a que se sometía a los pecadores en los primeros siglos. Antes de ser apartado de los fieles, el pecador era salpicado con ceniza, símbolo de penitencia, y vestido con el humilde hábito penitencial. Al suprimirse el uso de la penitencia pública, alrededor del año 1000, la ceremonia se extendió a todos los cristianos. Todo cristiano fervoroso debe presentarse con humildad y espíritu de penitencia a recibir la ceniza y a escuchar las graves palabras que pronuncia el sacerdote al imponerla: «Acuérdate, hombre, que eres polvo y al polvo has de volver». Los textos de la Misa están inspirados todos en esta idea de la penitencia. Dios es siempre misericordioso para con todos los que se convierten a Él. (Introito); pero importa rasgar los corazones más que los vestidos (Epístola). El que ayune generosamente, no por agradar a los hombres (Evangelio); el que reciba con la debida piedad las venerables solemnidades del ayuno (Oración), ese podrá cantar: «Te exaltaré, Señor, porque me recibiste y no alegraste a mis enemigos sobre mí. Clamé a Ti y me sanaste» (Ofertorio).
1º - Bendición de la Ceniza.
Antes de la Misa conventual o parroquial se bendice la ceniza, sacada de los ramos benditos del año anterior. Los ministros del altar usan ornamentos morados, cual corresponde a ese rito penitencial. Tanto los textos como el canto que los acompaña son una exhortación a la compunción del corazón y a la penitencia y enmienda de la mala vida pasada. Asistamos con devoción y santa tristeza a esta ceremonia venerable que nos introduce en el ayuno de la sagrada Cuaresma, y al llegarnos el turno para recibir la ceniza bendita, inclinemos humildemente la cabeza, y acatemos con resignada sumisión la sentencia de muerte que, en nombre del Creador, nos dicta a cada uno hoy la Santa Iglesia
  ¶ El sacerdote, revestido de capa morada, o sin casulla, procede a la bendición de la ceniza. El Coro empieza cantando:
Antiphona. Ps. 68, 17. 
Exáudi nos, Dómine, quóniam benígna est misericórdia tua: secúndum multitúdinem miseratiónum tuárum réspice nos, Dómine. Ps. ibid., 2.Salvum me fac, Deus: quóniam intravérunt aquæ usque ad ánimam meam. V. Glória Patri.
Repetitur Exáudi nos.
  Antífona. 
Escúchanos, Señor, ya que tu misericordia es benigna: vuelve a nosotros, Señor, tus ojos, inmensamente compasivo como eres y bondadoso. Ps. Sálvame, Dios mío: Porque las aguas de la tribulación han anegado mi alma. V. Gloria al Padre.
Se repite: Escúchanos.
   Luego el sacerdote dice:
   V. Dóminus vobíscum
   R. Et cum spíritu tuo   
    V. El Señor sea con vosotros
    R. 
Y con tu espíritu 
Oremus                           Oratio
Omnípotens sempitérne Deus, parce pæniténtibus, propitiáre supplicántibus: et míttere dignéris sanctum Angelurn tuum de cœlis, qui bene+dícat et sanctí+ficet hos cíneres, ut sint remédium salúbre ómnibus nomen sancturn tuum humíliter implorántibus, ac semetípsos pro consciéntia delictórum suórum accusántibus, ante conspécturn divinæ cleméntiæ tuæ facínora sua deplorántibus, vel sereníssimam pietátem tuam supplíciter obnixéque flagitántibus: et præsta per invocatiónem sanctissimi nóminis tui; ut, quicúmque per eos aspérsi fúerint, pro redemptióne peccatórum suórum, córporis sanitátem, et ánimæ tutélam percípiant. Per Christum Dóminum nostrum.    
R. Amen.
Oremos                            Oración (2)
Oh Dios eterno y todopoderoso, sé propicio a los que te ruegan, perdona a los pecadores arrepentidos: y dígnate enviar del cielo a tu santo Ángel, que ben + diga y santi+ fique estas cenizas, para que sean remedio saludable para todos aquellos que humildemente invocan tu santo nombre, confiesan que son pecadores, y, arrepentidos de sus faltas, se postran delante de Ti implorando tu misericordia: concédeles, por la invocación de tu santísimo nombre, que todos los que fueren espolvoreados con estas cenizas, en remisión de sus pecados, consigan la salud del cuerpo y la protección
del alma. Por Cristo nuestro Señor. R. Amén.
Oremus                           Oratio
Deus, qui non mortem, sed pæniténtiam desíderas peccatórum: fragilitátem conditiónis humánæ benigníssime réspice; et hos cíneres, quos, causa proferéndæ humilitátis atque promeréndæ véniæ, capítibus nostris impóni decérnimus, bene+dícere pro tua pietáte dignáre: ut, qui nos cínererem esse, et ob pravitátis nostræ deméritum in púlverern reversúros cognóscimus; peccatórurn ómnium véniam, et pr?mia pæniténtibus repromíssa, misericórditer cónsequi mereámur. Per Christum Dóminum nostrum.    
   R. Amen.
Oremos                               Oración
Oh Dios, que no quieres la muerte, sino la conversión de los pecadores: mira con suma compasión la condición de la humana flaqueza, y dígnate, misericordioso, ben +decir Tú mismo estas cenizas, que vamos a recibir sobre nuestras cabezas en señal de la humildad cristiana y prenda del perdón que esperamos para que, reconociendo que somos polvo y en polvo debemos convertirnos, merezcamos alcanzar de tu misericordia el perdón de todos los pecados y el galardón prometido a los que hacen penitencia. Por Cristo nuestro Señor. R.Amén.
Oremus                           Oratio
Deus, qui humiliatióne flécteris, et satisfactióne placáris: aurem tuæ pietátis inclína précibus nostris; et capítibus servórurn tuórum, horurn cínerum aspersióne contáctis, effúnde propítius grátiam tuæ benedictiónis: ut eos et spíritu compunctiónis répleas et, quæ juste postuláverint, efficáciter tríbuas; et concéssa perpétuo stabilíta et intácta manére decérnas. Per Christum Dóminurn nostrum.    
   R. Amen   
Oremos                               Oración
Oh Dios, que te dejas vencer por la humillación y te aplacas por la penitencia: escucha misericordiosamente nuestros ruegos y derrama generoso la gracia de tu bendición sobre las cabezas espolvoreadas de ceniza de tus siervos; de suerte que los llenes del espíritu de compunción y a la vez atiendas eficazmente sus justas peticiones, disponiendo, además, que duren para siempre, firmes e intactas, las gracias. Por Cristo nuestro Señor. R. Amén.
Oremus                           Oratio
Omnípotens sempitérne Deus, qui Ninivítis in cínere et cilício pæniténtibus, indulgéntiæ tuæ remédia præstitísti: concéde propítius; ut sic eos imitémur hábitu, quátenus véniæ prosequámur obténtu. Per Christum Dóminum nostrum.
   R. Amen   
Oremos                               Oración
Oh Dios omnipotente y eterno, que concediste los remedios de tu perdón a los ninivitas mientras hacían penitencia en la ceniza y el cilicio: haz de modo que nosotros tan fielmente les imitemos en la penitencia, que alcancemos también la gracia de tu perdón. Por Cristo nuestro Señor. R. Amén.
2º - IMPOSICIÓN DE LA CENIZA
   Terminadas estas Oraciones, el Celebrante, impuesto incienso en el turíbulo, rocía la Ceniza tres veces con agua bendita diciendo la Antífona Asperges, sin canto y sin salmo, y la inciensa tres veces.
   Luego el Sacerdote más digno del clero se acerca al Altar, le impone la Ceniza en la cabeza al Celebrante que permanece de pie. Si no hay otro Sacerdote, el mismo Celebrante, vuelto al Altar e inclinado, se la impone a sí mismo en la cabeza, sin decir nada.
  Entre tanto, canta el coro:
Antiphona.                          Joël. 2, 13.
Immutémur hábitu, in cínere et cilício: jejunémus, et plorémus ante Dóminum: quia multum miséricors est dimíttere peccáta nostra Deus noster.
Antífona
Cambiemos nuestro vestido por la ceniza y el cilicio: ayunemos y lloremos en la presencia del Señor; pues es nuestro Dios inmensamente misericordioso para perdonarnos los pecados.
Alia antiphona                 Ibid., 17.
 Inter vestíbulum et altáre plorábunt sacerdótes minístri Dómini, et dicent: Parce, Dómine, parce pópulo tuo et ne claudas ora canéntium te, Dómine.  
Otra Antífona
Entre el vestíbulo y el altar, llorarán los sacerdotes, ministros del Señor, diciendo: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo; y no cierres la boca de los que a Ti claman, oh Señor.
   Sigue el responsorio
Esther 13 ; Joël. 2. Emendémus in mélius, quæ ignoránter peccávimus: ne súbito præoccupáti die mortis, quærámus spátium pæniténtiæ, et inveníre non possímus. * Atténde, Dómine, et miserére: quia peccávimus tibi. V. Ps. 78, 9.Adjuva nos, Deus salutáris noster: et propter honórem nóminis tui, Dómine, líbera nos. -Atténde, Dómine, et miserére: quia peccávimus tibi. V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. - Atténde, Dómine.    
Enmendémonos y mejorémonos en aquello en que por ignorancia hemos faltado: no sea que, sorprendidos por la muerte, busquemos el tiempo de arrepentirnos y no podamos encontrarlo. *Óyenos, Señor, y ten piedad, porque hemos pecado contra Ti. V. Ayúdanos, oh Dios Salvador nuestro; y líbranos por la gloria de tu nombre. Óyenos, Señor. Gloria al Padre. Óyenos, Señor.
     El sacerdote mientras se cantan las antífonas y el responsorio, con la cabeza descubierta, primero impone las cenizas en la cabeza(3) al mas digno del clero, de quien recibió las cenizas, luego a los ministros sagrados revestidos, de rodillas frente  al altar, diciendo:
Genesis 3, 19. Meménto, homo, quia pulvis es, et in púlverem revertéris.
Acuérdate, hombre, que eres polvo, y que en polvo has de convertirte (4).
    ¶ Luego vienen los demás, primero el clero por orden (de mayor a menor), luego el pueblo se acerca al comulgatorio, y, de rodillas, recibe del Celebrante la Ceniza, como ya se ha dicho de los ministros. Terminada la imposición de la Ceniza, dice el Sacerdote:
   V. Dóminus vobíscum
   R. Et cum spíritu tuo      
    V. El Señor sea con vosotros
    R.
Y con tu espíritu 
Oremus                           Oratio
Concéde nobis, Dómine, præsídia milítiæ christiánæ sanctis inchoáre jejúniis: ut, contra spiritáles nequítias pugnatúri, continéntiæ muniámur auxíliis. Per Christum Dóminum nostrum.
   RAmén.     
Oremos                               Oración
Concédenos, Señor, la gracia de comenzar, con los santos ayunos, la carrera de la milicia cristiana: a fin de que, luchando contra la perversidad de los espíritus malignos, seamos protegidos por las armas de la continencia. Por Cristo nuestro Señor. R. Amén.
Y sigue la Misa:
3º - MISA 
ESTACIÓN EN SANTA SABINA 
(I clase - Ornamentos morados )
    En la Misa que se dice luego de la bendición e imposición de las cenizas se omiten todas las oraciones que se dicen al pie del Altar, así como las oraciones Aufer a nobis y Orámus te, Dómine, pero no el beso al altar.
Antiphona ad Introitum. Sap. 11, 24, 25 et 27.
Miseréris omnium, Dómine, et nihil odísti eorum quæ fecísti, dissímulans peccata hóminum propter pœniténtiam et parcens illis: quia tu es Dóminus, Deus noster. Ps. 56, 2. Miserére mei, Deus, miserére mei: quoniam in te confídit anima mea. 
V. Glória Patri.
Antífona de Entrada.
De todos, Señor, te compadeces, y nada aborreces de lo que creaste, disimulando los pecados de los hombres y perdonándoselos en atención a su penitencia; porque Tú eres el Señor, Dios nuestro. Ps. Compadécete de mí, oh Dios, compadécete de mí:   porque en Ti confía mi alma.
V. Gloria al Padre.

Oratio

Præsta, Dómine, fidélibus tuis: ut jejuniórum veneránda solémnia, et cóngrua pietáte suscípiant, et secúra devotióne percúrrant. Per Dóminum.   
   R. Amén.   

  Oración

Concede, Señor, a tus fieles, la gracia de empezar con piedad sincera la venerable solemnidad de los santos ayunos y de observarlos hasta el fin con una constante devoción. Por nuestro Señor Jesucristo.
R. Amén.
Epístola
   Llamamiento a la penitencia y a la conversión íntima y sincera de todos los hombres, aun de los más impíos, que suena, después de los desenfrenos y alborotos del Carnaval, a un misericordioso pregón venido de ultratumba. 
Léctio Joélis Prophétæ.
Joël. 2, 12-19
Hæc dicit Dóminus: Convertímini ad me in toto corde vestro, in jejúnio, et in fletu, et in planctu. Et scíndite corda vestra, et non vestiménta vestra, et convertímini ad Dóminum Deum vestrum: quia benígnus et miséricors est, pátiens, et multæ misericórdiæ, et præstábilis super malítia. Quis scit, si convertátur, et ignóscat, et relínquat post se benedictiónem, sacrifícium, et libámen Dómino Deo vestro? Cánite tuba in Sion, sanctificáte jejúnium, vocáte cœtum, congregáte pópulum, sanctificáte ecclésiam, coadunáte senes, congregáte párvulos et sugéntes úbera: egrediátur sponsus de cubíli suo, et sponsa de thálamo suo. Inter vestíbulum et altáre plorábunt sacerdótes minístri Dómini, et dicent: Parce, Dómine, parce pópulo tuo: et ne des hereditátem tuam in oppróbrium, ut Dóminéntur eis natiónes. Quare dicunt in pópulis: Ubi est Deus eórum? Zelátus est Dóminus terram suam, et pepércit pópulo suo. Et respóndit Dóminus, et dixit pópulo suo: Ecce ego mittam vobis fruméntum et vinum et óleum, et replebímini eis: et non dabo vos ultra oppróbrium in géntibus: dicit Dóminus omnípotens.
   Lección del Profeta Joel
Esto dice el Señor: Convertíos a mí de todo vuestro corazón, con ayuno y con llanto y con gemidos. Y rasgad vuestros corazones y no  vuestros vestidos, y convertíos al Señor Dios vuestro: porque es benigno y misericordioso, paciente y clementísimo, y su bondad sobrepasa nuestra malicia. ¿Quién sabe si se inclinará a piedad y os perdonará, y os dejará gozar de la bendición y el poder ofrecer sacrificios y libaciones al Señor, Dios vuestro? Tocad la trompeta en Sión, santificad su santo ayuno, convocad a junta, congregad al pueblo, purificad toda la gente, congregad los ancianos, juntad los párvulos y los niños de pecho; salga el esposo de su lecho, y la esposa de su tálamo. Entre el vestíbulo y el altar, llorarán los sacerdotes, ministros del Señor y dirán: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo, y no  abandones tu heredad al oprobio, para que la dominen las naciones. Porque dirían las gentes: ¿En dónde está el Dios de ellos? Mas el Señor miró con amor a su tierra, y perdonó a su pueblo. Y habló el Señor, y dijo a su pueblo: Yo os enviaré trigo, y vino, y aceite, y os llenaréis de todo eso: y nunca ya más permitiré que seáis el escarnio de los gentiles: dice el Señor omnipotente.
Graduale. Ps. 56, 2 et 4 Miserére mei, Deus, miserére mei: quoniam in te confídit ánima mea. V/. Misit de cælo, et liberávit me, dedit in oppróbrium conculcántes me.   
Tractus Ps. 102, 10. Dómine, non secúndum peccáta nostra, quæ fécimus nos: neque secúndum iniquitátes nostras retribuas nobis. V. Ps. 78, 8-9 Dómine, ne memíneris iniquitátum nostrárum antiquárum: cito antícipent nos misericórdiæ tuæ, quia páuperes facti sumus nimis. (Hic genuflectitur) V. Adjuva nos, Deus salutáris noster: et propter glóriam nóminis tui, Dómine, líbera nos: et propítius esto peccátis nostris, propter nomen tuum.
Gradual. Compadécete de mi, oh Dios, compadécete de mí; porque en Ti confía mi alma. V. Envió del cielo su socorro y me libró: cubrió de oprobio a los que me pisoteaban.
Tracto.- No nos trates, Señor, como lo merecemos por los pecados que hemos cometido, ni nos castigues con arreglo a nuestras iniquidades. V. No te acuerdes, Señor, de nuestras culpas pasadas, sino adelántate Tú en seguida con tu misericordia, por que hemos quedado empobrecidos hasta el extremo. (Aquí se arrodilla) V.Ayúdanos, oh Dios, Salvador nuestro; y, por la gloria de tu nombre, líbranos, y perdona nuestros pecados, por causa de tu nombre.
Evangelio
      El ayuno cuaresmal que hoy  iniciamos los cristianos solemnemente, para ser agradable a Dios y provechoso a nuestras almas debe revestir, según este Evangelio, las siguientes cualidades: Humilde sinceridad de corazón, santa alegría espiritual y ausencia de vana ostentación. Haciéndolo así, acumularemos tesoros preciosos en el Cielo; de otro modo, la mortificación del ayunador no será recompensada.
U Sequéntia sancti Evangélii secúndum Matthaeum
Matth. 6, 16-21
In illo témpore: dixit Jesus discípulis suis: Cum jejunátis, nolite fíeri sicut hipócrita, tristes. Extérminant enim fácies suas, ut appáreant homínibus jejunántes. Amen dico vobis, quia recepérunt mercédem suam. Tu autem, cum jejúnas, unge caput tuum, et fáciem tuam lava, ne videáris homínibus jejúnans, sed Patri tuo, qui est in abscóndito: et Pater tuus, qui videt in abscóndito, reddet tibi. Nolíte thesaurizáre vobis thesáuros in terra: ubi ærúgo et tínea demolítur: et ubi fures effódiunt et furántur. Thesaurizáte autern vobis thesáuros in cœlo: ubi neque ærúgo neque tínea demolítur; et ubi fúres non effódiunt nec furántur. Ubi enim est thesáurus tuus, ibi est et cor tuum.
  Continuación del Santo Evangelio según San Mateo.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Cuando ayunéis no os pongáis tristes, como los hipócritas, los cuales desfiguran su rostro para hacer ver a los hombres que ayunan. En verdad os digo, que ya recibieron su paga. Mas tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava bien tu cara, para que no conozcan los hombres que ayunas,sino solamente tu Padre, que está en lo más secreto, y tu Padre que ve lo más oculto te lo premiará. No amontonéis tesoros en la tierra, donde el orín y la polilla los roen, y donde los ladrones los desentierran y los roban. Mas atesorad para vosotros tesoros en el cielo, en donde ni los consume el orín ni la polilla, y donde los ladrones no los desentierran ni los roban. Porque en donde está tu tesoro, allí está también tu corazón.
Antiphona ad Offertorium.  Ps. 29, 2-3. Exaltábo te, Dómine, quoniam suscepísti me, nec delectásti inimicos meos super me: Dómine, clamávi ad te, et sanásti me.
Antífona del Ofertorio.
Yo te ensalzaré, Señor, porque me has amparado, y no has permitido se burlen de mí mis enemigos: Señor, a Ti clamé y me sanaste.

Secreta

Fac nos, qu?sumus, Dómine, his munéribus offeréndis conveniénter aptári: quibus ipsíus venerábilis sacraménti celebrámus exórdium. Per Dóminum nostrum.

Secreta

Haz, oh Señor, te rogamos, que nos preparemos debidamente para ofrecer estos dones, con los que damos principio a la celebración del venerable sacramental de la cuaresma Por nuestro Señor Jesucristo.  
Prefacio de Cuaresma
Vere dignum et justum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus. Qui corporáli jejúnio vítia cómprimis, mentem élevas, virtútem largíris et praémia: per Christum Dóminum nostrum. Per quem majestátem tuam laudant Angeli, adórant Dominatiónes, tremunt Potestátes. Coeli, coelorúmque Virtutes, ac beata Séraphim, socia exsultatióne concelébrant. Cum quibus et nostras voces, ut admítti jubeas deprecámur, súpplici confessióne dicéntes:
  
Verdaderamente es digno y justo, equitativo y saludable, que te demos gracias siempre y en todo lugar: Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno. Que con el ayuno corporal reprimes las pasiones, elevas el espíritu, nos enriqueces de virtudes y premios, por Jesucristo nuestro Señor. Por quien los Ángeles alaban a tu Majestad, la adoran las Dominaciones y se sobrecogen de respeto las Potestades. Los Cielos y las Virtudes celestiales y los bienaventurados Serafines la ensalzan con el mismo júbilo. Por lo que te pedimos te dignes escuchar juntamente con las suyas nuestras voces, al prorrumpir en esta respetuosa alabanza: 
Antiphona ad Communionem. Ps. 1, 2 et 3. 
Qui meditábitur in lege Dómini die ac nocte, dabit fructum suum in témpore suo.
Antífona de Comunión.
El que medita la ley del Señor día y noche, dará su fruto a su tiempo.

Postcommunio

Percépta nobis, Dómine, pr?beant sacraménta subsídium: ut tibi grata sint nostra jejúnia, et nobis proficiant ad medélam. Per Dóminum.
Haz, oh Señor, que el sacramento que acabamos de recibir nos fortalezca: a fin de que nuestros ayunos cuaresmales te sean a Ti gratos y a nosotros nos sirvan de medicina saludable. Por nuestro Señor Jesucristo. 
Oración sobre el pueblo
  ¶ A continuación el Celebrante dice: Orémus y el Diácono (y si la Misa es rezada, o sin ministros, el mismo Celebrante) añade: 
 
     Humiliáte cápita vestra Deo.  
Inclinántes se, Dómine, majestáti tuæ, propitiátus inténde: ut qui divíno múnere sunt refécti, cæléstibus semper nutriántur auxíliis. Per Dóminum.
     Humillad vuestras cabezas ante Dios.   
Atiende, Señor, propicio, a los que se inclinan ante tu Majestad, para que los que han sido alimentados con el don divino, sean siempre fortalecidos con auxilios celestiales. Por Jesucristo Nuestro Señor.