martes, 15 de abril de 2014

SOLEMNE FUNCIÓN LITÚRGICA DEL VIERNES SANTO


SOLEMNE FUNCIÓN LITÚRGICA DEL VIERNES SANTO
El altar estará del todo desnudo: sin cruz, sin candelabros, sin manteles. Si no hay sacerdotes o diáconos que puedan oficiar esta función, la hará sólo el Celebrante con cuatro clérigos o acólitos. El celebrante y Diácono se revestirán con amito, alba, cíngulo y estola negra. Asimismo el Subdiácono, pero sin estola. Dispuestas todas las cosas, van al alatar como en procesión en absoluto silencio.

PRIMERA PARTE.- LAS LECCIONES
Llegados al altar, hacen todos reverencia, y el celebrante, Diácono y Subdiácono se postran en tierra. Los demás estarán de rodillas y profundamente inclinados. Oran todos en silencio, por algún espacio de tiempo. A una señal dada, los que estaban postrados se incorporan, permaneciendo de rodillas. El celebrante de pie con las manos juntas dice:
ORÁTIO. Deus, qui peccati veteris hereditariam mortem, in qua posteritatis genus omne successerat, Christi tui, Domini nostri, passione solvisti: da, ut, conformes eidem facti; sicut imaginem terreni, naturae necessitate portavimus, ita imaginem caelestis, gratiae sanctificatione portemus. Per eundem Christum Dominum nostrum. R/. Amen.
ORACION. ¡Oh Dios!, que con la Pasión de tu Cristo, Señor nuestro, has abolido la herencia de muerte del viejo pecado, en la cual incurrió toda la posteridad del humano linaje, haz que, hechos conformes a él, así como por necesidad llevamos la imagen de la terrena naturaleza, así, por la santificación de la gracia, llevemos la imagen celeste. Por Jesucristo, nuestro Señor. R/. Amen.

1º LECTURA  Os 6,1-6
Para nuestra salvación se necesita algo más que un simple movimiento de retorno a Dios, superficial y sin duración. Y esto es lo único que pueden ofrecer los hombres por si solos.
  Haec dicit Dominus: In tribulatione sua mane consurgent ad me: Venite, et revertamur ad Dominum: quia ipse cepit, et sanabit nos: percutiet, et curabit nos. Vivificabit nos post duos dies: in die tertia suscitabit nos, et vivemus in conspectu eius. Sciemus, sequemurque, ut cognoscamus Dominum: quasi diluculum praeparatus est egressus eius, et veniet quasi imper nobis temporaneus, et serotinus terrae. Quid faciam tibi Ephraim? quid faciam tibi Iuda? Misericordia vestra quasi nubes matutina, et quasi ros mane pertransiens. Propter hoc dolavi in prophetis, occidi eos in verbis oris mei: et iudicia tua quasi lux egredientur. Quia misericordiam volui, et non sacrificium, et scientiam Dei plus quam holocausta..
Esto dice el Señor: en medio de sus tribulaciones se levantarán con presteza para convertirse a mí: «Venid, volvamos al Señor pues él ha desgarrado, pero nos curará, él ha herido, pero nos vendará. Dentro de dos días nos dará la vida, al tercer día nos hará resurgir y viviremos en su presencia. Conozcamos, corramos tras el conocimiento del Señor: su salida es cierta como la aurora; vendrá a nosotros como la lluvia temprana, como la lluvia tardía que riega la tierra.» ¿Qué voy a hacer contigo, Efraín? ¿Qué voy a hacer contigo, Judá? ¡Vuestro amor es como nube mañanera, como rocío matinal, que pasa!  Por eso los he hecho trizas por medio de los profetas, los he castigado con las palabras de mi boca, y mi juicio surgirá como la luz. Porque yo quiero amor, no sacrificio, conocimiento de Dios, más que holocaustos.
No se responde: Deo Gratias.

RESPONSORIO Hab. 3.1-3
Horror de los pecadores ante la presencia de Dios que viene a condenarles.
Domine, audivi auditum tuum, et timui: consideravi opera tua, et expavi. V/. In medio duorum animalium innotesceris: dum appropinquaverint anni cognosceris: dum advenerit, tempus, ostenderis. V/. In eo, dum conturbata fuerit anima mea: in ira, misericordiae memor eris. V/.Deus a Libano veniet, et Sanctus de monte umbroso, et condenso. V/. Operuit coelos maiestas eius: et laudis eius plena est terra.
Oí, Señor, tu anuncio, y temí; contemple tus obras y quede pasmado. V/. En medio de dos animales te harás conocer; mientras se aproximan los años por ti prescritos, tú te harás conocer; cuando llegue este tiempo, te mostraras. V/. Al verse conturbada mi alma, en tu ira te recordaras de la misericordia. V/. Vendrá Dios del Líbano y el santo del monte Farám. V/. Cubrió los cielos su majestad, y la atierra está llena de su alabanza.

Terminado el Responsorio, se levantan todos, y el celebrante, de pie, delante del asiento, dice:
ORACION
Oremus. Flectamus genua. Levate.

Deus, a quo et Iudas reatus sui poenam, et confessionis suae latro praemium sumpsit, concede novis tuae propitiationis effectum: ut sicut in passione sua Iesus Christus Dominus noster diversa utrisque intulit stipendia meritorum; ita nobis, ablato vetustatis errore, resurrectionis suae gratiam largiatur: Qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritu Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum.
R/. Amen.
Oremos. Doblemos las rodillas.   Levantaos.
Oh Dios!, de quien Judas recibió la pena de su pecado y el ladrón el premio de su confesión: haznos sentir el efecto de tu misericordia, para que, así como Jesucristo nuestro Señor, en su pasión día a entrambos su merecido, así también, destruido en nosotros el error del hombre viejo, nos conceda la gracia de resucitar gloriosamente con el: Que contigo vive y reina.
R/. Amen.
Terminada esta oración, el subdiácono canta la lección siguiente en tono de epístola.

2º LECTURA  Ex 12. 1-11
He ahí la institución de la Pascua antigua. Todos los años en esta fecha, para celebrar su salida de Egipto y el fin de su esclavitud, inmolaban y comían los israelitas “el cordero del paso” en recuerdo de aquel otro por cuya sangre se habían salvado sus padres, al pasar el Ángel castigando a los egipcios.
In diebus illis: Dixit Dominus ad Moysen et Aaron in terra Aegypti: Mensis iste, vobis principium mensium: primus erit in mensibus anni. Loquimini ad universum coetum filiorum Israel, et dicite eis: Decima die mensis huius tollat unusquisque agnum per familias et domos suas. Sin autem minor est numerus, ut sufficere possit ad venscendum agnum, assumet vicinum suum qui iunctus est domui suae, iuxta numerum animarum quae sufficere possunt ad esum agni. Erit autem agnus absque macula, masculus, anniculus: iuxta quem ritum tolletis et haedum. Et servabitis eum usque ad quartamdecimam diem mensis huius: immolabitque eum universa multitudo filiorum Israel ad vesperam. Et sument de sanguine eius, ac ponent super utrumque postem, et in superliminaribus domorum, in quibus comedent illum. Et edent carnes nocte illa assas igni, et azymos panes cum lactucis agrestibus. Non comedetis ex eo crudum quid, nec coctum aqua, sed tantum assum igni: caput cum pedibus eius et intestinis vorabitis. Nec remanebit quidquam ex eo usque mane. Si quid residuum fuerit, igne comburetis. Sic autem comedetis illum: menta habebitis in pedibus, tenentes baculos in manibus, et comedetis festinanter: est enim Phase (id est transitus) Domini.
En aquellos días: el Señor dijo a Moisés y a Aarón en el país de Egipto: «Este mes será para vosotros el primero de los meses; será para vosotros el primer mes del año.  Decid a toda la comunidad de Israel: El día diez de este mes cada uno tomará una res por familia, una res por casa. Si la familia es demasiado pequeña para comer la res, que la comparta con el vecino más próximo, teniendo en cuenta el número de personas y la ración que cada cual pueda comer. 5 Será una res sin defecto, macho, de un año. La escogeréis entre los corderos o los cabritos. La guardaréis hasta el día catorce de este mes; y, congregada toda la comunidad de Israel, la inmolará al atardecer. Tomaréis luego la sangre y untaréis las dos jambas y el dintel de las casas donde la comáis. Esa noche comeréis la carne. La comeréis asada al fuego, con ázimos y con hierbas amargas. 9 No comeréis de ella nada crudo ni cocido, sino asado al fuego con su cabeza, patas y vísceras. No dejaréis nada hasta la mañana; pero si sobra algo, al amanecer lo quemaréis. La comeréis así: con la cintura ceñida, los pies calzados y el bastón en la mano; y la comeréis de prisa. Es la Pascua del Señor.


RESPONSORIO Sal 139, 2-10.14
Súplica de Cristo ante las amenazas de los que buscan su muerte.
Eripe me, Domine, ab homine malo: a viro iniquo libera ma. V/.Qui cogitaverunt militias in corde: tota die constituebant praelia. V/.Acuerunt linguas suas sicut serpentis: venenum aspidum sub labiis eorum. V/.Custodi me, Domine, de manu peccatoris: et ab hominibus iniquis libera me. V/.Qui cogitaverunt supplantare gressus meos: absconderunt superbi laqueum mihi. V/.Et funes extenderunt in laqueum pedibus meis, iuxta iter scandalum posuerunt mihi. V/.Dixi Domino, Deus meus es tu: exaudi, Domine, vocem orationis meae. V/.Domine, Domine virtus salutis meae obumbra caput meum in die belli. V/.Ne tradas me a desiderio meo peccatori: cogitaverunt adversus me: ne derelinquas me, ne unquam exaltentur. V/.Caput circuitus eorum: labor labiorum opsorum operiet eos. V/.Verumtamen iusti confitebuntur nomini tuo: et habitabunt recti cum vultu tuo.
Líbrame, Señor del hombre malvado; líbrame del hombre perverso.   V/.De los que maquinan iniquidades en su corazón y todo el día están armando contiendas.  Aguzan sus lenguas como serpientes, venenos de áspides tiene debajo de sus labios.   Defiéndeme, Señor, de las manos del pecador, y líbrame de los hombres perversos.   V/.Éstos intentan dar conmigo en tierra. Un lazo oculto me ponen los soberbios.   V.Y extienden sus redes como lazo para mis pies, ponen tropiezos junto al camino.   V/.Mas yo digo al Señor: Tu eres mi dios>; escucha, Señor, la voz de mi suplica.   V/.¡Señor! ¡ Señor de mi salvación!, protege mi cabeza en el día del combate.   V/.No me entregues, Señor, al deseo de los malvados, no me abandones no sea que triunfen.   V/.Que los que me asedian no levanten la cabeza contra mí; que los envuelva el mal proferido por sus labios.   V/.Pero los justos ensalzaran tu nombre y los hombres rectos habitaran en tu presencia


LECTURA DE LA PASIÓN Jn 18, 1-40; 19, 1-42.
Se procede inmediatamente al canto o lectura de la Pasión del Señor. Acompañan al canto o lector, dos acólitos sin luces y sin incienso. Puestos los ministros profundamente inclinados delante del celebrante, este les dice con voz clara: Dominus sit in cordibus vestris et in labiis vestris. Los ministros poniéndose rectos, contestan: Amén. Y hecha otra reverencia al altar, van a cantar la Pasión al lado del Evangelio. Si es el mismo Celebrante quién lee o canta la Pasión, inclinándose profundamente en medio del presbiterio dice: Dominus sin in corde meo et in labiis meis. Amén.  Sin Dominus vobiscum y sin signarse, se comienza diciendo:
PASSIO DOMINI NOSTRI IESU CHRISTI SECUNDUM IOANNEM.
In illo tempore: Egressus est Iesus cum discipulis suis trans torrentem Cedron, ubi erat hortus, in quem introivit ipse, et discipuli eius Sciebat autem et Iudas, qui tradebat eum, locum: quia frequenter Iesus convenerat illuc cum discipulis suis. Iudas ergo cum accepisset cohortem, et a pontificibus et pharisaeis ministros, venit illuc cum laternis, et facibus, et armis. Iesus itaque sciens omnia quae ventura erant super eum, processit, et dixit eis:  Quem quaeritis? C. Responderunt ei: S. Iesum Nazarenum. C. Dicit eis Iesus:  Ego sum. C. Stabat autem et Iudas, qui tradebat eum, cum ipsis. Ut ergo dixit eis: Ego sum: abierunt retrorsum, et ceciderunt in terram. Iterum ergo interrogavit eos:  Quem quaeritis? C. Illi autem dixerunt, S. Iesum Nazarenum. C. Respondit Iesus:  Dixi vobis, quia ego sum: si ergo me quaeritis, sinite hos abire. C. Ut impleretur sermo, quem dixit: Quia quos dedisti mihi, non perdidi ex eis quemquam. Simon ergo Petrus habens gladium eduxit eum: et percussit pontificis servum: et abscidit auriculam eius dexteram. Erat autem nomen servo Malchus. Dixit ergo Iesus Petro:  Mitte gladium tuum in vaginam. Calicem, quem didit mihi Pater, non bibam illum? C. Cohors ergo, et tribunus, et ministri Iudaeorum comprehenderunt Iesum, et ligaverunt eum: et adduxerunt eum ad Annam primum; erat autem socer Caiphae, qui erat pontifex anni illius.
   Erat autem Caiphas, quo consilium dederat Iudaeis: Quia expedit unum hominem mori pro populo. Sequebatur autem Iesum Simon Petrus, et alius discipuluS. Discipulus autem ille erat notus pontifici, et introivit cum Iesu in atrium pontificiS. Petrus autem stabat ad ostium foris. Exivit ergo discipulus alius, qui erat notus pontifici, et dixit ostiariae: et introduxit Petrum.
Dicit ergo Petro ancilla ostiaria: S.Numquid et tu ex discipulis es hominis istius? C. Dicit ille: S. Non sum. C. Stabant autem servi, et ministri ad prunas, quia frigus erat, et calefaciebant se. Erat autem cum eis et Petrus stans, et califaciens se. Pontifex ergo interrogavit Iesum de discipulis suis, et de doctrina eius. Respondit ei Iesus:  Ego palam locutus sum mundo: ego semper docui in synagoga, et in templo, quo omnes Iudaei conveniunt: et in occulto locutus sum nihil. Quid me interrogas? interroga eos, qui audierunt quid locutus sim ipsis: ecce hi sciunt quae dixerim ego. C. Haec autem cum dixisset, unus assistens ministrorum dedit alapam Iesu, dicens: S. Sic respondes pontifici? C. Respondit ei Iesus:  Si male locutus sum, testimonium perhibe de malo: si autem bene, quid me caedis? C. Et misit eum Annas ligatum ad Caipham pontificem. Erat autem Simon Petrus stans, et calefaciens se. Dixerunt ergo ei: S. Numquid et tu ex discipulis eius es? C.Negavit ille, et dixerit: S. Non sum. C. Dicit ei unus ex servis pontificis, cognatus eius, cuius abscidit Petrus auriculam: S. Nonne ego te vidi in horto cum illo? C. Iterum ergo negavit Petrus: et statim gallus cantavit. Adducunt ergo Iesum a Caipha in praetorium. Erat autem mane: et ipsi non introierunt in praetorium, ut non contaminarentur, sed ut manducarent pascha. Exivit ergo Pilatus ad eos foras, et dixit: S. Quam accusationem affertis adversus hominem hunc? C.Responderunt, et dixerunt ei: S. Si non esset hic malefactor, non tibi tradidissemus eum. C. Dixit ergo eis Pilatus: S. Accipite eum vos, et secundum legem vestram iudicate eum. C. Dixerunt ergo ei Iudaei: S.Nobis non licet interficere quemquam. C. Ut sermo Iesu impleretur, quem dixit, significans qua morte esset morituruS. Introivit ergo iterum in praetorium Pilatus et vocavit Iesum, et dixit ei: S. Tu es Rex Iudaeorum? C. Respondit Iesus:  A temetipso hoc dicis, an alii dixerunt tibi de me? C. Respondit Pilatus: S. Numquid ego Iudaeus sum? Gens tua, et pontifices tradiderunt te mihi: quid fecisti? C.Respondit Iesus:  Regnum meum non est de hoc mundo. Si ex hoc mundo esset regnum meum, ministri mei utique decertarent ut non traderer Iudaeis: nun autem regnum meum non est hinC. C. Dixit itaque est Pilatus: S. Ergo Rex es tu? C. Respondit Iesus:  Tu dicis quia Rex sum ego. Ego in hoc natus sum, et ad hoc veni in mundum, ut testimonium perhibeam veritati: omnis, qui est ex veritate, audit vocem meam. C. Dicit ei Pilatus: S. Quid est veritas? C. Et cum hoc dixisset, iterum exivit ad Iudaeos, et dicit eis: S. Ego nullam invenio in eo causam. Est autem consuetudo vobis ut unum dimittam vobis in Pasha: vultis ergo dimittam vobis Regem Iudaeorum? C. Clamverunt ergo rursum omnes, dicentes: S. Non hunc, sed Barabbam. C. Erat autem Barabbas latro. Tunc ergo apprehendit Pilatus Iesum, et flagellavit. Et milites plectentes coronam de spinis, imposuerunt capiti eius: et veste purpurea circumdederunt eum. Et veniebant ad eum, et dicebant: S. Ave Rex Iudaeorum. C. Et dabant ei alapas. Exivit ergo iterum Pilatus foras, et dicit eis: S. Ecce adduco vobis eum foras, ut cognoscatis quia nullam invenio in eo causam. C. (Exivit ergo Iesus portans coronam spineam, et purpureum vestimentum.) Et dicit eis:S. Ecce homo. C. Cum ergo vidissent cum pontifices et ministri, clamabant, dicentes: S. Crucifige, crucifige eum. C. Dicit eis Pilatus:S. Accpipte eum vos, et crucifigite: ego enim non invenio in eo causam. C. Responderunt ei Iudaei: S. Nos legem habemus, et secundum legem debet mori, quia Filium Dei se fecit. C. Cum ergo audisset Pilatus hunc sermonem, magis timuit. Et ingressus est praetorium iterum: et dixit ad Iesum: S. Unde es tu? C. Iesus autem responsum non dedit ei. Dicit ergo ei Pilatus: S. Mihi non loqueris? Nescis quia potestatem habeo crucifigere te, et potestatem habeo dimittere te? C. Respondit Iesus:  Non haberes potestatem adversum me ullam, nisi tibi datum esset desuper. Propterea qui me tradidit tibi, maius peccatum habet. C. Et exinde quaerebat Pilatus dimittere eum. Iudaei autem clamabant, dicentes: S. Si hunc dimittis, non es amicus CaesariS. Omnis enim qui se regem facit, contradicit Caesari. C. Pilatus autem cum audisset hos sermones, adduxit foras Iesum, et sedit pro tribunali, in loco qui dicitur Lithostrotos, hebraice autem Gabbatha. Erat autem Parasceve Paschae, hora quasi sexta, et dicit Iudaeis: S. Ecce Rex vester. C. Illi autem clamabant: S. Tolle, tolle, crucifige eum. C. Dicit eis Pilatus: S. Regem vestrum crucifigam? C. Responderunt pontifices: S. Non habemus regem, nisi Caesarem. C. Tunc ergo tradidit eis illum ut crucifigeretur.
   Susceperunt autem Iesum, et eduxerunt. Et baiulans sibi crucem, exivit in eum, qui dicitur Calvariae, locum, hebraice autem Golgotha: ubi crucifixerunt eum, et cum eo alios duos hinc et hinc, medium autem Iesum. Scripsit autem et titulum Pilatus: et posuit super crucem. Erat autem scriptum: Iesus Nazarenus, Rex Iudaeorum. Hunc ergo titulum multi Iudaeorum legerunt, quia prope civitatem erat locus ubi crucifixus est Iesus. Et erat scriptum hebraice, graece et latine. Dicebant ergo Pilato pontifices Iudaeorum: S. Noli scribere, Rex Iudaeorum, sed quia ipse dixit: Rex sum Iudaeorum. C.Respondit Pilatus: S. Quod scripsi, scripsi. C. Milites ergo cum crucifixissent eum, acceperunt vestimenta eius (et fecerunt quatuor partes: unicuique militi partem), et tunicam. Erat autem tunica inconsutilis, desuper contexta per totum. Dixerunt ergo ad invicem: S.Non scindamus eam, sed sortiamur de illa cuius sit. C. Ut Scriptura impleretur, dicens: Partiti sunt vestimenta mea sibi: et in vestem meam miserunt sortem. Et milites quidem haec fecerunt. Stabant autem iuxta crucem Iesu mater eius, et soror matris eius Maria Cleophae, et Maria Magdalene.
Cum videsset ergo Iesus matrm, et discipulum stantem, quem diligebat, dicit matri suae:  Mulier, ecce filius tuuS.C. Deinde dicit discipulo:  Ecce mater tua. C. Et ex illa hora accepit eam discipulus in sua  Postea sciens Iesus quia omnia consummata sunt, ut consummaretur Scriptura, dixit:  Sitio. C. Vas ergo erat positum aceto plenum. Illi autem spongiam plenam aceto, hyssopo circumponentes, obtulerunt ori eiuS. Cum ergo accepisset Iesus acetum, dixit:  Consummatum est. C. Et inclinato capite, tradidit spiritum..
PASIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO SEGÚN SAN JUAN.
C. En aquel tiempo Jesús salió con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había un huerto, y entraron allí él y sus discípulos. Judas, el traidor, conocía también el sitio, porque Jesús se reunía a menudo allí con sus discípulos. Judas entonces, tomando la patrulla y unos guardias de los sumos sacerdotes y de los fariseos entró allá con faroles, antorchas y armas. Jesús, sabiendo todo lo que venía sobre él, se adelantó y les dijo: + -¿A quién buscáis? C. Le contestaron: S. -A Jesús el Nazareno. C. Les dijo Jesús: + -Yo soy. C. Estaba también con ellos Judas el traidor. Al decirles «Yo soy», retrocedieron y cayeron a tierra. Les preguntó otra vez: + -¿A quién buscáis? C. Ellos dijeron: S. -A Jesús el Nazareno. C. Jesús contestó: + -Os he dicho que soy yo. Si me buscáis a mí, dejad marchar a éstos. C. Y así se cumplió lo que había dicho: «No he perdido a ninguno de los que me diste.» Entonces Simón Pedro, que llevaba una espada, la sacó e hirió al criado del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. Este criado se llamaba Malco. Dijo entonces Jesús a Pedro: + -Mete la espada en la vaina. El cáliz que me ha dado mi Padre, ¿no lo voy a beber? C. La patrulla, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, lo ataron y lo llevaron primero a Anás, porque era suegro de Caifás, sumo sacerdote aquel año, el que había dado a los judíos este consejo:«Conviene que muera un solo hombre por el pueblo.» Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Ese discípulo era conocido del sumo sacerdote y entró con Jesús en el palacio del sumo sacerdote, mientras Pedro se quedó fuera, a la puerta. Salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, habló a la portera e hizo entrar a Pedro. La portera dijo entonces a Pedro: S. -¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre? C. El dijo:
S. -No lo soy. C. Los criados y los guardias habían encendido un brasero, porque hacía frío, y se calentaban. También Pedro estaba con ellos de pie, calentándose. El sumo sacerdote interrogó a Jesús acerca de sus discípulos y de la doctrina. Jesús le contestó: + -Yo he hablado abiertamente al mundo: yo he enseñado continuamente en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he dicho nada a escondidas. ¿Por qué me interrogas a mí? Interroga a los que me han oído, de qué les he hablado. Ellos saben lo que he dicho yo. C. Apenas dijo esto, uno de los guardias que estaba allí le dio una bofetada a Jesús, diciendo: S. -¿Así contestas al sumo sacerdote? C. Jesús respondió: +  -Si he faltado al hablar, muestra en qué he faltado; pero si he hablado como se debe, ¿por qué me pegas? C. Entonces Anás lo envió a Caifás, sumo sacerdote. Simón Pedro estaba de pie, calentándose, y le dijeron: S. -¿No eres tú también de sus discípulos? C. Ello negó diciendo: S. -No lo soy. C. Uno de los criados del sumo sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro le cortó la oreja, le dijo: S. -¿No te he visto yo con él en el huerto? C. Pedro volvió a negar, y en seguida cantó un gallo. Llevaron a Jesús de casa de Caifás al Pretorio. Era el amanecer y ellos no entraron en el Pretorio para no incurrir en impureza y poder así comer la Pascua. Salió Pilato afuera, adonde estaban ellos y dijo: S. -¿Qué acusación presentáis contra este hombre?  C. Le contestaron: S. -Si éste no fuera un malhechor, no te lo entregaríamos. C. Pilato les dijo: S. -Lleváoslo vosotros y juzgadlo según vuestra ley.  C. Los judíos le dijeron: S. -No estamos autorizados para dar muerte a nadie.  C. Y así se cumplió lo que había dicho Jesús, indicando de qué muerte iba a morir. Entró otra vez Pilato en el Pretorio, llamó a Jesús y le dijo: S. -¿Eres tú el rey de los judíos? C. Jesús le contestó: + -¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí? C. Pilato replicó: S. -¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho? C. Jesús le contestó: + -Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí. C. Pilato le dijo: S. -Conque, ¿tú eres rey? C. Jesús le contestó: + -Tú lo dices: Soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz. C. Pilato le dijo: S. -Y, ¿qué es la verdad? C. Dicho esto, salió otra vez adonde estaban los judíos y les dijo: S. -Yo no encuentro en él ninguna culpa. Es costumbre entre vosotros que por Pascua ponga a uno en libertad. ¿Queréis que os suelte al rey de los judíos? C. Volvieron a gritar: S. -A ése no, a Barrabás. Entonces Pilato tomó a Jesús y lo mandó azotar. Y los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le echaron por encima un manto color púrpura; y, acercándose a él, le decían: S. -¡Salve, rey de los judíos! C. Y le daban bofetadas. Pilato salió otra vez afuera y les dijo: S. -Mirad, os lo saco afuera, para que sepáis que no encuentro en él ninguna culpa. C. Y salió Jesús afuera, llevando la corona de espinas y el manto color púrpura. Pilato les dijo: S. -Aquí lo tenéis. C. Cuando lo vieron los sacerdotes y los guardias gritaron: S. -¡Crucifícalo, crucifícalo! C. Pilato les dijo: S.-Lleváoslo vosotros y crucificadlo, porque yo no encuentro culpa en él. C. Los judíos le contestaron: S. -Nosotros tenemos una ley, y según esa ley tiene que morir, porque se ha declarado Hijo de Dios. C. Cuando Pilato oyó estas palabras, se asustó aún más y, entrando otra vez en el Pretorio, dijo a Jesús: S. -¿De dónde eres tú? C. Pero Jesús no le dio respuesta. Y Pilato le dijo: S. -¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para soltarte y autoridad para crucificarte? C. Jesús le contestó: + -No tendrías ninguna autoridad sobre mí si no te la hubieran dado de lo alto. Por eso el que me ha entregado a ti tiene un pecado mayor. C. Desde este momento Pilato trataba de soltarlo, pero los judíos gritaban:  S. -Si sueltas a ése, no eres amigo del César. Todo el que se declara rey está contra el César. C. Pilato entonces, al oír estas palabras, sacó afuera a Jesús y lo sentó en el tribunal en el sitio que llaman «El Enlosado» (en hebreo Gábbata). Era el día de la Preparación de la Pascua, hacia el mediodía. Y dijo Pilato a los judíos: S. -Aquí tenéis a vuestro Rey. C. Ellos gritaron: S. -¡Fuera, fuera; crucifícalo! C. Pilato les dijo: S. -¿A vuestro rey voy a crucificar? C. Contestaron los sumos sacerdotes: S. -No tenemos más rey que al César. C. Entonces se lo entregó para que lo crucificaran. Tomaron a Jesús, y él, cargando con la cruz, salió al sitio llamado «de la Calavera» (que en hebreo se dice Gólgota), donde lo crucificaron; y con él a otros dos, uno a cada lado, y en medio Jesús. Y Pilato escribió un letrero y lo puso encima de la cruz; en él estaba escrito: JESUS EL NAZARENO, EL REY DE LOS JUDIOS. Leyeron el letrero muchos judíos, porque estaba cerca el lugar donde crucificaron a Jesús y estaba escrito en hebreo, latín y griego. Entonces los sumos sacerdotes de los judíos le dijeron a Pilato: S. -No escribas «El rey de los judíos», sino «Este ha dicho: Soy rey de los judíos. C. Pilato les contestó:
S. -Lo escrito, escrito está. C. Los soldados, cuando crucificaron a Jesús, cogieron su ropa, haciendo cuatro partes, una para cada soldado, y apartaron la túnica. Era una túnica sin costura, tejida toda de una pieza de arriba abajo. Y se dijeron: S. -No la rasguemos, sino echemos a suertes a ver a quién le toca. C. Así se cumplió la Escritura: «Se repartieron mis ropas y echaron a suerte mi túnica.» Esto hicieron los soldados. Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre María la de Cleofás, y María la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: + -Mujer, ahí tienes a tu hijo. C. Luego dijo al discípulo: + -Ahí tienes a tu madre. C. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa. Después de esto, sabiendo Jesús que todo había llegado a su término, para que se cumpliera la Escritura dijo: + -Tengo sed. C. Había allí un jarro lleno de vinagre. Y, sujetando una esponja empapada en vinagre a una caña de hisopo, se la acercaron a la boca. Jesús, cuando tomó el vinagre dijo: + -Está cumplido. C. E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu.
Arrodillados. Pausa en silencio.
Iudaei ergo (quoniam Parasceve erat) ut non remanerent in cruce corpora sabbato (erat enim magnus dies ille sabbati), rogaverunt Pilaum, ut frangerentur eorum crura, et tollerentur. Venerunt ergo milites: et primi quidem fregerunt crura, et alterius qui crucifixus est cum eo. Ad Iesum autem cum venissent, ut viderunt eum iam mortuum, non fregerunt eius crura: sed unus militum lancea latus eius aperuit, et continuo exivit sanguis et aqua. Et qui vidit, testimonium perhibuit: et verum est testimonium eius. Et ille scit, quia vera dicit: ut et vos credatis. Facta sunt enim haec ut Scriptura impleretur: Os non comminuetis ex eo. Et iterum alia Scriptura dicit: Videbunt in quem transfixerunt.  Post haec autem rogavit Pilatum Ioseph ab Arimathaea (eo quod esset discipulus Iesu, occultus autem propter metum Iudaeorum), ut tolleret corpus Iesu. Et permisit Pilatus. Venit ergo, et tulit corpus Iesu. Venit autem et Nicodemus, qui venerat ad Iesum nocte primum, ferens mixturam myrrhae, et aloes, quasi libras centum. Acceperunt ergo corpus Iesu, et ligaverunt illud linteis cum aromatibus, sicut mos est Iudaeis sepelire. Erat autem in loco, ubi crucifixus est, hortus: et in horto monumentum novum, in quo nondum quisquam positus erat. Ibi ergo propter Parasceven Iudaeorum, quia iuxta erat monumentum, posuerunt Iesum.
Los judíos entonces, como era el día de la Preparación, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día solemne, pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y que los quitaran. Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con él; pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados con la lanza le traspasó el costado y al punto salió sangre y agua. El que lo vio da testimonio y su testimonio es verdadero y él sabe que dice verdad, para que también vosotros creáis. Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: «No le quebrarán un hueso»; y en otro lugar la Escritura dice: «Mirarán al que atravesaron.» Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo clandestino de Jesús por miedo a los judíos, pidió a Pilato que le dejara llevarse el cuerpo de Jesús. Y Pilato lo autorizó. Él fue entonces y se llevó el cuerpo. Llegó también Nicodemo, el que había ido a verlo de noche, y trajo unas cien libras de una mixtura de mirra y áloe. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo vendaron todo, con los aromas, según se acostumbra a enterrar entre los judíos. Había un huerto en el sitio donde lo crucificaron, y en el huerto un sepulcro nuevo donde nadie había sido enterrado todavía. Y como para los judíos era el día de la Preparación, y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús.
No se contesta nada.

SEGUNDA PARTE: ORACIONES SOLEMNES
Terminado el canto de la Pasión, el celebrante y los ministros toman los ornamentos negros. Mientras tanto, dos acólitos extienden un solo mantel sobre el altar, colocando el misal en medio del mismo. Entonces el celebrante va al altar con los Ministros, y besándole en medio, de pie y teniendo delante el libro, empieza las oraciones, acompañándole, a uno y otro lado, los ministros. Primero se enuncia la intención de la oración. Al decirse flectamus genua todos se ponen de rodillas durante unos momentos y  a la palabra Levate  se ponen todos en pie. Terminada la oración, todos responden: Amen.
Estas oraciones solemnes eran de uso corriente en otro tiempo. En la liturgia romana solo subsisten el viernes Santo, en que adquieren una grandeza excepcional por la proclamación de la universalidad de la redención. Ellas constituyen verdaderamente la “oración de los fieles”
Por la Santa Iglesia
Oremus, dilectissimi nobis, pro Ecclesia sancta Dei: ut eam Deus et Dóminus noster pacificare, adunare et custodire dignetur toto orbe terra
rum: subiciens ei principatus et potestates:  detque nobis, quietarn et tranquillam vitarn degentibus, glorificare  Deum Patrem omnipotentem.
Oremus. Flectamus genua. Levate.

Omnipotens sempiterne Deus, qui gloriam tuam omnibus in Christo gentibus revelasti: custodi opera misericordise tuas; ut Ecclesia tua, toto orbe diffusa, stabili fide in confessione tui nominis perseveret. Per eundem Dominum nostrum.
R/. Amen
OREMOS, carísimos hermanos míos, por la santa iglesia de Dios, para que Dios nuestro Señor se digne darle la paz, unirla, y guardarla por todo el orbe de la tierra, sujetando a ella los principados y potestades y nos conceda vida quieta y tranquila, para glorificar a Dios Padre Omnipotente.

Oremos. Doblemos las rodillas.    Levantaos.
DIOS todopoderoso y eterno, que por Jesucristo has revelado tu gloria a todas las naciones, conserva las obras de tu misericordia, para que tu Iglesia, difundida por todo el mundo, persevere con firme fe en la confesión de tu nombre. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo. R/. Amen.

Por el Sumo Pontífice
Oremus et pro beatissimo Papa nostro N., ut Deus et Dominus noster, qui elegit eum in ordine episcopatus, salvum atque incolumem custodiat Ecclesiae suae sanctae, ad regendum populum sanctum Dei.            S. Oremus. V. Flectamus genua. R. Levate.               Omnipotens sempiterne Deus, cuius iudicio universa fundantur: respice propitius ad preces nostras, et electum nobis Antistitem tua pietate conserva; ut christiana plebs, quae te gubernatur auctore, sub tanto pontifice, credulitatis suae meritis augeatur. Per Dominum nostrum, Iesum Christum, filium tuum, qui tecum vivat et regnat in unitate Spiritu Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. R. Amen.       .
OREMOS también por nuestro santísimo Padre el Papa  N, para que Dios nuestro Señor, que le eligió en el orden episcopal, le conserve incólume a su santa Iglesias, para gobernar al santo pueblo de Dios.
Oremos. V/.Doblemos las rodillas.   RV. Levantaos.
OMNIPOTENTE y sempiterno Dios, por cuyo arbitrio subsiste todo; acoge benigno nuestras preces, y conserva por tu bondad al obispo que para nosotros elegiste, para que el pueblo cristiano al que, bajo un tan gran pontifica, diriges con tu autoridad, aumente en el mérito de su fe. Por nuestro Señor… RV/.Amen.
Por todos los grados del clero y los fieles de toda condición
Oremus et pro omnibus Episcopis, Presbyteris, Diaconibus, Subdiaconibus, Acolythis, Exorcistis, Lectoribus, Ostiariis, Confessionibus, Virginibus, Viduis: et pro omni populi sancto Dei.
S. Oremus.   V. Flectamus genua. R. Levate.          
Omnipotens sempiterne Deus, cuius spiritu totum corpus Ecclesiae sanctificatur et regitur: exaudi nos pro universis ordinibus supplicantes; ut gratiae tuae munere, ab omnibus tibi gradibus fideliter serviatur. Per Dominum nostrum, Iesum Christum, filium tuum, qui tecum vivat et regnat in unitate Spiritu Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. R. Amen..
OREMOS también por todos los obispos, presbíteros, diáconos, subdiáconos, acólitos, exorcistas, lectores, ostiarios, confesores, vírgenes, viudas y por todo el pueblo santo de Dios.
Oremos. V/.Doblemos las rodillas.   RV.Levantaos.
DIOS todopoderoso y eterno, cuyo espíritu santifica y gobierna a todo el cuerpo de la Iglesia, oye nuestras suplicas por los cristianos de toda condición, para que, con la asistencia de tu gracia, en todos los estados por todos seas servido con fidelidad. Por nuestro Señor Jesucristo. RV/.Amen.
Por los jefes de Estado
Oremus et pro omnibus res piiblicas moderantibus, eorumque ministeriis et potestatibus: ut Deus et Dóminus noster mentes et corda eórum secundum voluntatem suam dirigat ad nostram perpe tuam pacem.
 Oremus. Flectamus genua. Levate.
 Omnipotens sempiterne Deus, in cuius manu sunt omnium potestates
et omnium iura populorum: respice
benignus ad eos, qui nos in potestate
regunt; ut ubique terrarum, dextera tua protegente, et religionis integritas, et patriae securitas indesinenter consistat. Per Dominum. R. Amen.
OREMOS también por todos los gobernantes y por sus ministerios y potestades; parra que nuestro Dios y Señor dirija sus mentes y corazones, según su voluntad para nuestra  perpetua paz .
Oremos.  V/.Doblemos las rodillas.   RV. Levantaos.
OMNIPOTENTE  y sempiterno dios, en cuya mano están todos los poderes y todos los derechos de los pueblos, mira sobre los que con potestad nos rigen, para que por toda la tierra, protegiéndolos tu diestra, se sostenga sin cesar la integridad religiosa y la seguridad patria. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. RV/.Amen.
Por los que se van a bautizar
Oremus et pro catechumenis nostris: ut Deus et Dominus noster adaperiat aures praecordiorum ipsorum, ianuamque misericordiae; ut per lavacrum regenerationis accepta remissione omnium peccatorum, et ipsi inveniantur in Christo Iesu Domino nostro.                     
S. Oremus.   V. Flectamus genua.R. Levate.          
Omnipotens sempiterne Deus, qui Ecclesiam tuam nova semper prole foecundas: auge fidem et intellectum catechumenis nostris; ut renati fonte bbaptismatis, adoptionis tuae filiis aggregentur. Per Dominum nostrum, Iesum Christum, filium tuum, qui tecum vivat et regnat in unitate Spiritu Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. R. Amen.
OREMOS también por nuestros catecúmenos, para que Dios nuestro Señor les abra los oídos de sus corazones y la puerta de la misericordia y, recibido el perdón de todos sus pecados por el baño de la regeneración, sean incorporados a nosotros en nuestro Señor Jesucristo.
V/.Doblemos las rodillas.   RV.Levantaos.
OMNIPOTENTE y sempiterno dios, que diariamente fecundas a tu Iglesia con nuevos hijos; aumenta la fe y la inteligencia de nuestros catecúmenos; para que renacidos en la fuente bautismal, sean agregados a tus hijos de adopción. Por nuestro Señor. RV/.Amen
Por las necesidades de los fieles
Oremus, dilectissimi nobis, Deum Patrem omnipotentem, ut cunctis mundum purget erroribus: morbos auferat: famem depellat: aperiat carceres: vincula dissolvat: peregrinantibus reditum: infirmantibus sanitatem: navigantibus portum salutis indulgeat.
S. Oremus.   V. Flectamus genua.R. Levate.
Omnipotens sempiterne Deus, moestorum consolatio, laborantium fortitudo: perveniant ad te preces de quacumque tribulatione clamantium; ut omnes sibi in necessitatibus suis misericordiam tuam gaudeant affuisse. Per Dominum nostrum, Iesum Christum, filium tuum, qui tecum vivat et regnat in unitate Spiritu Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. R. Amen.
OREMOS, amadísimos míos, a Dios Padre omnipotente, que purifique al mundo de todos los errores, ahuyente las enfermedades, aleje el hambre, abra las cárceles, rompa las cadenas, conceda vuelta a los viandantes, a los enfermos la salud y a los navegantes puerto de salvación.
V/.Doblemos las rodillas.   RV.Levantaos.
OMNIPOTENTE y sempiterno Dios, consuelo de los tristes, fortaleza de los débiles, lleguen a ti las preces de los que claman en cualquier tribulación, para que todos se alegren de que les haya asistido tu misericordia en sus necesidades.  Por nuestro Señor. RV/.Amen
Por la unidad de la Iglesia
Oremus et pro haereticis et schismaticis: ut Deus et Dominus noster eruat eos ab erroribus universis; et ad sanctam matrem Ecclesiam Catholicam atque Apostolicam revocare dignetur.   S. Oremus. V. Flectamus genua. R. Levate.                     
  Omnipotens sempiterne Deus, qui salvas omnes, et neminem vis perire: respice ad animas diabolica fraude deceptas; ut omni haeretica pravitatae deposita, errantium corda resipiscant, et ad veritatis tuae redeant unitatem. Per Dominum nostrum, Iesum Christum, filium tuum, qui tecum vivat et regnat in unitate Spiritu Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. R. Amen.
OREMOS también por los herejes y cismáticos, para que Dios nuestro Señor los saque de todos sus errores y se digne volverlos al gremio de la santa madre Iglesia Católica y Apostólica.
V/.Doblemos las rodillas.   R/. Levantaos.
Oh dios omnipotente y eterno!, que a todos salvas y no quieres que ninguno se pierda, mira las almas engañadas por diabólico fraude, para que , renunciando la toda perversidad herética, se arrepientan y vuelvan a la unidad de tu verdad. Por nuestro Señor.  RV/.Amen
Por la conversión de los judíos
(Modificado por S.S. Benedicto XVI )
Oremus et pro Iudaeis. Ut Deus et Dominus noster  illuminet corda eorum, ut agnoscant Iesum Christum
salvatorem omnium hominum.
Oremus. Flectamus genua. Levate.

Omnipotens sempiterne Deus,  qui vis ut omnes homines salvi fiant  et ad agnitionem veritatis veniant,  concede propitius, ut plenitudine gentium  in Ecclesiam Tuam intrante omnis  Israel salvus fiat. Per Dominum.
R. Amen.
Oremos también por los judíos. Para que nuestro Dios y Señor ilumine sus corazones, a fin de que  reconozcan a Jesucristo salvador de todos los hombres”. –
Oremos. Doblemos las rodillas. Levantaos.
Dios omnipotente y eterno, que quieres que todos los hombres se salven y alcancen el conocimiento de
la verdad que procede de Ti, concede por tu bondad que la plenitud de los pueblos entren en tu Iglesia y  todo Israel sea salvado. Por Cristo nuestro Señor. R/. Amén.
Por la conversión de los infieles
Oremus et pro paganis: ut Deus omnipotens auferat iniquitatem a cordibus eorum; ut relictis idolis suis, convertantur ad Deum vivum et verum, et unicum Filium eius Iesum Christum Deum et Dominum nostrum.
S. Oremus.   V. Flectamus genua. R. Levate.                        Omnipotens sempiterne Deus, qui non mortem peccatorum, sed vitam semper inquiris: suscipe pro vitam semper inquiris: suscipe propitius orationem nostram, et libera eos ab idolorum cultura; et aggrega Ecclesiae tuae sanctae ad laudem et gloriam nominis tui. Per Dominum nostrum, Iesum Christum, filium tuum, qui tecum vivat et regnat in unitate Spiritu Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. R. Amen.
OREMOS también por los paganos, para que Dios omnipotente quite la maldad de sus corazones;  a fin de que, abandonados sus ídolos, se conviertan al Dios vivo y verdadero y a su único Hijo Jesucristo, dios y Señor nuestro.
Oremos V/.Doblemos las rodillas.  RV.Levantaos.
OMNIPOTENTE y sempiterno Dios, que no quieres la muerte de los pecadores, sino que procuras siempre la vida, recibe propicio nuestra oración, líbralos del culto a los ídolos y agrégalos a tu santa Iglesia, para alabanza y gloria de tu nombre. Por nuestro Señor.  RV/.Amen


TERCARA PARTE:
SOLEMNE ADORACION DE LA SANTA CRUZ
Esta ceremonia nos viene de Jerusalén, donde el Viernes Santo, se presentada a la veneración de los fieles la verdadera cruz, sobre la cual fue crucificado Cristo. El pueblo acudía a prosternarse ante ella y besarla con respeto. En la liturgia latina se comienza por la presentación solemne de la cruz. Ha estado velada todo el Tiempo de Pasión. El diacono, con dos acólitos portadores de cirios encendidos, va a buscarla a la sacristía. Cuando entran en el presbiterio, el celebrante sale a su encuentro con el subdiácono y recibe la cruz, en medio, ante el altar. El celebrante descubre en tres etapas; primero, lo alto de la cruz; después, uno de los brazos; finalmente, la cruz entera. A medida que aparece, el celebrante, en un principio al pie del altar y al lado de la epístola, después sobre las gradas, finalmente en medio del altar, la levanta ente la mirada de los fieles, cantando:
Ecce lignum Crucis, in quo salus mundi pependit.
R/. Veníte, adoremus.
He aquí el árbol de la Cruz, del que pendió la salvación del mundo.
R/. Venid, adorémosle.
A continuación se arrodilla y adora en silencio durante unos minutos.
Después de esta triple ostension de la cruz, dos acólitos la tiene en pie ante el altar. El celebrante se descalza y, partiendo de la entrada del presbiterio, se dirige a ella hacienda sucesivamente tres genuflexiones, para terminar besando los pies del crucificado. Detrás del celebrante, hacen lo mismo los ministros, el clero y los monaguillos.
Luego llevan la cruz dos acólitos, acompañados por otros dos cirios encendidos a la entrada del presbiterio, donde los fieles la adoran, pasando  procesionalmente ante ella los hombres primero, después las mujeres y haciendo una sola genuflexión.
IMPROPERIOS
Durante la adoración de la cruz se cantan los “improperios”. Los improperios o reproches del Crucificado, más bien que reproches, son una invitación a que volvamos a Dios, por el recuerdo de los beneficios pasados y, lo demás que sigue; el celebrante, ministros sagrados, acólitos y todos los que han adorado la santa Cruz, escuchan sentados.
El canto continua mientras dure la adoración.

V. Pópule meus, quid feci tibi? aut in quo contristávi te? respónde mihi.
V. Quia edúxi te de terra Ægýpti: parásti Crucem Salvatóri tuo.
R. Agios o Theós. R. Sanctus Deus.
R. Agios ischyrós. R. Sanctus fortis.
R. Agios athánatos, eléison imas. R. Sanctus immortális, miserére nobis.
V. Quia edúxi te per desértum quadragínta annis, et manna cibávi te, et introdúxi te in terram satis bonam: parásti Crucem Salvatóri tuo.
R. Agios o Theós. R. Sanctus Deus.
R. Agios ischyrós. R. Sanctus fortis.
R. Agios athánatos, eléison imas.
R. Sanctus immortális, miserére nobis.
V. Quid ultra débui fácere tibi, et non feci? Ego quidem plantávi te víneam meam speciosíssimam: et tu facta es mihi nimis amára: acéto namque sitim meam potásti: et láncea perforásti latus Salvatóri tuo.
Diaconus:
R. Agios o Theós.
R. Agios o Theós. R. Sanctus Deus.
R. Agios ischyrós. R. Sanctus fortis.
R. Agios athánatos, eléison imas.
R. Sanctus immortális, miserére nobis.
V. Ego propter te flagellávi Ægýptum cum primogénitis suis: et tu me flagellátum
tradidísti.
R. Pópule meus…
V. Ego edúxi te de Ægýpto, demérso Pharaóne in Mare Rubrum: et tu me tradidísti princípibus sacerdótum. R. Pópule meus…
V. Ego ante te apérui mare: et tu aperuísti láncea latus meum. R. Pópule meus…
V. Ego ante te præívi in colúmna nubis: et tu me duxísti ad prætórium Piláti. R. Pópule meus…
V. Ego te pavi manna per desértum: et tu me cecidísti álapis et flagéllis. R. Pópule meus…
V. Ego te potávi aqua salútis de petra: et tu me potásti felle et acéto. R. Pópule meus…
V. Ego propter te Chananæórum reges percússi: et tu percussísti arúndine caput meum. R. Pópule meus…
V. Ego dedi tibi sceptrum regale: et tu dedísti capiti meo spíneam coronam. R. Pópule meus…
V. Ego te exaltávi magna virtúte: et tu me suspendísti in patíbulo Crucis. R. Pópule meus…
¡Pueblo mío¡ ¿Qué te hice ? O ¿en que te he contristado? Respóndeme
V/. ¿Por que te saque de la tierra de Egipto, preparaste una Cruz a tu Salvador?
Después, dos coros cantan alternativamente, en griego y en latín Santo Dios, Santo  Fuerte, Santo Inmortal, ten misericordia de nosotros.
V/. Porque te guíe cuarenta años por el desierto y te alimente con mana y te introduje en tierra sumamente buena, has preparado cruz a tu Salvador. * Hagios o Theos, etc.
V/. ¿Que más debí hacer, y no hice? Yo, ciertamente, te plante, viña mía preciosísima, y tú me has salido amarguísima, pues vinagre me has dado a beber en mi sed, y con lanza has agujereado el costado a tu Salvador. * Hagios o Theos, etc.
 Los versículos que siguen los cantan el primer coro. Después de cada uno, el segundo coro repite el estribillo. Pueblo mío, que se indica al principio
V/.Yo por ti descargue mi azote sobre Egipto y sus primogénitos; y ¡tú me entregas azotado! * ¡ Pueblo mío ¡ …
al faraón en el mar Rojo; y ¡ tú me entregaste a los príncipes de los sacerdote! * Pueblo mío….
V/. Yo te abrí paso en el mar; y ¡tú con lanza abriste mi costado! * Pueblo mío….
V/. Yo te precedí en la columna de nube; y ¡tú me llevas al pretorio de Pilatos! * Pueblo mío….
V/. Yo te alimente con mana en el desierto. Y ¡tú me heriste con bofetadas y azotes! * Pueblo mío….
V/. Yo te di a beber el agua saludable de la piedra; y ¡ tú me diste a beber hiel y vinagre! * Pueblo mío….
V/. Yo por ti herí a los reyes cananeos; y ¡tú con una caña heriste mi cabeza! * Pueblo mío….
V/. Yo te exalte con gran poder; y ¡ tú me suspendiste en el patíbulo de la cruz! * Pueblo mío….
ANTIFONA 2
V. Crucem tuam adorámus, Dómine: et sanctam resurrectiónem tuam laudámus et glorificámus: ecce enim, propter lignum venit gaudium in univérso mundo. Ps. 66, 2. Deus misereátur nostri et benedícat nobis: R. Illúminet vultum suum super nos et misereátur nostri.
V. Crucem tuam adorámus, Dómine: et sanctam resurrectiónem tuam laudámus et glorificámus: ecce enim, propter lignum venit gáudium in univérso mundo.
ADORAMOS, Señor, tu cruz; alabamos y glorificamos tu santa resurreccion; pues por el leño viene el gozo al universo mundo. V/. Tenga Dios compasión de nosotros y bendíganos; haga resplandecer sobre nosotros la lumbre de su rostro, y tenga piedad de nosotros.  ADORAMOS, Señor, tu cruz; alabamos y glorificamos tu santa resurreccion; pues por el leño viene el gozo al universo mundo.
CRUX FIDELIS
Se canta, en fin, la estrofa Crux fidelis, de la que se toman alternando la primera y la segunda parte, después de cada estrofa del himno Pange lingua. Siempre se termina con la última estrofa.
R/. Crux fidélis, inter omnes arbor una nóbilis: nulla silva talem profert fronde, flore, gérmine.
* Dulce lignum dulces clavos, dulce pondus sústinet.
V/. Pange, lingua, gloriósi láuream certáminis, et super Crucis trophǽo dic triúmphum nóbilem: quáliter Redémptor orbis immolátus
vícerit.  R/. Crux fidélis...
De paréntis protoplásti fraude Factor cóndolens, quando pomi noxiális in necem morsu ruit: ipse lignum tunc notávit, damna ligni ut sólveret. R/. Dulce lignum… 
V/. Hoc opus nostræ salútis ordo depopóscerat:multifórmis proditóris ars ut artem fálleret: et medélam ferret inde, hostis unde lǽserat. R/. Crux fidélis… :
V/. Quando venit ergo sacri plenitúdo témporis, missus est ab arce Patris Natus, orbis Cónditor: atque ventre virgináli carne amíctus pródiit. R/. Dulce lignum …
V/. Vagit Infans inter arcta cónditus præsépia: membra pannis involúta Virgo Mater álligat: et Dei manus pedésque stricta cingit fáscia. R/. Crux fidélis…
V/. Lustra sex qui jam perégit, tempus implens córporis, sponte líbera Redémptor passióni déditus, Agnus in Crucis levátur immolándus stípite. R/. Dulce lignum…
V/. Felle potus Ecce languet: spina, clavi, láncea mite corpus perforárunt, unda manat et cruor: terra, pontus, astra, mundus, quo lavántur flúmine! R/. Crux fidélis…
V/. Flecte ramos, arbor alta, tensa laxa víscera, et rigor lentéscat ille, quem dedit natívitas: et supérni membra Regis tende miti stípite. R/. Dulce lignum…
V/. Sola digna tu fuísti ferre mundi víctimam: atque portum præparáre arca mundo náufrago: quam sacer cruor perúnxit, fusus Agni córpore. R/. Crux fidélis…
V/. Sempitérna sit beátæ Trinitáti glória: æqua Patri Filióque; par decus Paráclito: Uníus Triníque nomen laudet univérsitas. Amen. R/. Dulce lignum…
Oh Cruz fiel! el más noble de los árboles; ningún bosque produjo otro igual en hoja, ni en flor, ni en fruto. *¡Oh dulce leño, dulces clavos los que sostuvieron tan dulce peso!
Canta, lengua, la victoria del más glorioso combate, y celebra el noble triunfo de la Cruz, y cómo el Redentor del mundo venció inmolado en ella. R/. Oh cruz fiel…
Este modo de obrar nuestra salvación requería que una estratagema burlase las artes del traidor, y hallase el remedio donde hirió el enemigo con su engaño. R/. Oh dulce leño…
Cuando, pues, vino la plenitud del tiempo sagrado, fue enviado del seno del Padre, su hijo, Creador del mundo, y, revestido de la carne, nació de vientre virginal. R/. Oh cruz fiel…
Cuando cumplió los treinta años, terminando ya el tiempo de la vida mortal, ofrecióse libremente el Redentor a las penas: el Cordero es levantado en la Cruz, para ser sacrificado. R/. Oh dulce leño…
Mira cómo languidece, gustando amarga hiel, traspasado su cuerpo de espinas, clavos y lanza: manando sangre y agua: la tierra, el amr, el cielo, el mundo entero quedan lavados en este río. R/. Oh cruz fiel…
Dobla tus ramas, oh árbol elevado, plega tus tersas fibras, y ablándese tu nativa dureza; y extiende dulcemente tus brazos a los miembros del Rey soberano. R/. Oh dulce leño…
Tú sola fuiste digna de sostener la víctima del mundo, y preparar el puerto de salvación al arca del mundo náufrago, rociado con la sangre sagrada del Cuerpo del Cordero. R/. Oh cruz fiel…
Gloria sempiterna sea a la Santísima Trinidad, igual al Padre y al Hijo, y también al Paráclito: toda la creación alabe al nombre del Uno y Trino. Amen. R/. Oh dulce leño…  

CUARTA PARTE: COMUNION


Se coloca la cruz en medio del altar, entre dos cirios encendidos. El celebrante y sus ministros revisten ornamentos morados. El diácono trae al monumento la Eucaristía, precedido de dos acólitos con cirios encendidos, mientras se cantan las antífonas.
Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi, quia per Crucem tuam redemisti mundum.                   
 Per lignum servi facti sumus, et per sanctam Crucem liberati sumus: fructus arboris seduxit nos, Filius Dei redemit nos.               
Salvator mundi, salva nos: qui per Crucem et Sanguinem tuum redemisti nos, auxiliare nobis, te deprecamur, Deus noster.
Te adoramos * Cristo y te bendecimos, pues por tu santa cruz redimiste al mundo
Por el leño fuimos esclavizados y por la santa cruz liberados; el fruto del árbol nos sedujo, el Hijo de Dios nos rescato.
SALVADOR del mundo, sálvanos; tu, que por tu cruz y tu sangre nos redimiste, auxílianos; te lo pedimos Dios nuestro.
El diacono deposita en el altar la Eucaristía y los acólitos, sus cirios. El celebrante reza en alta voz el PATER.
PATER NOSTER
Oremus. -- Praeceptis salutaribus moniti, et divina institutione formati, audemus dicere:
Oremos. Amonestados con preceptos saludables, e informados por la enseñanza divina, nos atrevemos a decir:
El celebrante, y con el TODOS los presentes, clérigos y fieles, rezan, en latín solemne, grave y distintamente, como plegaria para la comunión.
Pater noster, qui es in cælis: sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum: Fiat voluntas tua, sicut in cælo et in terra.  Panem nostrum quotidianum da nobis hodie: Et dimitte nobis debita nostra,
sicut et nos dimittimus debitoribus nostris.  Et ne nos inducas in tentationem; sed libera nos a malo.  Amen.
Padre nuestro que estás en el cielo,  santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;  hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.  Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;  No nos dejes caer en tentación, y líbranos del mal. Amen.

EMBOLISMO
El celebrante, solo, con voz clara y distinta dice:
Libera nos, quaesumus, Domine, ab omnibus malis, praeteritis, praesentibus, et futuris: et intercidente beata et gloriosa semper Virgine Dei Genetrice Maria, cum beatis Apostolis tuis Petro et Paulo, atque Andrea, et omnibus Sanctis, da propitius pacem in diebus nostris: ut ope misericordiae tuae adiuti, et a peccato simus semper liberi, et ab omni perturbatione securi. Per eumdem Christum Dominum nostrum Iesum Christum Filium tuum, qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculorum.
R/. Amén.
LIBRANOS, TE PEDIMOS, Señor, de todos los males pasados, presentes y futuros; e intercediendo la bienaventurada y gloriosa siempre Virgen María con tus santos apóstoles Pedro y Pablo y Andrés y todos los santos, da, propicio, la paz a nuestros días, para que ayudados con el refuerzo de tu misericordia, nos veamos siempre libres de pecado y preservados de toda suerte de inquietudes. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo, Dios, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amen.
COMUNIÓN DEL SACERDOTE
El celebrante reza por lo bajo:
Perceptio Corporis tui, Domine Iesu Christe, quod ego indignus sumere praesumo, non mihi proveniat in iudicium et condemnationem: sed pro tua pietate prosit mihi ad tutamentum mentis, et corporis, et ad medalem percipiendam. Qui vivis et regnas cum Deo Patre in unitate Spiritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.
La comunión de tu cuerpo, Señor Jesucristo, que yo, a pesar de mi indignidad, me atrevo a recibir, no me origine ni juicio ni condenación; sino que, por tu piedad, me aproveche para defensa del alma y del cuerpo y para recibir la curación; tu que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, dios, por todos los siglos de los siglos. Amen-
Descubre entonces la píxide, y, hecha genuflexión, toma una hostia y, profundamente inclinado, golpeándose el pecho, dice tres veces como se acostumbra: Dominus, non sum dignus. Y comulga como habitualmente diciendo Corpus Domini…
COMUNIÓN DE LOS FIELES
A continuación distribuye la comunión al clero y a los fieles de la manera acostumbrada. La Iglesia desea que todos se acerquen a la sagrada mesa. De esta manera, después de haber evocado la muerte del Señor y rendido homenaje a su cruz, los fieles participan más aun de los frutos de la redención por medio de la comunión sacramental.
Ecce Agnus Dei, ecce Qui tollit peccata mundi.
R/. Domine, non sum dignus, ut intres sub tectum meum: sed tantum dic verbo, et sanabitur anima mea. (tres veces)
Este es el Cordero de Dios. Este es el que quita el pecado del mundo.
R/. Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya, bastará para sanarme.




ORACIONES FINALES
Después de haber comulgado los fieles, el celebrante, en el centro del altar, dice en acción de gracias las siguientes oraciones:
Oremus. - Super populum tuum quaesumus, Domine, qui passionem et mortem Filii tui devota mente recoluit, benedictio copiosa descendat, indulgentia veniat, consolatio tribuatur, fides sancta succrescat, redemptio sempiterna firmetur. Per eundem Christum Dominum nostrum. R/. Amen.
Oremus. - Omnipotens et misericors Deus, qui Christi tui beata passione et morte nos reparasti: conserva in nobis operam misericordiae tuae; ut huius mysterii participatione, perpetua devotione vivamus. Per eundem Christum Dominum nostrum. R/. Amen.
Oremus. - Reminiscere miserationum tuarum, Domine, et famulos tuos aeterna protectione sanctifica, pro quibus Christus, Filius tuus, per suum cruorem instituit paschale mysterium. Per eundem Christum Dominum nostrum. R/. Amen.
Oremos: SOBRE tu pueblo, que devotamente ha celebrado la pasión y muerte de tu Hijo, te pedimos, Señor, descienda copiosa bendición, venga perdón, se le de consolación, renazca su santa fe y se confirme la sempiterna redención. Por el mismo Cristo Señor nuestro.
R/.Amen.
Oremos: OMNIPOTENTE y misericordioso Dios, que nos reparaste con la santa pasión y  muerte de tu Cristo, conserva en nosotros las obras de tu misericordia; para que, mediante la participación de este misterio, vivamos en perpetua entrega a ti. Por el mismo Cristo Señor nuestro.
R/.Amen.
Oremos. ACUERDATE de tus misericordias, Señor, y santifica a tus siervos con eterna protección, por los que Cristo, tu Hijo, instituyo con su sangre el misterio pascual. Por el mismo Cristo Señor nuestro.
R/.Amen.
El Celebrante y todos los ministros bajan del Altar y hecha la genuflexión, vuelven a la Sacristia. De forma privada, se reserva el Santísimo; y se desnuda el altar.