sábado, 24 de septiembre de 2016

XIX domingo despues de Pentecostés

XIX DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS
II clase, verde
Gloria, Credo y prefacio de la Santísima Trinidad
Todos los hombres están llamados a entrar en el reino de los cielos y a nadie se excluye del festín nupcial en que Dios celebrará  las bodas de su Hijo con la humanidad rescatada por su Pasión.
Es una gran felicidad para el cristiano la de poder encontrar en la Eucaristía una anticipación, al mismo tiempo que una prenda, de este banquete celestial. Se ha revestido del hombre nuevo, del que habla san Pablo, creado según Dios en justicia y santidad verdaderas. Puede, pues, sentarse a la mesa del festín.
La parábola de los invitados termina con una sentencia que se aplica a todo el conjunto del relato. Todos los llamados a formar parte del pueblo de Dios no han de salvarse por necesidad.
INTERPRETACIÓN DE LOS TEXTOS DE LA MISA SEGÚN LAS LECCIONES DE MAITINES.* En torno de este Domingo suele leerse en Maitines el libro de Ester. Estudiemos brevemente esta figura, como venimos haciéndolo con otras del Antiguo Testamento. La situación de Israel, desterrado en Persia, llegó a ser sumamente precaria reinando en Susa el rey Asuero, y sólo la oración y la penitencia de la reina Ester y de Mardoqueo su tío fueron capaces de deshacer la tormenta y horrenda carnicería que el feroz y envidioso Amán, mayordomo del rey, tenía urdidas contra los hebreos deportados. Así sucedió que la horca para ellos dispuesta sirvió de suplicio a Amán, pudiendo cantar una vez más Israel las misericordias de Dios con los suyos.
El ayuno de tres días observado por Ester es paralelo al de la Témporas, que por estos mismos dias observan todos los buenos hijos de la Iglesia, desterrada en tierra ajena, y cuyos enemigos no son menos feroces y menos despiadados que los del antiguo pueblo de Dios.
   Todo esto era figura del futuro, de lo que había de suceder con su Iglesia, sobre todo en el fin de los tiempos, en que arreciará furiosa la persecución. Amán, o sea, el Antecristo, con todos sus esbirros guerrearán sin tregua contra la Iglesia, contra Ester y Mardoqueo; pero en castigo de sus maldades, serán arrojados con ignominia del banquete de las bodas eternas a las tiniebla del exterior, en medio de la noche oscura y fria que no tendrá fin (Ev.); siendo la causa de esa reprobación el no entrar con el vestido nupcial, por no haberse revestido de ese hombre nuevo creado a la imagen de Dios y engalanado con justicia y santidad verdaderas (Ep.). Así tratará Dios a cuantos entren en la sala del festín sin ir revestidos con la túnica de la caridad (S. Agustín), de la gracia santificante, por la cual pertenecemos al alma de la Iglesia, ya que, por la fe, aun muerta, pertenecemos al cuerpo místico de Cristo.
   El medio eficaz de evitar ese bochorno y expulsión eterna del cielo nos lo indica la Epístola. Es renunciar a la mentira y a la falsedad y tener caridad, de manera que, jamás se nos ponga el sol guardando rencor en el corazón.
   Pidamos al Señor que, como Ester y Mardoqueo, estemos siempre pegados a sus divinos mandamientos (Posc. y Com.); y así no tendremos que temer las terribles sanciones del día postrero, ni siquiera los escarmientos ejemplares que sufren muchos malos en el mundo, los engreídos como Amán, y los judíos que, por no haber recibido a Cristo, fueron remplazados por los paganos en las promesas hechas a Abrahán y sus descendientes; y los que persistan en su infidelidad serán también arrojados del banquete de las bodas eternas a las tinieblas exteriores donde no habrá sino llanto y crujir de dientes (Ev.).

* No todos los años coincide al depender de la fecha variable de la Pascua.

TEXTOS DE LA MISA
INTROITO Sal 36, 39-40, 28. 77,1.
SALUS PÓPULI ego sum, dicit Dóminus: de quacúmque tribulatióne clamáverint ad me, exáudiam eos: et ero illórum Dóminus in perpétuum. V/. Atténdite, pópule meus, legem meam: inclináte aurem vestram in verba oris mei. V/. Glória Patri.
YO SOY LA SALVACIÓN del pueblo, dice el Señor; Yo les oiré cuando clamen a mí en sus tribulaciones; y seré su Dios eternamente. V/.  Pueblo mío, guarda mi ley; inclinad vuestra oído a las palabras de mi boca. V/. Gloria al Padre.


COLECTA
OMNÍPOTENS et miséricors Deus, univérsa nobis adversántia propitiátus exclúde: ut mente et córpore páriter expedíti, quæ tua sunt, líberis méntibus exsequámur. Per Dominum nostrum Iesum Christum.
DIOS omnipotente y misericordioso, aparta benignamente de nosotros todo lo que sea nocivo; para que, estando libres en el alma y en el cuerpo, cumplamos fácilmente tu voluntad. Por  Nuestro Señor Jesucristo.

EPÍSTOLA Ef 4, 23-28
LÉCTIO EPÍSTOLÆ BEÁTI PAULI APÓSTOLI AD EPHESIOS.
Fratres: Renovámini spíritu mentis vestræ, et indúite novum hóminem, qui secúndum Deum creátus est in justítia et sanctitáte veritátis. Propter quod deponéntes mendácium, loquímini veritátem unusquísque cum proximo suo: quóniam sumus ínvicem membra. Irascímini et nolíte peccáre: sol non óccidat super iracúndiam vestram. Nolíte locum dare diábolo: qui furabátur, iam non furétur; magis autem labóret, operándo mánibus suis, quod bonum est, ut hábeat unde tríbuat necessi-tátem patiénti.
LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS EFESIOS.
Hermanos: Dejad que el Espíritu renueve vuestra mente, y vestíos de la nueva condición humana, creada a imagen de Dios: justicia y santidad verdaderas. Por lo tanto, desnudaos de la mentira, decíos mutuamente la verdad, porque pertenecemos al mismo cuerpo. Si os enojáis, no pequéis; que la puesta del sol no os sorprenda en vuestro enojo. No dejéis lugar al diablo. El ladrón, que no robe más; al contrario, que trabaje dura y honradamente con sus propias manos, hasta poder compartir con el necesitado.

GRADUAL Sal 140, 2
DIRIGÁTUR orátio mea, sicut incénsum in conspéctu tuo, Dómine. V/. Elevátio mánuum meárum sacrifícium vespertínum.
SUBA mi oración, Señor, como incienso, en tu presencia. V/. El alzar de mis manos, como ofrenda de la tarde.

ALELUYA Sal 104, 1
ALLELÚIA, ALLELÚIA. V/. Confitémini Dómino, et invocáte nomen ejus: annuntiát inter gentes ópera ejus. Allelúia.
ALELUYA, ALELUYA. V/. Dad gracias al Señor, invocad su nombre, dad a conocer sus hazañas a los pueblos. Aleluya.

EVANGELIO Mt 22, 1-14
SEQUÉNTIA SANCTI EVANGÉLII SECÚNDUM MATTHǼUM.
In illo témpore: Loquebátur Jesus princípibus sacerdótum et pharisǽis in parábolis, dicens: "Simile factum est regnum cælórum hómini regi qui fecit núptias filio suo. Et misit servos suos vocáre invitátos ad núptias et nolébant veníre. Iterum misit álios servos dicens: 'Dicite invitátis: Ecce prándium meum parávi, tauri mei et altília occisa sunt, et ómnia paráta: veníte ad núptias.' Illi autem negléxerunt: et abiérunt álius in villam suam, álius vero ad negotiatiónem suam: réliqui vero tenuérunt servos eius et contuméliia afféctos occidérunt. Rex autem cum audísset, irátus est et missis exercítibus suis pérdidit homicídas illos, et civitátem illórum succéndit. Tunc ait servis suis: Núptiæ quidem parátæ sunt, sed qui invitáti erant non fuerunt digni. Ite ergo ad éxitus viárum et quoscúmque invenéritis vocáte ad núptias.' Et egréssi servi eius in vias, congregavérunt omnes, quos invenérunt, malos et bonos: et implétæ sunt núptiæ discumbéntium. Intrávit autem rex, ut vidéret discumbéntes, et vidit ibi hóminem non vestítum veste nuptiáli. Et ait illi: 'Amíce, quómodo huc intrásti non habens vestem nuptiálem?' At ille obmútuit. Tunc dixit rex minístris: "Ligátis mánibus et pedibus eius, et míttite eum in ténebras exterióres: ibi erit fletus et stridor déntium. Multi enim sunt vocáti, pauci vero elécti.'".
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO
En aquel tiempo, hablaba Jesús en parábolas a los jefes de los sacerdotes y a los fariseos diciendo: El Reino de los Cielos se parece a cierto rey que celebraba las bodas de su hijo. Mandó a sus criados para que llamasen a los convidados a la boda y ellos no querían venir. De nuevo envió otros criados encargándoles: Decid a los convidados: mi banquete está preparado; he matado terneros y reses cebadas y todo está a punto. Venid a la boda. Pero los convidados, sin hacer caso, se fueron: uno a su tierra, otro a sus negocios, y los demás, echando mano de los criados, los maltrataron y los mataron. El rey montó en cólera y, enviando sus tropas, acabó con aquellos asesinos y puso fuego a su ciudad. Luego dijo a sus criados: La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id, pues, a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda. Salieron los criados a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando entró el rey a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de ceremonia, y le dijo: Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de ceremonia? Él enmudeció. Entonces el rey dijo a los sirvientes: Atado de pies y manos arrojadlo fuera a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.
Se dice Credo.
OFERTORIO Sal 137, 7
SI AMBULÁVERO in médio tribulatiónis, vivificábis me, Dómine: et super iram inimicórum meórum exténdes manum tuam, et salvum me fáciet déxtera tua.
SI ME HALLASE, Señor, en medio de muchas tribulaciones, tú me darás vida; y extenderás tu mano sobre mis enemigos y tu poder me salvará.

SECRETA
HÆC MÚNERA, quǽsumus, Dómine, quæ óculis tuæ majestátis offérimus, salutária nobis esse concéde. Per Dóminum nostrum Jesum Christum.
HAZ, SEÑOR, que estos dones que te hemos ofrecido ante la mirada de tu presencia, nos alcancen la salvación. Por Nuestro Señor Jesucristo.

PREFACIO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD
VERE DIGNUM et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus: Qui cum unigénito Fílio tuo, et Spíritu Sancto, unus es Deus, unus es Dóminus: non in uníus singularitáte persónæ, sed in uníus Trinitáte substántiæ. Quod enim de tua gloria, revelánte te, crédimus, hoc de Fílio tuo, hoc de Spíritu Sancto, sine differéntia discretiónis sentimus. Ut in confessióne veræ sempiternáeque Deitátis, et in persónis propríetas, et in esséntia únitas, et in majestáte adorétur æquálitas. Quam laudant Angeli atque Archángeli, Chérubim quoque ac Séraphim: qui non cessant clamáre quotídie, una voce dicéntes:
EN VERDAD es digno y justo, equitativo y saludable, darte gracias en todo tiempo y lugar, Señor, santo Padre, omnipotente y eterno Dios, que con tu unigénito Hijo y con el Espíritu Santo eres un solo Dios, un solo Señor, no en la individualidad de una sola persona, sino en la Trinidad de una sola sustancia. Por lo cual, cuanto nos has revelado de tu gloria, lo creemos también de tu Hijo y del Espíritu Santo, sin diferencia ni distinción. De suerte, que confesando una verdadera y eterna Divinidad, adoramos la propiedad en las personas, la unidad en la esencia, y la igualdad en la majestad, la cual alaban los Ángeles y los Arcángeles, los Querubines, que no cesan de cantar a diario, diciendo a una voz:

COMUNIÓN Sal 118, 4-5
TU MANDÁSTI mandáta tua custodíri nimis: útinam dirigántur viæ meæ, ad custodiéndas justificatiónes tuas.
TÚ ORDENAS, Señor, que guardemos cuidadosamente tus mandatos. ¡Ojalá enderece yo mis caminos guardando tus  preceptos!

POSCOMUNIÓN
TUA NOS, Dómine, medicinális operátio, et a nostris perversitátibus cleménter expédiat, et tuis semper fáciat inhærére mandátis Per Dominum nostrum Jesum Christum.
TU ACCIÓN medicinal, Señor, nos libre benignamente de nuestras maldades y haga que siempre estemos adheridos a tus mandatos. Por Nuestro Señor Jesucristo.


PARTITURAS Y GRABACIONES EN MP3 DE LOS PROPIOS
PARTITURAS DE LAS ORACIONES Y LECTURAS
GRABACIONES DE LAS LECTURAS
  19th Sunday after Pentecost - Epistle
  19th Sunday after Pentecost - Gospel
I VÍSPERAS -  II VÍSPERAS -  PROPIO DEL DOMINGO

SÁBADO DE LAS TÉMPORAS DE SEPTIEMBRE


SÁBADO DE LAS CUATRO TÉMPORAS DE SEPTIEMBRE
Misa breve
ESTACION EN SAN PEDRO         
II clase, morado
Dios, reconciliado por nuestras oraciones y nuestro ayuno, nos concederá sus gracias, simbolizadas en una abundante recolección de frutos.

INTROITO     Salmo 94 6-7
Venid, adoremos a Dios y prosternémonos ante el Señor; lloremos delante de él, nuestro Creados, porque él es el Señor Dios nuestro (S).Venid, regocijémonos ante el Señor, aclamemos alegres a Dios, Salvador nuestro.. v./ Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo

Después del Kyrie eleison, el sacerdote dice:
Oremos. v./ Arrodillémonos. r./Levantaos
Omnipotente y sempiterno Dios, que por medio de una abstinencia saludable curas las dolencias del cuerpo y del alma: rogamos humildemente a tu majestad que, aplacado con la piadosa suplica de los que ayunamos, nos concedas los auxilios presentes y venideros. Por nuestro Señor…

LECCIÓN Lv 23, 26-32
En aquellos días: El Señor dijo a Moisés: «El día diez del séptimo mes es el día de la Expiación. Os reuniréis en asamblea litúrgica, ayunaréis y ofreceréis al Señor una oblación. No haréis en ese día trabajo alguno, porque es el día de la Expiación, en el que se hace la expiación por vosotros en presencia del Señor, vuestro Dios. El que no ayune ese día será excluido de su pueblo. Yo excluiré de su pueblo al que haga en tal día un trabajo cualquiera. No haréis trabajo alguno. Es ley perpetua, para todas vuestras generaciones, dondequiera que habitéis. Será para vosotros día de descanso solemne y ayunaréis; guardaréis descanso del día nueve del mes al día diez, de tarde a tarde».

GRADUAL      Salmo 78, 9 y 10
Perdónanos nuestros pecados, Señor. No sea que se diga entre los gentiles: ¿Dónde está el Dios de Estos?. v/. Ayúdanos, oh Dios, Salvador nuestro; y por la gloria de tu nombre líbranos, Señor.

Aquí dice el sacerdote: Dominus vobiscum y luego, sin Flectámus Genua la

COLECTA
Oh Dios, que mitigaste las llamas del fuego a los tres jóvenes, concede propicio que la llama de los vicios no abrase a tus siervos. Por nuestro Señor…

EPISTOLA Hb 9, 2-12
Hermanos: Se instaló una primera tienda, llamada el Santo, donde estaban el candelabro y la mesa de los panes presentados. Detrás de la segunda cortina estaba la tienda llamada Santo de los Santos, que contenía el altar de oro para los perfumes y el Arca de la Alianza, revestida toda ella de oro, en la que se hallaban la urna de oro con maná, la vara florecida de Aarón y las tablas de la alianza. Encima del Arca estaban los querubines de la Gloria, que cubrían con su sombra el Propiciatorio. No hace falta explicarlo ahora al detalle. Una vez instalado todo, los sacerdotes entran continuamente en la primera tienda para oficiar allí.  En la segunda solo entra el sumo sacerdote, una vez al año, con la sangre que ofrece por sí y por los pecados de inadvertencia del pueblo. Con lo cual daba a entender el Espíritu Santo que, mientras está en pie la primera tienda, no está patente el acceso al santuario. Estos son símbolos del tiempo presente: allí se ofrecen dones y sacrificios incapaces de perfeccionar la conciencia del que oficia; pues consisten en comidas, bebidas y abluciones diversas: disposiciones humanas en vigor hasta el momento del orden nuevo. En cambio, Cristo ha venido como sumo sacerdote de los bienes definitivos. Su tienda es más grande y más perfecta: no hecha por manos de hombre, es decir, no de este mundo creado. No lleva sangre de machos cabríos, ni de becerros, sino la suya propia; y así ha entrado en el santuario una vez para siempre, consiguiendo la liberación eterna.


TRACTO     Salmo 116,1-2
Alabad al Señor, naciones todas de la tierra: pueblos todos, cantad sus alabanzas. v/.Porque su misericordia se ha confirmado sobre nosotros; y la verdad del Señor permanece eternamente.

EVANGELIO Lc 13, 6-7
En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente: «Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: “Ya ves, tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a perjudicar el terreno?”. Pero el viñador respondió: “Señor, déjala todavía este año y mientras tanto yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto en adelante. Si no, la puedes cortar”». Un sábado, enseñaba Jesús en una sinagoga. Había una mujer que desde hacía dieciocho años estaba enferma por causa de un espíritu, y estaba encorvada, sin poderse enderezar de ningún modo. Al verla, Jesús la llamó y le dijo: «Mujer, quedas libre de tu enfermedad».  Le impuso las manos, y enseguida se puso derecha. Y glorificaba a Dios. Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, se puso a decir a la gente: «Hay seis días para trabajar; venid, pues, a que os curen en esos días y no en sábado». Pero el Señor le respondió y dijo: «Hipócritas: cualquiera de vosotros, ¿no desata en sábado su buey o su burro del pesebre, y los lleva a abrevar? Y a esta, que es hija de Abrahán, y que Satanás ha tenido atada dieciocho años, ¿no era necesario soltarla de tal ligadura en día de sábado?». Al decir estas palabras, sus enemigos quedaron abochornados, y toda la gente se alegraba por todas las maravillas que hacía.

OFERTORIO     Salmo 87, 2-3
Señor Dios de mi salud, día y noche estoy clamando en tu presencia: sea recibida, Señor, mi oración en te presencia.

SECRETA
Concédenos, te rogamos, oh Dios todopoderoso, que el don ofrecido ante tu majestad, nos alcance la gracia de una sincera devoción y la posesión de la eterna felicidad. Por Dios nuestro Señor…

Prefacio común

COMUNIÓN     Levítico 23, 41 y 43
Celebrareis esta fiesta en el séptimo mes, para que aprendan vuestros descendientes como hice habitar a los hijos de Israel en tiendas de campaña, cuando los sacaba de la tierra de Egipto, yo el Señor Dios vuestro.

POSCOMUNIÓN
Te suplicamos, oh Señor, estos sacramentos obren en nosotros lo que representan: para que en realidad poseamos lo que ahora simbólicamente celebramos. Por nuestro Señor Jesucristo…
Transcrito por Dña Ana María GAlvez


SABBATO
QUATUOR TEMPORUM SEPTEMBRIS
II classis
Statio ad S. Petrum



Introitus Ps. 94, 6-7
VENÍTE, adorémus Deum, et procidámus ante Dóminum, plorémus ante eum, qui fecit nos: quia ipse est Dóminus Deus noster. Ps. ibid., 1 Veníte, exsultémus Dómino: jubilémus Deo, salutári nostro. V/. Glória Patri.

Post Kýrie, eléison, dicitur: Orémus. Flectámus génua. R/. Leváte.
Oratio
OMNÍPOTENS sempitérne Deus, qui per continéntiam salutárem corpóribus medéris et méntibus: majestátem tuam súpplices exorámus ; ut pia jejunántium deprecatióne placátus, et praeséntia nobis subsídia tríbuas, et futúra. Per Dóminum.


Léctio libri Levítici.
Levit. 23, 26-32
IN diébus illis: Locútus est Dóminus ad Móysen, dicens: Décimo die mensis hujus séptimi, dies expiatiónum erit celebérrimus, et vocábitur sanctus: affligetísque ánimas vestras in eo, et offerétis holocáustum Dómino. Omne opus servíle non faciétis in témpore diéi hujus: quia dies propitiatiónis est, ut propitiétur vobis Dóminus Deus vester. Omnis ánima, quae afflícta non fúerit die hac, períbit de pópulis suis: et quae óperis quídpiam fécerit, delébo eam de pópulo suo. Nihil ergo óperis faciétis in eo: legítimum sempitérnum erit vobis in cunctis generatiónibus, et habitatiónibus vestris. Sábbatum requietiónis est, affligétis ánimas vestras die nono mensis: a véspera usque ad vésperam celebrábitis sábbata vestra: dicit Dóminus omnípotens.

Graduale Ps. 78, 9 et 10 Propítius esto, Dómine, peccátis nostris: ne quando dicant gentes: Ubi est Deus eórum ? V/. Adjuva nos, Deus salutáris noster: et propter honórem nóminis tui, Dómine, líbera nos.

Colecta
DA nobis, quaésumus, omnípotens Deus: ut jejunándo, tua grátia satiémur ; et abstinéndo, cunctis efficiámur hóstibus fortióres: Per Dóminum.

Léctio Epístolae beáti Pauli Apóstoli ad Hebraéos.
Hebr. 9, 2-12
FRATRES: Tabernáculum factum est primum, in quo erant candelábra, et mensa, et proposítio panum, quae dícitur Sancta. Post velaméntum autem secúndum, tabernáculum, quod dícitur Sancta sanctórum: áureum habens thuríbulum, et arcam testaménti circumtéctam ex omni parte auro, in qua urna áurea habens manna, et virga Aaron, quae frondúerat, et tábulae testémenti, supérque eam erant Chérubim glóriae obumbrántia propitiatórium: de quibus non est modo dicéndum per síngula. His vero ita compósitis ; in prióri quidem tabernáculo semper introíbant sacerdótes, sacrificiórum offícia consummántes: in secúndo autem semel in anno solus póntifex, non sine sánguine, quem offert pro sua et pópuli ignorántia: hoc significánte Spíritu Sancto, nondum propalátam esse sanctórum viam, adhuc prióre tabernáculo habénte statum. Quae parábola est témporis instántis: juxta quam múnera, et hóstiae offerúntur, quae non possunt juxta consciéntiam perféctum fácere serviéntem, solúmmodo in cibis, et in pótibus, et váriis baptismátibus, et justítiis carnis usque ad tempus correctiónis impósitis. Christus autem assístens póntifex futurórum bonórum, per ámplius et perféctius tabernáculum non manufáctum, id est, non hujus creatiónis ; neque per sánguinem hircórum aut vitulórum, sed per próprium sánguinem introívit semel in Sancta, aetérna redemptióne invénta.


Tractus Ps. 116, 1-2 Laudáte Dóminum, omnes gentes: et collaudáte eum, omnes pópuli. V/. Quóniam confirmáta est super nos misericórdia ejus: et véritas Dómini manet in aetérnum.


+ Sequéntia sancti Evangélii secúndum Lucam.
Luc. 13, 6-17
IN illo témpore: Dicébat Jesus turbis hanc similitúdinem: Arborem fici habébat quidam plantátam in vínea sua, et venit quaerens fructum in illa, et non invénit. Dixit autem ad cultórem víneae: Ecce anni tres sunt ex quo vénio quaerens fructum in ficúlnea hac, et non invénio: succíde ergo illam: ut quid étiam terram óccupat ? At ille respóndens, dicit illi: Dómine, dimítte illam et hoc anno, usque dum fódiam circa illam, et mittam stércora: et si quidem fécerit fructum: sin autem, in futúrum succídes eam. Erat autem docens in synagóga eórum sábbatis. Et ecce múlier, quae habébat spíritum infirmitátis annis decem et octo: et erat inclináta, nec omníno póterat sursum respícere. Quam cum vidéret Jesus, vocávit eam ad se, et ait illi: Múlier, dimíssa es ab infirmitáte tua. Et impósuit illi manus, et conféstim erécta est, et glorificábat Deum. Respóndens autem archisynagógus, indígnans quia sábbato curásset Jesus, dicébat turbae: Sex dies sunt, in quibus opórtet operári: in his ergo veníte, et curámini, et non in die sábbati. Respóndens autem ad illum Dóminus, dixit: Hypócritae, unusquísque vestrum sábbato non solvit bovem suum, aut ásinum a praesépio, et ducit adaquáre ? Hanc autem fíliam Abrahae, quam alligávit sátanas, ecce decem et octo annis, non opórtuit solvi a vínculo isto die sábbati ? Et cum haec díceret, erubescébant omnes adversárii ejus: et omnis pópulus gaudébat in univérsis, quae glorióse fiébant ab eo.


Offertorium Ps. 87, 2-3 Dómine, Deus salútis meae, in die clamávi, et nocte coram te: intret orátio mea in conspéctu tuo, Dómine.

Secreta
CONCÉDE quaésumus, omnípotens Deus: ut óculis tuae majestátis munus oblátum, et grátiam nobis devotiónis obtíneat, et efféctum beátae perennitátis acquírat. Per Dóminum.

Communio Levit. 23, 41 et 43 Mense séptimo festa celebrábitis, cum in tabernáculis habitáre fécerim fílios Israël, cum edúcerem eos de terra AEgýpti, ego Dóminus Deus vester.

Postcommunio

PERFÍCIANT in nobis, Dómine, quaésumus, tua sacraménta quod cóntinent: ut, quae nunc spécie gérimus, rerum veritáte capiámus. Per Dóminum.

sábado, 17 de septiembre de 2016

XVIII domingo despues de Pentecostés

XVIII DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS
II clase, verde
Gloria, credo y prefacio de la Santísima Trinidad

Todos los cánticos de  la misa de este domingo están tomados de una antigua liturgia de dedicación y se refieren a una consagración de iglesia. Expresan la alegría del cristiano al poder venir a la casa del Señor a ofrecer la sola alabanza y el solo sacrificio dignos de él.
Ese perdón y de esa regaladísima paz, propia de la casa del Señor, -expresados en los cánticos de este día-, (Gr.) se goza en la santa Iglesia, debido al poder de las llaves que Cristo concedió a todos los sacerdotes en virtud del cual el sacerdote nos dice lo mismo que Jesús: "Perdonados te son tus pecados". Y, en efecto, por esa palabra sacramental quedamos libres de su peso, y curados además de nuestra espiritual parálisis (Ev.). Los nuevos ungidos del Señor serán también los encargados de predicarnos la doctrina salvadora de Cristo (Ep.), y de celebrar el Santo Sacrificio; preparando de esa manera a la humanidad para que pueda presentarse confiada ante el Supremo Juez de vivos y muertos (Ep.). Precisamente, durante estos últimos domingos, la Iglesia insistirá a menudo en el pensamiento de la venida de Jesucristo, cuando a imitación del señor de la parábola evangélica, volverá a pedirnos cuenta, de como hemos empleado el tesoro que un día nos confió para que negociáramos. Otros conceptos de la Epístola de hoy son para ser meditados, ¡Qué cuenta tan estrecha deberá rendir el cristiano, nadando como nada en un río de gracias! Y ¡cómo dilapidamos la rica herencia, cómo despreciamos las facilidades para salvamos, predicaciones, sacramentos!... Si se hubiesen dado a otros, ¿no hubiera sido mayor su fruto? 
...
...
Para entender bien la liturgia de esta Domínica,  conviene recordar que en el Misal las Cuatro Témporas de Septiembre, destinadas no tan sólo a obtener la bendición de Dios sobre la Naturaleza, sino principalmente a la ordenación de nuevos suministros del Santuario. Por eso en el Salmo del Introito y del Gradual, vemos expresados los sentimientos más conmovedores de los que tienen la dicha de acercarse a la casa de Señor, al templo santo. Y como nada más propio de los ministros de Dios que el altar y los sacrificios, por ello el Ofertorio recuerda el altar y el sacrificio que Moisés ofreció al Señor en presencia de todo el pueblo después de su alianza con el Dios de Israel en el Sinaí. En la Colecta suplicamos la gracia de ser en todo agradables al Señor, y como esto no lo podemos alcanzar con solas nuestras fuerzas, por lo mismo imploremos la misericordia divina. Las gracias de que se alegra el Apóstol San Pablo en la Epístola hayan recibido los fieles de Corinto, pueden aplicarse a las del estado sacerdotal a que han sido elevados los nuevos presbíteros. La potestad de perdonar los pecados que han recibido los sacerdotes, nos la recuerda muy oportunamente el santo Evangelio al enseñarnos que Jesucristo tuvo y ejercitó esta divina potestad.

El mismo la comunicó después a los Apóstoles y a sus sucesores.

TEXTOS DE LA SANTA MISA MISA
Introito. Eccli.36.18.- Dad, Señor, la paz a los que en Vos confían, para que se vea la veracidad de vuestros Profetas; oíd las oraciones de vuestro siervo y de vuestro pueblo Israel. Salmo. 121.1.- Me he alegrado en lo que me han dicho: iremos a la casa del Señor. Gloria al Padre…
Oración. Todo es gracia en nosotros,  comenzado por la posibilidad de agradar a Dios.- Os rogamos, Señor, que la acción de vuestra misericordia dirija nuestros corazones; porque sin vuestra gracia no podemos agradaros. Por N.S.J.
Epístola. Col. 1,4-8. Por grande que sea ya en la tierra, la vocación del cristiano le prepara esencialmente para virir en la presencia de Dios en el cielo.- Hermanos: En mi Acción de Gracias a Dios os tengo siempre presentes, por la gracia que Dios os ha dado en Cristo Jesús. Pues por Él habéis sido enriquecidos en todo: en el hablar y en el saber; porque en vosotros se ha probado el testimonio de Cristo. De hecho, no carecéis de ningún don, vosotros que aguardáis la manifestación de nuestro Señor Jesucristo. Él os mantendrá firmes hasta el final, para que no tengan de qué acusaros, en el tribunal de Jesucristo Señor Nuestro.
Gradual. Sal. 121, 1 y 7. - Qué alegría cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor. Haya paz dentro de tus muros, seguridad en tus palacios.
Aleluya, aleluya. Sal. 101,16. Los pueblos temerán tu nombre, los reyes del mundo, tu gloria. Aleluya.
Evangelio. Mat. 9, 1-8. Dios es el único que puede perdonar los pecados. Y Jesús, porque es Dios, los ha perdonado y ha dado a los sacerdotes el poder de perdonarlos también ellos en su nombre. -En aquel tiempo subió Jesús a una barca, cruzó a la otra orilla y fue a su ciudad. y le presentaron un paralítico, acostado en una camilla. Jesús, al ver la fe que tenía, dijo al paralítico: ¡Ánimo, hijo!, tus pecados quedan perdonados. A esto algunos de los letrados se dijeron: Éste blasfema. Pero Jesús, leyendo sus pensamientos, les dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestro corazón? ¿Qué es más fácil: decir "tus pecados quedan perdonados", o decir "levántate y anda"? Pues, para que veáis que el Hijo del Hombre tiene en la tierra potestad para perdonar pecados dijo dirigiéndose al paralítico-: Levántate, coge tu camilla, y vete a tu casa. Y él, levantándose, se fue a su casa. El pueblo, al ver esto, quedó sobrecogido y glorificaba a Dios, que da tal potestad a los hombres.
Ofertorio. Éxod. 24, 4 y 5. - Consagró Moisés el altar al Señor, ofreciendo sobre él sacrificios e inmolando víctimas. Ofreció el sacrificio de la tarde para aplacar al Señor delante de todos los hijos de Israel.
Secreta.- Oh Dios, que nos habéis hecho participantes de vuestra sola y única Divinidad por medio de este sacr1flclo; os rogamos nos concedáis que, así como conocemos la verdad de vuestros dogmas, así vivamos santamente. Por N.S.J.
Prefacio de la Santísima Trinidad, En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, darte gracias en todo tiempo y lugar, Señor, santo Padre, omnipotente y eterno Dios, que con tu unigénito Hijo y con el Espíritu Santo eres un solo Dios, un solo Señor, no en la individualidad de una sola persona, sino en la trinidad de una sola sustancia. Por lo cual, cuanto nos has revelado de tu gloria, lo creemos también de tu Hijo y del Espíritu Santo, sin diferencia ni distinción. De suerte, que confe­sando una verdadera y eterna Divinidad, adoramos la propiedad en las personas, la unidad en la esencia, y la igualdad en la majestad, la cual alaban los Ángeles y los Arcángeles, los Querubines, que no cesan de cantar a diario, diciendo a una voz. Santo…
Comunión. Ps. 95, 8-9. -Tomad ofrendas y entrad en su templo; adorad al Señor en su santa morada.
Poscomunión. -Os damos gracias, Señor, después de alimentarnos con vuestros sagrados dones; y suplicamos a vuestra misericordia que nos perfeccionéis con su par­ticipación. Por N.S.J.
PARTITURAS Y GRABACIONES DE LOS PROPIOS
Partituras de las oraciones, epístola y evangelio:



http://www.fsspolgs.org/images/mp3.jpg
Grabación de la Epístola
http://www.fsspolgs.org/images/mp3.jpg
 Grabación del Evangelio
TEXTOS EN LATÍN
Dominica Decima Octava Post PentecostenII Classis
Introitus: Eccli. xxxvi: 18
Da pacem, Dómine, sustinéntibus te, ut prophétæ tui fidéles inveniántur: plebis tuæ Israël. [Ps. cxi: 1]. Lætátus sum in his, quæ dicta sunt mihi: in domum Dómini íbimus. Glória Patri. Da pacem.
Collect:
Dirigat corda nostra, quǽsumus, Dómine, tuæ miseratiónis operátio: quia sine te placére non póssumus. Per Dóminum.
1 ad Cor. i: 4-8
Léctio Epístolæ beáti Pauli Apóstoli ad Corínthios.
Fratres: Grátias ago Deo meo semper pro vobis in grátia Dei, quæ data est vobis in Christo Jesu: quod in ómnibus dívites facti estis in illo, in omni verbo, et in omni sciéntia: sicut testimónium Christi confirmátum est in vobis: ita ut nihil vobis desit in ulla grátia, expectántibus revelatiónem Dómini nostri Iesu Christi, qui et confirmábit vos usque ad finem sine crímine, in die advéntus Dómini nostri Jesu Christi.
Graduale Ps. cxxi
Lætátus sum in his, quæ dicta sunt mihi: in domum Dómini íbimus. Fiat pax in virtúte tua: et abundántia in túrribus tuis..
Allelúja, allelúja. [Ps. ci: 16] Timébunt gentes nomen tuum, Dómine: et omnes reges terræ glóriam tuam. Allelúja.
Matt. ix: 1-8
    +    Sequéntia sancti Evangélii secúndum Matthǽum.
In illo témpore:. Ascéndens in navículam transfretávit, et venit in civitátem suam. Et ecce offerébant ei paralýticum jacéntem in lecto. Et videns Jesus fidem illórum, dixit paralýtico: "Confíde fili, remittúntur tibi peccáta tua." Et ecce quidam de scribis dixérunt intra se: "Hic blasphemat." Et cum vidísset Jesus cogitatiónes eorum, dixit: "Ut quid cogitátis mala in córdibus vestris? Quid est facílius dícere: 'Dimittíntur tibi peccata,' aut dícere 'Surge, et ambula?'" Ut autem sciátis quia Fílius hóminis habet potestátem in terra dimitténdi peccáta, tunc ait paralýtico: "Surge, tolle lectum tuum, et vade in domum tuam." Et surréxit, et abiit in domum suam. Vidéntes autem turbæ timuérunt, et glorificavérunt Deum, qui dedit potestátem talem homínibus.
Credo.
Offertorium: Exodi. xxiv: 4 et 5.
Sanctificávit Móyses altáre Dómino, ófferens super illud holocáusta, et ímmolans víctimas: fecit sacrifícium vespertínum in odorem suavitátis Dómino Deo, in conspéctu filiórum Israël.
Secreta:
Deus, qui per nos hujus sacrifícii veneránda comércia, uníus summæ divinitátis partícipes éfficis: præsta quǽsumus; ut, sicut tuam cognócimus veritátem, sic eam dignis móribus assequámur. Per Dóminum.
Communio: Ps. vc:8-9
Tóllite hóstias, et introíte in átria ejus: adoráte Dóminum in aula sancta ejus.
Postcommunio:
Grátias tibi ref'érimus, Dómine, sacro múnere vegetáti: tuam misericórdiam deprecántes; ut dignos nos ejus participatióne perfícias. Per Dominum.

COMÚN DE LAS FIESTAS DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA Y CONMEMORACIÓN DE SANTA MARÍA EN SÁBADO (Desde la Santísima Trinidad hasta Pascua)




COMÚN DE LAS FIESTAS DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
Y CONMEMORACIÓN DE SANTA MARÍA EN SÁBADO
(Desde la Santísima Trinidad hasta Pascua)
 Esta misa se dice en la fiestas de la Virgen de I, II y III clase que no tiene propio. 
En las fiestas de I, II y III clase y en la conmemoración de Santa María en sábado se dice Gloria. En las misas votivas de IV clase durante la semana, se omite. En la Fiestas de I y II clase, se dice Credo. En las fiestas de III clase o la conmemoración de sábado se omite. Ornamentos blancos. Prefacio de la Virgen
Todas las generaciones me llamarán bienaventurada" (Lc 1, 48). La piedad de la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano. La Santísima Virgen es honrada con razón por la Iglesia con un culto especial. Y, en efecto, desde los tiempos más antiguos, se venera a la Santísima Virgen con el título de "Madre de Dios", bajo cuya protección se acogen los fieles suplicantes en todos sus peligros y necesidades. Este culto aunque del todo singular, es esencialmente diferente del culto de adoración que se da al Verbo encarnado, lo mismo que al Padre y al Espíritu Santo, pero lo favorece muy poderosamente y encuentra su expresión en las fiestas litúrgicas dedicadas a la Madre de Dios.

INTROITO Sedulio. V/. Sal 44, 2
Salve sancta Parens, eníxa puérpera Regem qui cælum terrámque regit in sǽcula sæculórum. Allelúja, allelúja V/. Eructávit cor meum verbum bonum dico ego ópera mea Regi. Glória Patri. Salve.
Salve, santa Madre, que diste a luz al Rey que rige los cielos y la tierra por toda la eternidad. Aleluya, aleluya. V/. Hirviendo está el pecho mío en sublimes pensamientos; al Rey digo yo mi canción. V/. Gloria al Padre…

COLECTA
Concéde nos fámulos tuos, quæsumus, Dómine Deus, perpétua mentis et córporis sanitáte gaudére: et, gloriósa beátæ Maríæ semper Vírginis intercessióne, a præsénti liberári tristítia, et ætérna pérfrui lætítia. Per Dóminum.
Te suplicamos, oh Dios y Señor, concedas a tus siervos gozar de la continua salud de alma y cuerpo y que, por la intercesión gloriosa de la bienaventurada Virgen María, nos veamos libres de la tristeza presente y gocemos de la alegría eterna. Por nuestro Señor…

EPÍSTOLA Eclesiástico 24, 14-16
Léctio libri Sapiéntiæ.
Ab inítio, et ante sǽcula creáta sum, et usque ad futúrum sǽculum non désinam, et in habitatióne sancta coram ipso ministrávi. Et sic in Sion firmáta sum, et in civitáte sanctificáta simíliter requiévi, et in Jerúsalem potéstas mea. Et radicávi in pópulo honorificáto, et in parte Dei mei heréditas illíus, et in plenitúdine sanctórum deténtio mea.
Lectura del libro de la Sabiduría.
Desde el principio y antes de los siglos fui creada y no dejaré de existir en todos los siglos venideros; y en el Tabernáculo santo ejercité el ministerio mío ante su acatamiento. Y así fijé mi estancia en Sión, y fue lugar de mi reposo la ciudad santa, y en Jerusalén está el trono mío. Y me arraigué en un pueblo glorioso y en la porción de mi Dios, la cual es su herencia; y mi habitación fue en plena reunión de los santos.

GRADUAL
Benedícta et venerábilis es, Virgo María quæ sine tactu pudóris invénta es mater Salvatóris. V/. Virgo Dei Génitrix, quem totus non capit orbis in tua se clausit víscera factus homo.
Bendita y venerable eres. Oh Virgen María, pues sin menoscabo de tu integridad virginal, te hallaste Madre del Salvador. V/. Oh Virgen, Madre de Dios, el que no cabe en los cielos se encerró en tu seño, al hacerse hombre.

ALELUYA
Allelúja, allelúja. V/. Post partum Virgo invioláta permansísti: Dei Génitrix, intercéde pro nobis. Allelúja.
Aleluya, aleluya. V/. Después del parto, oh Virgen permaneciste pura: Madre de Dios, intercede por nosotros. Aleluya.

En Adviento se dice este verso en el Aleluya:
Allelúja, allelúja. V/. Ave María, grátia plena: Dóminus tecum: benedícta tu in muliéribus. Allelúja.
Aleluya, aleluya. V/. Dios te salve, María, llena de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres. Aleluya.

TRACTO
Desde Septuagésima hasta Pascua se omite el Aleluya y se deice:
Gaude María Virgo, cunctas hǽreses sola interemísti. Quæ Gabriélis Archángeli dictis credidísti. V/. Dum Virgo Deum et hóminem genuísti: et post partum, Virgo, invioláta permansísti. V/. Dei Génitrix, intercéde pro nobis.
Alégrate, oh Virgen María, tu sola destruiste todas las herejías. Tu que creíste lo que dijo el arcángel Gabriel. V/. Siendo virgen engendraste a un Dios y hombre; y después del parto permaneciste Virgen pura. V/. Madre de Dios, intercede por nosotros.

ALELUYA Num 17, 8. Lc 1, 28
En tiempo Pascual, se omite el Gradual y el Tracto, y se dice:
Allelúja, allelúja. V/. Virga Jesse flóruit. Virgo Deum et hóminem génuit: pacem Deus réddidit, in se reconcílians ima summis. Allelúja. V/.  Ave María, grátia plena: Dóminus tecum: benedícta tu in muliéribus. Allelúja.
Aleluya, aleluya. V/. La vara de José floreció; una Virgen dio a luz al Dios y hombre; Dios nos volvió la paz reconciliando en sí mismo y uniendo lo más bajo a los más alto. Aleluya. V/.  Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tu eres entre todas las mujeres. Aleluya.

EVANGELIO  Lc 11, 27-28
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Lucam.
In illo témpore: Loquénte Jesu ad turbas, extóllens vocem quædam múlier de turba, dixit illi: «Beátus venter, qui te portávit, et úbera quæ suxísti.» At ille dixit: «Quinímmo beáti, qui áudiunt verbum Dei, et custódiunt illud.»
Lectura del Santo Evangelio según san Juan
En aquel tiempo; Mientras Jesús hablaba estas cosas a las turbas, aconteció que una mujer de entre el gentío, levantando la voz, le dijo: «Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te criaron». Pero él dijo: «Mejor, bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen».


OFERTORIO 
Ave María, grátia plena: Dóminus tecum: benedícta tu in muliéribus et benedíctus fructus ventris tui. (T.P. Allelúja.)
Bienaventurada eres, Oh Santa Virgen María, y muy digna de toda alabanza, porque de ti ha nacido el sol de justicia, Cristo Dios nuestro. (T.P. Aleluya.)

SECRETA
Tua, Dómine, propitiatióne, et beátæ Maríæ semper Vírginis intercessióne, ad perpétuam atque præséntem hæc oblátio nobis profíciat prosperitátem et pacem. Per Dóminum.
Haz, Señor, que nos aproveche esta oblación para que, por tu gracia y por la intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, logremos la dicha y la paz, así en esta vida como en la otra. Por nuestro señor…

PREFACIO DE LA VIRGEN
Vere dignum et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus: Et te ______________* beátæ Maríæ semper Vírginis collaudáre, benedícere, et predicáre. Quæ et Unigénitum tuum Sancti Spíritus obumbratióne concépit: et virginitátis glória permanénte lumen ætérnum mundo effúdit, Jesum Christum Dóminum nostrum. Per quem majestátem tuam laudant Angeli, adórant Dominatiónes, tremunt Potestátes. Cæli cælorúmque Virtútes, ac beáta Séraphim, sócia exsultatióne concélebrant. Cum quibus et nostras voces, ut admítti júbeas deprecámur, súpplici confessióne dicéntes:
En verdad es digno y justo, equitativo y saludable que en todo tiempo y lugar demos gracias, Señor Santo, Padre omnipotente, Dios eterno y alabarte y bendecirte y glorificarte en la veneración de la bienaventurada siempre Virgen María que concibió a tu Unigénito Hijo por obra del Espíritu Santo y permaneciendo intacta la gloria de su virginidad dio al mundo la luz eterna, Jesucristo Nuestro Señor. Por quien los Ángeles alaban a tu majestad, las dominaciones la adoran, tiemblan las potestades, los cielos y las virtudes de los cielos, y los bienaventurados serafines la celebran con igual júbilo. Te rogamos que con sus alabanzas recibas también las nuestras cuando te decimos con humilde confesión


* VARIANTES EN EL PREFACIO DE LA VIRGEN
En las fiestas de I, II y III clase, se dice: -in Festivitate-
En las misas votivas y en las conmemoración en sábado: -in veneratione-
Otras variantes propias:
11 febrero:  -in Conceptione Inmaculata-
25 de marzo: -in Annuntiatione-
2 de julio: -in Visitatione-
16 de julio: -in Conmemoratione-
15 agosto: -in Assumptione-
8 septiembre: -in Nativitáte-
15 septiembre: -in Transfixione-
 21 noviembre: -in Presentatione-
27 noviembre: -in Conceptione Inmaculata-
8 diciembre: -in Conceptione Inmaculata-
18 diciembre: -in Expectatione-

COMUNION
Beáta víscera Maríæ Vírginis quæ portavérunt ætérni Patris Fílium. (T.P. Allelúja)
Bienaventuradas fueron las entrañas de la Virgen María, que llevaron al Hijo del Eterno Padre. (T.P. Aleluya)

POSCOMUNION
Sumptis, Dómine, salútis nostræ subsídiis: da, quǽsumus, beátæ Maríæ semper Vírginis patrocíniis nos úbique prótegi; in cujus veneratióne hæc tuæ obtúlimus majestáti. Per Dominum.
Habiendo recibido la sagrada prenda de nuestra salvación, otórganos, Señor, que merezcamos ser amparados en todo lugar y tiempo con la protección de la bienaventurada siempre Virgen María, en cuyo obsequio te hemos ofrecido estos dones. Por nuestro Señor…

Transcripto por gentileza de Dña. Ana María Galvez