martes, 25 de abril de 2017

Misa de Rogativas Exaudivit. Letanías mayores y menores.


In Litániis Majóribus et Minóribus
In Litaniis maioribus statio adS.Petrum.
Et in minoribus ante Ascensionem: feria II Rogationum, statio ad S. Mariam maiorem; feria III, statio ad S.Ioannem in Laterano; feria IV, statio ad S.Petrum.
II classis, paramenta violacea
                                                        
LAS LETANÍAS MAYORES tienen origen en la fiesta pagana que se celebraba en Roma el 25 de abril llamada fiesta de las Robigalia, y ésta consistía principalmente en una procesión, que, saliendo de la ciudad por la puerta Flaminia, se encaminaba al puente Milvio, para terminar en un Templo suburbano, sito a la Vía Claudia, y allí se inmolaba una oveja en honor de un dios o de una diosa Robigo. Así que la Letanía Mayor no consistió sino en sustituir con una ceremonia cristiana la anterior pagana. El recorrido de la procesión lo conocecemos por una convocatoria de San Gregorio Magno, siendo casi el mismo que el de la procesión pagana. Todos los fieles cristianos de Roma iban a la Iglesia de San Lorenzo in Lucina, la más próxima a la puerta Flaminia. La procesión salía por esa misma puerta, hacía estación en San Valentín, atravesaba por el puente Milvio, y de allí torcía a la izquierda en dirección al Vaticano. Después de deternerse junto a una cruz, entraba en la Basílica de San Pedro, en donde se celebraban los Divinos Misterios. Estas letanías se rezaban en toda la Iglesia para ahuyentar los malos temporales y atraer las bendiciones de Dios sobre las mieses. "Dígnate, Señor, conservar y dar los frutos de la tierra; te rogamos, Señor que nos oigas" canta la Iglesia al recorrer procesionalmente los campos.

Las letanías mayores tienen ocurrencia perpetua con la fiesta de San Marcos Evangelista (II clase). En aquellos lugares donde se realice la procesión de las letanías, a continuación debe celebrarse la misa de las Rogativas EXAUDIVIT, con la conmemoración de la fiesta de san Marcos, evangelista. En misa que sigue a la procesión, se omite las oraciones al pie del altar hasta el Oramus te incluido. En el oficio, aquellos que están obligados al rezo del breviario y no participan en la Procesión deben recitarlas privadamente después del "Benedicamus Domino" de laudes.
Si el 25 de abril es domingo de Pascua o el Lunes de Pascua, se transfieren al martes, con la misa de la octava; lo mismo si la coincidiese con una fiesta de I clase.

LAS LETANÍAS MENORES O ROGATIVAS son las preces con las que Iglesia suplica a Dios el perdón de sus pecados y las bendiciones para las cosechas. Se llaman letanías menores para diferenciarlas de las letanías mayores (25 de abril) que son de carácter obligatorio.

La celebración litúrgica de las letanías consiste en una solemne procesión con el canto de las letanías de los santos y las preces que le siguen como aparecen en el Ritual Romano, la bendición de los campos y la Santa Misa estacional.
Su origen histórico se remonta al siglo V en la región del Delfinado en Francia. A causa de grandes calamidades públicas, el Obispo San Mamerto estableció una solemne procesión de penitencia en los tres días anteriores a la fiesta de la Ascensión. El Concilio de Orleáns (511) los prescribió para toda Francia. Posteriormente, el Papa León III en el año 816 la estableció para Roma y pronto se extendió a todo el Rito Latino.
El significado espiritual de estas rogativas hemos de entenderlo en la clave del Evangelio que el Uso Extraordinario se prescribe para el domingo anterior a la Ascensión (Jn 16, 23 ss): “En aquel tiempo, dijo Jesús: Os aseguro que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre él os lo concederá en mi Nombre. Hasta ahora, no habéis pedido nada en mi Nombre. Pedid y recibiréis, y tendréis una alegría que será perfecta.” Movida y animada por estas palabras del Divino Salvador, la Iglesia instituyó estos tres días de petición para que al ascender el Señor a los cielos lleve consigo nuestras súplicas ante el trono del Padre, Dios Misericordioso y Providente.
Si se celebran las rogativas, la misa que le siga ha de ser la propia  de las Rogativas EXAUDIVIT, con las conmemoraciones que procedan.  En misa que sigue a la procesión, se omite las oraciones al pie del altar hasta el Oramus te incluido.
El Ordinario puede establecer otros días según la diversidad o costumbre o necesidad de las regiones.
El canto o recitación de las letanías puede hacerse en lengua vernácula, y los clérigos que participan en ellas no están obligados a repetirlas en lengua latina.
Tanto en las letanías mayores y menores, si no es posible la realización de la procesión, el Ordinario puede ordenar súplicas especiales que incluyan el rezo o canto de las letanías dentro de la Iglesia.

TEXTOS DE LA SANTA MISA

INTROITO  Sal 17, 7. 2-3.
Exaudívit de templo sancto suo vocem meam, allelúja: et clamor meus in conspéctu ejus, introívit in aures ejus. (T.P. Allelúia, allelúia). V/.- Díligam te, Dómine, virtus mea: Dóminus firmaméntum meum, et refúgium meum, et liberátor meus. V/.  Glória Patri.
Dios escuchó mi voz desde su santo templo; y mi oración fue oída ante su presencia. (T.P. Aleluya, aleluya). V/. Yo os amaré, oh Señor, mi fortaleza: el Señor es mi más firme apoyo, mi refugio y mi libertador. V/. Gloria.

COLECTA
Præsta, quǽsumus, omnípotens Deus: ut, qui in afflictióne nostra de tua pietáte confídimus; contra advérsa ómnia, tua semper protectióne muniámur. Per Dóminum nostrum Iesum Christum Fílium tuum, qui tecum vívit et regnat in unitáte Spíritus Sancti, Deus, per ómnia sæcula sæculórum. Amen.
Te rogamos, nos concedas, oh Dios omnipotente, que los que en nuestra aflicción confiamos en tu misericordia, seamos con ella libres de todo mal. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.
El 25 de abril, conmemoración de san Marcos Evangelista. En otras ocasiones, se hacen las conmemoraciones que procedan.

EPISTOLA  Sant 5, 16-20
Léctio Epístolæ beáti Jacóbi Apóstoli.
Carissimi: Confitémini altérutrum peccáta vestra, et oráte pro ínvicem, ut salvémini: multum enim valet deprecátio justi assídua. Elias homo erat símilis nobis passíbilis: et oratióne orávit ut non plúeret super terram, et non pluit annos tres, et menses sex. Et rursum orávit: et cælum dedit plúviam, et terra dedit fructum suum. Fratres mei, si quis ex vobis erráverit a veritáte, et convérterit quis eum: scire debet, quóniam qui convérti fécerit peccatórem ab erróre viæ sum, salvábit ánimam ejus a morte, et opériet multitúdinem peccatórum..
Lectura la carta de Santiago Apóstol.
Hermanos: Confesaos, pues, mutuamente vuestros pecados y orad los unos por los otros, para que seáis curados. La oración ferviente del justo tiene mucho poder. Elías era un hombre de igual condición que nosotros; oró insistentemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra durante tres años y seis meses. Después oró de nuevo y el cielo dio lluvia y la tierra produjo su fruto. Hermanos míos, si alguno de vosotros se desvía de la verdad y otro le convierte, sepa que el que convierte a un pecador de su camino desviado, salvará su alma de la muerte y cubrirá multitud de pecados.
ALELUYA PASCUAL  Sal 78, 9-10. 30, 8
Allelúia, allelúia. V/.- Propítius esto, Dómine, peccátis nostris : ne quando dicant gentes : Ubi est Deus eórum ?          Allelúia. V/.- Exsultábo et lætábor in misericórdia tua, quóniam respexísti humilitátem meam: salvásti de necessitátibus ánimam meam. Allelúia..
Aleluya, aleluya.- V/. Perdona, Señor, nuestros pecados; no sea que digan las naciones: ¿Dónde está su Dios?  Aleluya. V/. Me gozaré y alegraré en tu misercordia, porque has visto mi humillación y salvaste mi alma de sus necesidades. Aleluya.

GRADUALE Sal 43,8- 9
En las misas votivas que el ordinario pudiese ordenar fuera del tiempo pascual.
Liberasti nos, Domine, ex affligetibus nos: et eos,qui nos oderunt, confudisti. V/.  In Deo laudabimur tota die: et in nomine tuo confitebimur in saecula.
Alleluia, alleluia. V/. Sal 78, 9-10.- Propitius esto, Domine, peccatisnostris: ne quando dicant gentes: Ubi est Deus eorum? Alleluia..
Nos has liberado, Señor, de nuestros adversarios; has cubierto de confusión a quienes nos odian. V/. Alabamos a Dios cada día, celebramos su nombre eternamente.
Aleluya. Aleluya. V/. Perdona, Señor, nuestros pecados; no sea que digan las naciones: ¿Dónde está su Dios? Aleluya.
TRACTO Sal 24, 17-18. 1-4
En las misas votivas que el ordinario pudiese ordenar durante el tiempo de septuagésima se omite el Aleluya y en su lugar se dice el tracto.
De necessitatibus meis eripe me, Domine: vide humilitatem meam, et laborem meum: et dimitte omnia peccata mea. V/.  Ad te, Domine, levavi animam meam: Deus meus, in te confido, non erubescam: neque irrideant me inimici mei. V/. Et enim universi, qui te exspectant, non confundentur: confundantur omnes facientes vana.
V/. Líbrame, Señor, de mis necesidades: ver mi abyección y mi trabajo y perdona todos mis pecados. V/. A ti, Señor, levanto mi alma; oh Dios mío, confío en ti; no sea yo avergonzado ni mis enemigos se rían de mí. V/.  Porque todos los que esperan en ti, no quedarán defraudados, quedarán defraudados los que hacen cosas vanas.

EVANGELIO  Lc 11, 5-13
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Lucam.
In illo témpore: Dixit Jesus discípulis suis: «Quis vestrum habébit amícum, et ibit ad illum média nocte, et dicet illi: “Amíce, cómmoda mihi tres panes, quóniam amícus meus venit de via ad me, et non hábeo quod ponam ante illum”: et ille deíntus respóndens, dicat: “Noli mihi moléstus esse, jam óstium clausum est, et púeri mei mecum sunt in cubíli: non possum súrgere, et dare tibi.” Et si ille perseveráverit pulsans: dico vobis, etsi non dabit illi surgens, eo quod amicus ejus sit, propter improbitátem tamen ejus surget, et dabit illi quotquot habet necessários. Et ego dico vobis: “Pétite, et dábitur vobis: quǽrite, et inveniétes: pulsáte, et aperiétur vobis. Omnis enim, qui petit, áccipit: et qui quærit, invénit: et pulsánti aperiétur. Quis autem ex vobis patrem petit panem, numquid lápidem dabit illi? Aut piscem: numquid pro pisce serpéntetn dabit illi: Aut si petíerit ovum: numquid pórriget illi scorpiónem? Si ergo vos cum sitis mali, nostis bona data dare fíliis vestris: quanto magis Pater vester de cælo dabit spíritum bonum peténtibus se?»
Lectura del Santo Evangelio según san Mateo.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus  discípulos: Les dijo también: «Si uno de vosotros tiene un amigo y, acudiendo a él a medianoche, le dice: 'Amigo, préstame tres panes, porque ha llegado de viaje a mi casa un amigo mío y no tengo qué ofrecerle', y aquél, desde dentro, le responde: 'No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados; no puedo levantarme a dártelos', os aseguro que si no se levanta a dárselos por ser su amigo, se levantará para que deje de molestarle y le dará cuanto necesite. «Yo os digo: Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, halla; y al que llama, le abrirán. ¿Qué padre hay entre vosotros que, si su hijo le pide un pez, en lugar de un pez le da una culebra; o, si pide un huevo, le da un escorpión? Si, pues, vosotros, aun siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?».

OFERTORIO  Sal 108, 30-31
Confitébor Dómino nimis in ore meo: et in médio multórum laudabo eum, quia ástitit a dextris páuperis: ut salvam fáceret a persequéntibus ánimam meam. (T.P. Allelúia).
Alabaré en gran manera al Señor; y le alabaré en medio de las multitudes; porque él es quien asiste a este pobre, para salvar su alma contra los que le persiguen. (T.P. Aleluya.)

SECRETA
Hæc múnera, quǽsumus, Dómine, et víncula nostræ pravitátis absólvant, et tuæ nobis misericórdiæ dona, concílient.  Per Dóminum nostrum Iesum Christum, Fílium tuum, qui tecum vívit et regnat in unitáte Spíritus Sancti, Deus, per ómnia sæcula sæculórum.  Amen.
Te pedimos, Señor, que estos dones desaten los lazos de nuestra maldad y nos alcancen las gracias de vuestra misericordia. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.
El 25 de abril, conmemoración de san Marcos Evangelista. En otras ocasiones, se hacen las conmemoraciones que procedan.

PREFACIO
Del tiempo o común, según las rúbricas.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN    Mt 13, 54-55
Pétite, et accipiétis: quǽrite, et inveniétis: pulsáte, et aperiétur vobis: omnis enim qui petit, áccipit: et qui quǽrit, ínvenit: et pulsánti aperiétur. (T.P. Allelúia).
Pedid y recibiréis; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá; porque el que pide , alcanza, el que busca halla, y al que llama, se le abre.  (T.P. Aleluya.)


  



ORACIÓN POSTCOMUNIÓN
Vota nostra, quǽsumus , Dómine, pio favóre proséquere: ut, dum dona tua in tribulatióne percípimus, de consolatióne nostra in tuo amóre crescámus. Per Dóminum nostrum Iesum Christum, Fílium tuum, qui tecum vívit et regnat in unitáte Spíritus Sancti, Deus, per ómnia sæcula sæculórum. Amen.
Acoge, Señor, fervorosamente nuestros deseos; para que mientras recibimos tus dones en medio de la tribulación, crezcamos en tu amor al ser por ti consolados.   Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.










El 25 de abril, conmemoración de san Marcos Evangelista. En otras ocasiones, se hacen las conmemoraciones que procedan.



sábado, 22 de abril de 2017

Domingo in albis. I domingo de Pascua. Domingo de la Divina Misericordia

DOMINGO IN ALBIS
Primero después de Pascua
Fiesta de la Divina Misericordia

Domingo de Quasimodo, Domingo in albis, Pascuilla: tres nom­bres que se dan a este domingo, el primero por razón del introito; el segundo, por alusión a las blancas vestiduras de los neófitos; el tercero, por cerrar la octava de Pascua. Durante toda la semana han lucido los neófitos la vestidura blanca de su bautismo. La dejaron ayer; pero hoy la Iglesia les conjura a que prolonguen en sí mismos las fiestas pascuales permaneciendo fieles a las gracias que en ellas han recibido (colecta). Renovados también nosotros, en nuestra vida de bautizados, por la celebración pascual, escuchemos la apremiante invitación de la Iglesia; ella se dirige a nosotros de la misma manera que a los que acaban de entrar en las milicias cristianas. Ciertamente, no estamos solos ni sin ayuda en la vida que hemos abrazado. La Iglesia confirma nuestra fe y alimenta nuestras almas con «la leche pura de su doctrina», con el pan de la Eucaristía. Hace de nosotros testigos de la resurrección de Cristo y de la victoria que ha reportado sobre el mundo perverso. La estación tiene lugar este domingo en San Pancracio, en recuerdo de este joven cristiano que llevó la fidelidad de sus con­vicciones hasta el testimonio de la sangre.

TEXTOS DE LA SANTA MISA

Introito. 1 Pdr. 2,2; Salm, 80.2.- Como niños recién nacidos, aleluya, ansiad la leche espiritual no adulterada, aleluya, aleluya, aleluya.  Salmo. Regocijaos alabando a Dios, nuestro o protector; cantad al Dios de Jacob. V/. Gloria al Padre.

Colecta.- “El pueblo de Dios se ha engendrado en las aguas del bautismo en un pueblo de niños inocentes;  guarden todos sin mancilla la blancura de su vida nueva” San Clemente de Alejandría. "Te suplicamos, ¡oh Dios omnipotente!, hagas que, celebradas las fiestas de Pascua,   continuemos, con tu gracia, realizando su ideal en nuestra vida y costumbres. Por nuestro Señor.

Epístola. 1 Juan 5.4-10.- La victoria sobre el pecado y sobre la muerte, afirmada en la re­surrección del Señor, se halla para el cristiano en la fe de su bautismo, prenda de glorificación. Carísimos: Todo lo que nace de Dios, vence al mundo, la victoria sobre el mundo es nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? Éste es Jesucristo, que vino en el agua y en la sangre; no en el agua solo, sino en el agua y en la sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio de que Cristo es la verdad. Porque tres son los que dan testi­monio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son una misma cosa. Y tres son los que dan testimonio en la tierra; el espíritu, el agua y la sangre; y estos tres son una misma cosa. Si admitimos el testimonio de los hombres, mayor testimonio es el de Dios. Ahora bien, el de Dios, cuyo testimonio es mayor, es el que ha dado de su Hijo, El que cree en el Hijo de Dios tiene en sí el testimonie de Dios.
Aleluya.-  Aleluya, aleluya, V/. En el día de mi resurrección, dice el Señor, os precederé en Galilea. Aleluya, V/. A los ocho días, estando cerradas las puertas, se puso Jesús en medio de sus discípulos, y dijo: ¡La paz sea con vos­otros! Aleluya.

Evangelio. Juan 20, 19-31.- Con sus apariciones a los discípulos consolida el Señor por sí mismo nuestra fe y dice a Tomás el mérito que a la fe atribuye. ¡Bienaventurados los que creen! Por este camino llegan a la verdadera vida, la del Espíritu Santo y que 4les infunde Jesús y que les vale la posesión de la paz divina. En aquel tiempo: Aquel mis­mo día, primero después del sábado, siendo ya tarde y estando cerradas las puertas de la casa  en donde se ha­llaban juntos los discípulos por miedo a los judíos, vino Jesús y, puesto en medio de ellos, les dijo: ¡La paz sea con vosotros! Dicho esto, mostróles manos y costado. Llenáronse de gozo los discípulos al ver al Señor. Díjoles de nuevo: ¡La paz sea con vosotros! Como mi Padre me envió,  así también yo os envío. Dichas estas palabras, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. Se perdonarán los pecados a aquéllos a quienes los perdonéis; y se les retendrán a aquellos a quienes se los retengáis. Pero Tomás, uno de los doce,  llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Dijéronle pues, los  otros discípulos Hemos visto al Señor. Mas él contestó: Si no veo en su manos la hendidura de lo clavos y meto  el  dedo  en el agujero de sus clavos, y mi mano en su costado, no lo creeré. Y al cabo de ocho días estaban otra vez sus discípulos dentro, y Tomas con ellos. Vino Jesús estando cerradas las puertas, y, puesto en medio de ellos, les dijo:' La paz sea con vosotros. Y después, a Tomás: Mete aquí tu dedo, y mira mis manos; trae tu mano, métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino fiel.  Respondió Tomás y le dijo: ¡Señor mío y Dio mío! Respondióle Jesús: Por que me has visto, Tomás, has creído: Bienaventurados los que, sin haber visto, han creído. Otros muchos milagros hizo Jesús ante sus discípulos, que no están escritos en este libro. Mas éstos se han es­crito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que, creyendo, ten­gáis vida en su nombre.

Ofertorio. Mat.28.2,5-6.-  Un ángel del Señor descendió del cielo y dijo a las mujeres: El que buscáis ha resucitado, como lo ha­bía dicho. Aleluya.

Secreta.- Recibe, Señor, los dones de tu Iglesia regocijada; y pues le has dado el motivo de tanto gozo, concédele el fruto de la perpetua alegría. Por nuestro Señor.

Prefacio de Pascua.- La noche de Pascua se dice: in hac potissimum nocte (en esta noche). De Pascua al sábado in albis: in hac potissium die, (en este día); posteriormente: in hoc potissimum, (en este tiempo).
En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, que en todo tiempo, Señor, te alabemos; pero con más gloria que nunca en este día (en este tiempo), en que se ha inmolado Cristo, nuestra Pascua.  El cual es el verdadero Cordero que quita los pecados  del  mundo y que muriendo, destruyo nuestra muerte y, resucitando reparó nuestra vida. Por eso con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Domina­ciones, y con. toda la milicia del ejército celestial, cantamos un himno a tu gloria, diciendo sin cesar: Santo…

Comunión. Juan 20.27.- Mete tu mano y reconoce el lugar de los clavos, aleluya; y no seas incrédulo, sino creyente, aleluya, ale­luya.

Poscomunión.- Te rogamos, Señor Dios nuestro, que los sacrosantos misterios que nos has concedido para ayudarnos a robustecer la gracia de nuestra reparación, nos sirvan de remedio ahora y en lo futuro. Por nuestro Señor.

Propios de la misa mp3 para ensayar
COMENTARIO CARD. SCHUSTER
SUGERENCIAS PARA LA HOMILÍA SERMÓN DE SAN ANTONIO
PARTITURAS DE LAS ORACIONES Y LECCIONES
GRABACIONES DE LAS LECTURAS
  Epístola
  Evangelio
I VÍSPERAS  COMÚN DEL TIEMPO PASCUAL 
II VÍSPERAS DE DOMINGOS DE PASCUA


TEXTOS EN LATÍN
Dominica in Albis I Classis
Statio as S. Pancratium
Introitus: 1 Petr. ii: 2
Quasi modo géniti infántes, allelúja, allelúja: rationábiles, sine dolo lac concupíscite, allelúja, allelúja, allelúja. [Ps. lxxx., 2]. Exultáte Deo adjutóri nostro: jubiláte Deo Jacob. Glória Patri. Quasi modo.
Dicitur Glória en excélsis in hac et sequentibus Dominicis post Pascha etiam quando infra hebdomadam resumitur Missa Dominicæ præcedentis.
Collect:
Presta, quǽsumus, omnípotens Deus: ut qui paschália festa perégimus, hæc, te largiénte, móribus et vita teneámus. Per Dóminum.
1 Joann. v: 4-10
Léctio Epístolæ beáti Joánnis Apóstoli. Caríssimi: Omne, quod natum est ex Deo, vincit mundum; et hæc est victória, quae vincit mundum, fides nostra. Quis est qui vincit mundum, nisi qui credit quóniam Jesus est Filius Dei? Hic est, qui venit per aquam et sánguinem, Jesus Christus: non in aqua solum sed in aqua et sánguine. Et Spíritus est, qui testificátur, quóniam Christus est véritas. Quóniam tres sunt, qui testimóniam dant in cælo: Pater, Verbum, et Spíritus Sanctus: et hi tres unum sunt. Et tres sunt, qui testimónium dant in terra: Spíritus, et aqua, et sanguis: et hi tres in unum sunt. Si testimónium hóminum accípimus, testimónium Dei maius est: quóniam hoc est testimónium Dei, quod majus est: quóniam testificátus est de Filio suo. Qui credit in Fílium Dei, habet testimónium Dei in se.
Allelúja, allelúja. [Matth. xxviii] In die resurrectiónis meæ, dicit Dóminus præcédam vos in Galilǽam. Allelúja. [Joann. xx: 26] Post dies octo, jánuis clausis, stetit Jesus in médio discipulórum suórum et dixit: “Pax vobis.” Allelúja.
 +
  Joann. xx: 19-31
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem.
In illo témpore: Cum sero esset die illo, una sabbatórum, et fores essent clausæ, ubi erant discípuli congregáti propter metum Judæórum: venit Jesus et stetit in médio, et dixit eis: “ Pax vobis.” Et cum hoc cum dixísset, osténdit eis manus et latus. Gavísi sunt ergo discípuli, viso Dómino. Dixit ergo eis íterum: “ Pax vobis. Sicut misit me Pater, et ego mitto vos.” Hæc cum dixísset, insufflávit et dixit eis: “Accípite Spíritum Sanctum: quorum remiséritis peccáta, remittúntur eis; quorum retinuéritis, reténta sunt.” Thomas autem unus ex duódecim, qui dicitur Dídymus, non erat cum eis, quando venit Jesus. Dixérunt ergo ei álii discípuli: “Vídimus Dóminum.” Ille autem dixit eis: “Nisi vídero in mánibus eius fixúram clavórum et mittam dígitum meum in locum clavórum et mittam manum meam in latus ejus, non credam.” Et post dies octo, iterum erant discípuli eius intus, et Thomas cum eis. Venit Jesus jánuis clausis et stetit in medio et dixit: “Pax vobis.” Deínde dicit Thomæ: “Infer dígitum tuum huc, et vide manus meas, et affer manum tuam, et mitte in latus meum: et noli esse incrédulus sed fidélis.” Respóndit Thomas et dixit ei: “Dóminus meus, et Deus meus.” Dixit ei Jesus: “Quia vidísti me, credidísti: beati qui non vidérunt et credidérunt.” Multa quidem et ália signa fecit Iesus in conspéctu discipulórum suórum, quæ non sunt scripta in libro hoc. Hæc autem scripta sunt, ut credátis quia Jesus est Christus Fílius Dei, et ut credéntes, vitam habeátis in nómine ejus.

Credo.
Offertorium: Matth. xxviii: 2, 5, et 6.
Angelus Dómini descéndit de cælo, et dixit muliéribus: “Quem quǽritis, suréxit sicut dixit,” allelúja.
 Secreta:
Súscipe múnera, Dómine, quǽsumus exsultántis Ecclésiæ: et cui causum tanti gáudii præstitísti, perpétuæ fructum concéde lætítiæ. Per Dóminum.
 Communio: Joann. xx: 27
Mitte manum tuam, et cognósce loca clavórum, allelúja: et noli esse incrédulus sed fidélis,” allelúja, allelúja.
 Postcommunio:
Quǽsumus, Dómine Deus noster: ut sacrosáncta mystéria, quæ pro reparatiónis nostræ munímine contulísti; et præsens nobis remédium esse fácias, et futúrum. Per Dominum.

SABADO IN ALBIS - OCTAVA DE PASCUA


SABADO IN ALBIS - OCTAVA DE PASCUA
Estación en San Juan de Letrán
La resurrección del Salvador ha procurado la verdadera felicidad del mundo.

INTROITO    Salmo 104, 43
EDÚXIT Dóminus pópulum suum in exsultatióne, allelúja: et eléctos suos in laetítia, allelúja, allelúja. V/. Confitémini Dómino, et invocáte nomen ejus: annuntiáte inter gentes ópera ejus. V/. Glória Patri.
SACÓ el Señor a su pueblo lleno de alborozo, aleluya, y  a sus elegidos colmados de júbilo, aleluya, aleluya. V/. Alabad al Señor e invocad su nombre; anunciad sus obras a los pueblos. V/. Gloria al Padre.

COLECTA
CONCÉDE, quaésumus, omnípotens Deus: ut, qui festa paschália venerándo égimus, per haec contíngere ad gáudia aetérna mereámur. Per Dóminum.
TE SUPLICAMOS nos concedas, Dios omnipotente, a los que hemos celebrado devotamente las fiestas pascuales que por ellas merezcamos llegas a las alegrías eternas. Por nuestro Señor…

EPISTOLA 1 Pedro 2, 1-10
LÉCTIO EPÍSTOLAE BEÁTI PETRI APÓSTOLI.
CARÍSSIMI: Deponéntes ígitur omnem malítiam, et omnem dolum, et simulatiónes, et invídias, et omnes detractiónes, sicut modo géniti infántes, rationábile, sine dolo lac concupíscite: ut in eo crescátis in salútem: si tamen gustástis, quóniam dulcis est Dóminus. Ad quem accedéntes lápidem vivum, ab homínibus quidem reprobátum, a Deo autem eléctum, et honorificátum: et ipsi tamquam lápides vivi superaedificámini, domus spirituális, sacerdótium sanctum, offérre spirituáles hóstias, acceptábiles Deo per Jesum Christum. Propter quod cóntinet Scriptúra: Ecce pono in Sion lápidem summum angulárem, eléctum, pretiósum: et qui credíderit in eum, non confundétur. Vobis ígitur honor credéntibus: non credéntibus autem lapis, quem reprobavérunt aedificántes, hic factus est in caput ánguli, et lapis offensiónis, et petra scándali his, qui offéndunt verbo, nec credunt in quo et pósiti sunt. Vos autem genus eléctum, regále sacerdótium, gens sancta, pópulus acquisitiónis: ut virtútes annuntiétis ejus, qui de ténebris vos vocávit in admirábile lumen suum. Qui aliquándo non pópulus, nunc autem pópulus Dei: qui non consecúti misericórdiam, nunc autem misericórdiam consecúti.
LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APOSTOL SAN PEDRO.
QUERIDOS: Abandonada toda malicia y todo engaño, y los fingimientos o hipocresías, y envidias, y todas las murmuraciones, como niños recién nacidos, apeteced con ansia la leche del espíritu, pura o sin mezcla de fraude, para que con ella vayáis creciendo en salud y robustez,  si es caso que habéis probado cuán dulce es el Señor.  Al cual arrimándoos como a piedra viva que es, desechada sí de los hombres, pero escogida de Dios y apreciada por la principal del edificio,  sois también vosotros a manera de piedras vivas edificadas encima de él, siendo como una casa espiritual, como un nuevo orden de sacerdotes santos, para ofrecer víctimas espirituales, que sean agradables a Dios por Jesucristo.  Por lo que dice la Escritura: Mirad que yo voy a poner en Sión la principal piedra del ángulo, piedra selecta y preciosa; y cualquiera que por la fe se apoyare sobre ella, no quedará confundido. Así que para vosotros que creéis, sirve de honra; mas para los incrédulos, ésta es la piedra que desecharon los fabricantes, y no obstante, vino a ser la principal o la punta del ángulo: piedra de tropiezo, y piedra de escándalo para los que tropiezan en la palabra de la buena nueva, y no creen en Cristo, aun cuando fueron a esto destinados. Vosotros, al contrario, sois el linaje escogido, una clase de sacerdotes reyes, gente santa, pueblo de conquista, para publicar las grandezas de aquel que os sacó de las tinieblas a su luz admirable.  Vosotros que antes no erais tan siquiera pueblo, y ahora sois el pueblo de Dios; que no habíais alcanzado misericordia, y ahora la alcanzasteis.


ALELUYA PASCUAL Salmo 117, 24. 112, 1
A partir de este día hasta la fiesta de la Santísima Trinidad se reemplaza el Gradual por los versículos con cuatro Aleluyas.
ALLELÚJA, ALLELÚJA. V/. Haec dies, quam fecit Dóminus: exsultémus et laetémur in ea. Allelúja. V/. Laudáte, púeri, Dóminum, laudáte nomen Dómini.
ALELUYA, ALELUYA. V/. Este es el día que ha hecho el Señor; alegrémonos y gocémonos en él, aleluya. V/. Alabad, jóvenes, al Señor, alabad en nombre del Señor.

SECUENCIA
VICTIMÆ pascháli laudes ímmolent Chrístiani. Agnus redémit oves: Christus ínno-cens Patri reconciliávit pecca-tóres. Mors et vita duéllo con-flixére mirándo: dux vitæ mórtus, regnat vivus. Dic nobis, María, quid vidísti in via? Sepúlcrum Christi vivéntis: et glóriam vidi resurgéntis. Angé-licos testes, sudárium, et ves-tes. Suréxit Christus spes mea: præcédet vos in Galilǽam. Scimus Christum surrexíse a mórtuis vere: tu nobis, victor Rex, miserére. Amen. Allelúja.
OFREZCAN los cristianos sacrificios de alabanza a la Víctima de la Pascua. El Cordero ha redimido a  las ovejas: Cristo inocente, ha reconciliado a los pecadores con el Padre. La muerte y la vida contendieron en duelo asombroso: el dueño de la vida muerto, reina vivo. Dinos, tú ¡oh María! ¿Qué has visto en el camino? Yo he visto el sepulcro de Cristo que vive, y la gloria del que ha resucitado. He visto los angélicos testigos, el sudario y la mortaja. Cristo, mi esperanza, ha resucitado: os precederá a Galilea. Sabemos que Cristo verdaderamente ha resucitado de entre los muertos: oh tú, Rey vencedor, apiádate de nosotros. Amen. Aleluya

EVANGELIO Juan 20, 1-9
SEQUÉNTIA SANCTI EVANGÉLII SECÚNDUM JOÁNNEM.
IN illo témpore: Una sábbati, María Magdaléne venit mane, cum adhuc ténebrae essent, ad monuméntum: et vidit lápidem sublátum a monuménto. Cucúrrit ergo, et venit ad Simónem Petrum, et ad álium discípulum, quem amábat Jesus, et dicit illis: Tulérunt Dóminum de monuménto, et nescímus ubi posuérunt eum. Exiit ergo Petrus, et ille álius discípulus, et venérunt ad monuméntum. Currébant autem duo simul, et ille álius discípulus praecucúrrit cítius Petro, et venit primus ad monuméntum. Et cum se inclinásset, vidit pósita linteámina, non tamen introívit. Venit ergo Simon Petrus sequens eum, et introívit in monuméntum, et vidit linteámina pósita, et sudárium, quod fúerat super caput ejus, non cum linteamínibus pósitum, sed separátim involútum in unum locum. Tunc ergo introívit et ille discípulus, qui vénerat primus ad monuméntum: et vidit, et crédidit: nondum enim sciébant Scriptúram, quia oportébat eum a mórtuis resúrgere.
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN.
En aquel tiempo: El primer día de la semana, al amanecer, cuando todavía estaba oscuro, fue María Magdalena al sepulcro, y vio quitada de él la piedra; y sorprendida echó a correr, y fue a estar con Simón Pedro y con aquel otro discípulo amado de Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto. Con esta nueva salió Pedro y el dicho discípulo, y se encaminaron al sepulcro. Corrían ambos a la par, mas este otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro; y habiéndose inclinado, vio los lienzos en el suelo, pero no entró. Llegó tras él Simón Pedro, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos en el suelo, y el sudario o pañuelo que habían puesto sobre la cabeza de Jesús, no junto con los demás lienzos, sino separado y doblado en otro lugar. Entonces el otro discípulo, que había llegado primero al sepulcro, entró también, y vio, y creyó que efectivamente le habían quitado;
porque aún no habían entendido lo que dice la Escritura, que Jesús debía resucitar de entre los muertos.
Se dice Credo.
OFERTORIO    Salmo 117, 26-27
BENEDÍCTUS, qui venit in nómine Dómini: benedíximus vobis de domo Dómini: Deus Dóminus, et illúxit nobis, allelúja, allelúja.
BENDITO el que viene en nombre del Señor: desde el templo del Señor os bendecimos, EL Señor es Dios, y nos ha iluminado, aleluya, aleluya

SECRETA
CONCÉDE, quaésumus, Dómine, semper nos per haec mystéria paschália gratulári: ut contínua nostrae reparatiónis operátio, perpétuae nobis fiat causa laetítiae. Per Dóminum.
TE ROGAMOS, Señor, nos concedas que con estos misterios de Pascua siempre nos alegremos, a fin de que la renovación continua de los misterios de nuestra redención nos sea causa de perpetua alegría. Por nuestro Señor.

PREFACIO PASCUAL
VERE DIGNUM et iustum est, æquum et salutáre: Te quidem, Dómine, omni tempore, sed in hac potíssimum die gloriósius prædicáre, cum Pascha nostrum immolátus est Christus. Ipse enim verus est Agnus, qui ábstulit peccáta mundi. Qui mortem nostram moriéndo destrúxit, et vitam resurgéndo reparávit. Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia cæléstis exércitus, hymnum glóriæ tuæ cánimus, sine fine dicéntes:
EN VERDAD es digno y justo, equitativo y saludable, que en todo tiempo, Señor, te alabemos; pero con más gloria que nunca en este día (en este tiempo), en que se ha inmolado Cristo, nuestra Pascua.  El cual es el verdadero Cordero que quita los pecados  del  mundo y que muriendo, destruyo nuestra muerte y, resucitando repa­ró nuestra vida. Por eso con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Domina­ciones, y con. toda la milicia del ejército celestial, cantamos un himno a tu gloria, diciendo sin cesar:
Comunicantes y Hanc igitur propios, durante toda la octava.

COMUNION    Gálatas 3, 27
OMNES qui in Christo baptizáti estis, Christum induístis, allelúja.

TODOS los que habéis sido bautizados en Cristo, estáis revestidos de Cristo. Aleluya

POSCOMUNION
REDEMPTIÓNIS nostrae múnere vegetáti, quaésumus, Dómine: ut hoc perpétuae salútis auxílio, fides semper vera profíciat. Per Dóminum.
ALIMENTADOS con los dones de nuestra redención, te suplicamos, Señor, que con este auxilio de perpetua salud, siempre aumente la fe verdadera. Por nuestro Señor.
Ite misa est con doble aleluya.

Transcripto por Dña. Ana María Galvez

PDF