sábado, 30 de mayo de 2020

Solemnidad de Pentecostés. Guia de los fieles para la santa misa cantada. Kyrial Lux Et Origo

Para descargar gratuitamente los documentos: 1) crea una cuenta, 2) subir algun documento y así se tiene acceso gratis a los que está publicado. La tasa económica es integramente para la empresa Scribd

Solemnidad de Pentecostes. Propio y Ordinario de la santa misa

Para descargar gratuitamente los documentos: 1) crea una cuenta, 2) subir algun documento y así se tiene acceso gratis a los que está publicado. La tasa económica es integramente para la empresa Scribd


ORDINARIO DE LA SANTA MISA REZADA
Forma Extraordinaria del Rito Romano

Preparación
Oraciones al Pie del Altar
[DE PIE]
1. La Señal de la Cruz
(Parado al pie del altar, el sacerdote comienza las Oraciones, mientras el coro canta el Introito:)
V: IN nomine Patris, (+) et Filii, et Spiritus sancti. Amen.
V: EN el nombre del Padre (+) y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

(El sacerdote y el acólito alternan los versos del salmo siguiente.)
V: INTROIBO ad altare Dei.
R: Ad Deum qui laetificat juventutem meam.

V: ENTRARÉ al altar de Dios
R: Hasta Dios, que alegra mi juventud.
2. El Salmo 42: 1-5
Se suprime este salmo en Tiempo de Pasión y en las misas de Requiem
V: JUDICA me, Deus, et discerne causam meam de gente non sancta: ab omine iniquo et doloso erue me.
R: Quia tu es, Deus, fortitudo mea: quare me repulisti, et quare tristis incedo, dum affligit me inimicus?
V: Emitte lucem tuam et veritatem tuam: ipsa me deduxerunt et adduxerunt in montem sanctum tuum, et in tabernacula tua.
R: Et introibo ad altare Dei: ad Deum qui laetificat juventutem meam.
V: Confitebor tibi in cithara, Deus, Deus meus: quare tristis es anima mea, et quare conturbas me?
R: Spera in Deo, quoniam adhuc confitebor illi: salutare vultus mei, et Deus meus.
V: Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto.
R: Sicut erat in principo, et nunc, et semper: et in saecula saeculorum. Amen.
V: Introibo ad altare Dei.
R: Ad Deum qui laetificat juventutem meam.
V: Adjutorium nostrum (+) in nomine Domini.
R: Qui fecit coelum et terram.

V: JÚZGAME, oh Dios, y defiende mi causa contra la gente malvada: del hombre inicuo y mentiroso líbrame.
R: Pues Tú eres, oh Dios, mi fortaleza ¿por qué me rechazas, y por qué ando triste, mientras me aflige el enemigo?
V: Envía tu luz y tu verdad: ellas me han de guiar y conducir a tu monte santo, y a tus moradas.
R: Y entraré al altar de Dios: hasta Dios que alegra mi juventud.
V: Y te alabaré con la citara, oh Dios, Dios mío: ¿por qué estás triste, alma mía, y por qué me turbas?
R: Espera en Dios, que aún lo alabaré: salvación de mi rostro, Dios mío.
V: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
R: Como era en el principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.
V: Entraré al altar de Dios.
R: Hasta Dios, que alegra mi juventud.
V: Nuestro auxilio (+) está en el nombre del Señor.
R: Que hizo el cielo y la tierra.

3. Confesión pública
(Inclinándose, el sacerdote hace su confesión para prepararse para celebrar el sacrificio. Su rezo es contestado por el acólito:)
V: CONFITEOR Deo omnipotenti, beatae Mariae Semper Virgini, beato Michaeli Archangelo, beato Joanni Baptistae, sanctis Apostolis Petro et Paulo, omnibus Sanctis, et vobis fratres, quia peccavi nimis cogitatione verbo, et opere: (Percutit sibi pectus ter, dicens) mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa. Ideo precor beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem Archangelum, beatum Joannem Baptistam, sanctos Apostolos Petrum et Paulum, omnes Sanctos, et vos fratres, orare pro me ad Dominum Deum nostrum.
R. Misereatur tui omnipotens Deus, et dimissis peccatis tuis, perducat te ad vitam aeternam.
V. Amen.
V: Yo, pecador, me confieso a Dios todopoderoso, a la bienaventurada siempre Virgen María, al  bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos y a vosotros hermanos, que pequé gravemente con el pensamiento, palabra, y obra: (dándose tres golpes de pecho) por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos, y a vosotros, hermanos, que roguéis por mí a Dios nuestro Señor.
R. Dios todopoderoso tenga misericordia de ti, y, perdonados tus pecados, te lleve a la vida eterna.
V. Amén.


(Inclinándose, el acólito hace la confesión de nuestra parte, que es contestada por el sacerdote:)
R. CONFITEOR Deo omnipotenti, beatae Mariae semper Virgini, beato Michaeli Archangelo, beato Joanni Baptistae, sanctis Apostolis Petro et Paulo,  omnibus Sanctis, et tibi, pater, quia peccavi nimis cogitatione verbo, et opere: (Percutit sibi pectus ter, dicens) mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa. Ideo precor beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem Archangelum, beatum Joannem Baptistam, sanctos Apostolos Petrum et Paulum, omnes Sanctos, et te, pater, orare pro me ad Dominum Deum nostrum.
V. Misereatur vestri omnipotens Deus, et dimissis peccatis vestris, perducat vos ad vitam aeternam.
R. Amen.
R. Yo, pecador, me confieso a Dios todopoderoso, a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos y a vos, Padre; que pequé mucho con el pensamiento, palabra y obra: (dándose tres golpes de pecho) por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos, y a vos, Padre, que roguéis por mí a Dios nuestro Señor.
V. Dios todopoderoso tenga misericordia de vosotros, y, perdonados vuestros pecados, os lleve a la vida eterna.
R. Amen.
 (El sacerdote da la absolución)
V. INDULGENTIAM, (+) absolutionem, et remissionem peccatorum nostrorum, tribuat nobis omnipotens et misericors Dominus.
R. Amen.
V. Deus, tu conversus vivificabis nos.
R. Et plebs tua laetabitur in te.
V. Ostende nobis Domine, misericordiam tuam.
R. Et salutare tuum da nobis.
V. Domine, exaudi orationem meam.
R. Et clarmor meus ad te veniat.
V. Dominus vobiscum.
R. Et cum spiritu tuo.
V. El Señor omnipotente y misericordioso nos conceda el perdón, (+) la absolución y la remisión de nuestros pecados.
R. Amén.
V. Dios, volviéndote a nosotros, nos darás vida.
R. Y tu pueblo se alegrará en Ti
V. Muéstranos, Señor, tu misericordia.
R. Y danos tu salvación.
V. Señor, escucha mi oración.
R. Y mi llegue a Ti mi clamor.
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

4. El sacerdote sube al altar
 (El sacerdote extiende y después junta sus manos mientras dice “Oremus” y después, asciende al altar rezando la siguiente oración en silencio:)
AUFER a nobis, quaesumus Domine, iniquitates nostras: ut ad Sancta Sanctorum puris mereamur mentibus introire. Per Christum Dominum nostrum. Amen.
Te suplicamos, Señor, que borres nuestras iniquidades, para que merezcamos entrar con pureza de corazón al Santo de los Santos, por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
 (Entonces, colocando sus manos juntas sobre el altar e inclinándose, dice:)
ORAMUS te, Domine, per merita Sanctorum tuorum, (Osculatur Altare in medio) quorum reliquiae hic sunt et ómnium Sanctorum: ut indulgere digneris omnia peccata mea. Amen.
Te rogamos, Señor, que por los méritos de tus Santos, cuyas reliquias están aquí (y besa el Altar) y de todos los Santos, te dignes perdonar todos mis pecados. Amén.

I.            Misa de los catecúmenos
II.           
5. Introito
 (El sacerdote va al Misal, se hace la señal de la cruz y recita la antífona del Introito del día).
Sabiduría 1,7 Salmo 67, 2
Spíritus Dómini replévit orbem terrárum allelúja: et hoc quod continet ómnia, sciéntiam habet vocis, allelúja, allelúja, allelúja. V/. Exsúrgat Deus, et dissipéntur inimíci ejus: et fúgiant, qui odérunt eum, a fácie ejus. V/. Glória Patri et Filio et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio et nunc et semper, et in saecula saeculorum. Amén
El Espíritu del Señor llenó toda la tierra, aleluya, y él, que todo lo abarca, sabe cuánto se dice, aleluya, aleluya, aleluya. V/.  Que se levante Dios  y se dispersen sus enemigos, huyan de su presencia los que le odian. V/.  Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre,  por los siglos de los siglos. Amén.

6. Kyrie Eleison
(Cuando termina, juntando las manos, dice –alternadamente– con sus ministros:)
V. Kyrie, eleison.
R. Kyrie, eleison.
V. Kyrie, eleison.
R. Christe, eleison.
V. Christe, eleison.
R. Christe, eleison.
V. Kyrie, eleison.
R. Kyrie, eleison.
V. Kyrie, eleison
V. Señor, ten piedad.
R. Señor, ten piedad.
V. Señor, ten piedad.
R. Cristo, ten piedad.
V. Cristo, ten piedad.
R. Cristo, ten piedad.
V. Señor, ten piedad.
R. Señor, ten piedad.
V. Señor, ten piedad.

7. El Glória in excélsis

(Estando en medio del altar, el Sacerdote extiende, eleva y junta las manos, se inclina y dice el Glória in excélsis. Cuando termina va con los ministros a sentarse. Todos pueden SENTARSE, mientras el coro termina cantando el Gloria. DE PIE cuando el sacerdote y los ministros se levanten para subir al Altar)

GLORIA in excelsis Deo, et in terra pax hominibus bonae voluntatis. Laudamus te, benedicimus te, adoramus te, glorificamus te. Gratias agimus tibi propter magnam gloriam tuam. Domine Deus rex coelestis, Deus Pater omnipotens. Domine Fili unigenite, Jesu Christe. Domine Deus, Agnus Dei, Filius Patris. Qui tollis peccata mundi, miserere nobis. Qui tollis peccata mundi, suscipe deprecationem nostram. Qui sedes ad dexteram Patris, miserere nobis. Quoniam tu solus Sanctus, tu solus Dominus, tu solus altissimus, Jesu Christe, cum Sancto Spiritu (+) in gloria Dei Patris. Amen.
GLORIA a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad. Te alabamos. Te bendecimos. Te adoramos. Te glorificamos. Te damos gracias por tu inmensa gloria. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Omnipotente. Señor, Hijo unigénito Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre. Tú que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros. Tú, que quitas los pecados del mundo, recibe nuestra suplica. Tú, que estás sentado a la diestra de Dios Padre, ten piedad de nosotros. Porque Tú sólo eres santo. Tú el sólo Señor. Tú el sólo Altísimo, Jesucristo. Con el Espíritu Santo (hacen la señal de la cruz) (+) en la gloria de Dios Padre. Amén.

(El sacerdote besa la piedra del ara del altar en el centro y volviéndose hacia los fieles, dice:)

V. Dominus vobiscum.
R. Et cum spiritu tuo.
Oremus
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
Oremos

8. La Colecta

Deus, qui hodiérna die corda fidélium Sancti Spíritus illustratióne docuísti: da nobis in eódem Spíritu recta sápere; et de ejus semper consolatióne gaudére. Per Dominum Jesum Christum, Filium Tuum, qui Tecum vivit et regnat in unitáte ejúsdem Spiritus Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.
Oh Dios, que hoy has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo. Haznos dóciles a tu Espíritu, para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del mismo Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

9. La Epístola
SENTADOS
Hechos 2,1-11.
Léctio Actuum Apostolórum.
Cum conpleréntur dies Pentecóstes, erant omnes discípuli pariter in eódem loco: et factus est repénte de cælo sonus, tamquam adveniéntis spíritus veheméntis: et replévit totam domum ubi erant sedéntes. Et apparuérunt illis dispertítæ linguæ tamquam ignis, sedítque supra síngulos eórum: et repléti sunt omnes Spíritu Sancto, et cœperunt loqui váriis linguis, prout Spíritus Sanctus dabat éloqui illis. Erant autem in Jerúsalem habitántes Judǽi, viri religiósi ex omni natióne quæ sub cælo est. Facta autem hac voce, convénit multitúdo, et mente confúsa est quóniam audiébat unusquísque lingua sua illos loquéntes. Stupébant autem omnes et mirabántur, dicéntes: «Nonne ecce omnes isti, qui loquúntur, Galilǽi sunt? Et quómodo nos audívimus unusquísque linguam nostram, in qua nati sumus? Parthi, et Medi et Ælamítae, et qui hábitant Mesopotámiam, Judǽam, et Cappadóciam, Pontum, et Asiam, Phrýgiam, et Pamphýliam, Ægýptum, et partes Líbiæ, quæ est circa Cyrénen, et ádvenæ Románi, Judǽi quoque, et Prosélyti, Cretes et Arabes: audívimus loquéntes nostris linguis magnália Dei.»
Lectura de los Hechos de los Apóstoles.
Llegó el día de Pentecostés y estaban todos los discípulos reunidos en un mismo sitio; de pronto vino del cielo un ruido, como de un viento recio, que llenó toda la casa donde estaban. Y vieron aparecer unas lenguas como de fuego que se repartían posándose encima de cada uno. Y todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, según el Espíritu les concedía expresarse. Residían entonces en Jerusalén judíos devotos, oriundos de toda nación  que hay bajo el cielo; al correrse la voz, acudió la multitud y quedaron desconcertados, porque cada uno oía hablar en su propio idioma. Fuera de sí por la sorpresa decían: Pero ¿no son galileos todos esos que están hablando? Entonces ¿cómo es que cada uno les oímos hablar nuestra propia lengua nativa? Partos,  medos, elamitas, habitantes de Mesopotamia, Judea, Capadocia, Ponto, Asia, Frigia, Panfilia, Egipto, zona de Libia fronteriza de Cirene, romanos residentes, judíos y prosélitos, cretenses y árabes les estamos oyendo hablar en nuestras lenguas de las maravillas de Dios.

10. Aleluya
Salmo 103, 30
Allelúja, allelúja. V/. Emítte Spíritum tuum, et creabúntur: et renovábis fáciem terræ. Allelúja.
Aleluya.  Envía tu Espíritu, y créalos, y repuebla la faz de la tierra. Aleluya.
Se hace genuflexión al decir las palabras siguientes.
V/. Veni Sancti Spíritus, reple tuórum corda fidélium: et tui amóris in eis ignem accénde.
V/. Ven, Espíritu Santo, llena el corazón de tus fieles,  enciende en ellos la llama  de tu  amor.

SECUENCIA
Veni, Sancte Spíritus, et emítte cǽlitus lucis tuæ rádium.
Veni, pater páuperum, veni dator múnerum, veni lumen córdium.
Consolátor óptime, dulcis hospes ánimæ, dulce refrigérium.
In labóre réquies, in æstu tempéries, in fletu solátium.
O lux beatíssima, reple cordis íntima tuórum fidélium.
Sine tuo númine, nihil est in hómine, nihil est inóxium.
Lava quod est sórdidum, riga quod est áridum, sana quod est sáucium.
Flecte quod est rígidum, fove quod est frígidum, rege quod est dévium.
Da tuis fidélibus, in te confidéntibus, sacrum septenárium.
Da virtutis méritum, da salutis éxitum, da perenne gáudium.
Amen. Allelúja.
Venid, Espíritu Santo,  y enviad desde el cielo un rayo de vuestra luz.
Venid, Padre de los pobres; venid, dador de todo don; venid, luz de los corazones.
Vos sois el mejor Consolador, el dulce huésped de nuestra alma y su dulce refrigerio.
Sois descanso en el trabajo, alivio en la aflicción y consuelo en el llanto.
¡Oh felicísima luz, llenad lo más íntimo del alma de vuestros fieles.
Sin vuestra inspiración no hay nada en el hombre; nada que sea bueno y recto.
Lavad lo que está manchado, regad lo que está árido, curad lo que está enfermo.
Doblegad lo que es rígido, enfervorizad lo que está frío, dirigid lo que está descarriado. 
Dad a vuestros fieles, que en vos confían, vuestros siete dones.
Dadles el mérito de la virtud, dadles el buen éxito de la salvación, dadles el gozo eterno. Amén. Aleluya.

11. El Evangelio
DE PIE
V. Dominus vobiscum
R. Et cum spiritu tuo
V. El Señor esté con vosotros
R. Y con tu espíritu
Juan 14, 23-31
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem.
In illo témpore: dixit Jesus discípulis suis: «Si quis díligit me sermónem meum servábit, et Pater meus díliget eum, et ad eum veniémus, et mansiónem apud eum faciémus: qui non díligit me, sermones meos non servat. Et sermónem quem audístis, non est meus, sed ejus qui misit me, Patris. Hæc locútus sum vobis, apud vos manens. Paráclitus autem Spíritus Sanctus, quem mittet Pater in nómine meo, ille vos docébit ómnia, et súggeret vobis ómnia quæcúmque dixero vobis. Pacem relínquo vobis, pacem meam do vobis: non quómodo mundus dat, ego do vobis. Non turbétur cor vestrum neque formídet. Audístis quia ego dixi vobis: Vado et vénio ad vos. Si diligerétis me gauderétis útique, quia vado ad Patrem: quia Pater major me est. Et nunc dixi vobis priúsquam fiat: ut cum factum fúerit, credátis. Jam non multa loquar vobíscum. Venit enim princeps mundi hujus, et in me non habet quidquam. Sed ut cognóscat mundus, quia díligo Patrem, et sicut mandátum dedit mihi Pater, sic facio.»
Lectura del Santo Evangelio según san Juan
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: El que me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos morada en Él. El que no me ama, no guarda mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Os he hablado de esto ahora, que estoy a vuestro lado.; pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando  todo lo que yo os he dicho. La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: “Me voy, y vuelvo a vuestro lado”. Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre; porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda sigáis creyendo. Ya no hablaré mucho con vosotros, pues se acerca el príncipe de este mundo; no es que él tenga poder sobre mí, pero es necesario que el mundo comprenda que yo amo al Padre, y que lo que el Padre me manda yo lo hago.

Al final se dice:
R. Laus tibi Christe.

R. Alabanza a Ti, Cristo
(Al final el Sacerdote dice en secreto)
Per evangelica dicta, deleantur nostra delicta.
Por las palabras del Evangelio, sean borrados nuestros delitos.

Sermón
SENTADOS


12. El Credo
DE PIE
Credo in unum Deum, patrem omnipotentem, factorem coeli et terræ, visibilium omnium et in visibilium. Et in unum Dominum Jesum Christum, Filium Dei unigenitum. Et ex Patre natum ante omnia sæcula. Deum de Deo, lumen de lumine, Deum verum de Deo vero. Genitum, non factum, consubstantialem Patri: per quem omnia facta sunt. Qui propter nos homines et propter nostrum salutem descendit de coelis. (Hic genuflectitur) ET INCARNATUS EST DE SPIRITU SANCTO EX MARIA VIRGINE: ET HOMO FACTUS EST. Crucifíxus etiam pro nobis: sub Pontio Pilato passus, et sepultus est. Et resurrexit tertia die, secundum Scripturas. Et ascendit in coelum: sedet ad dexteram Patris. Et iterum venturus est cum gloria judicare vivos et mortuos: cujus regni non erit finis. Et in Spiritum Sanctum, Dominum et vivificantem: qui ex Patre Filioque procedit. Qui cum Patre et Fílio simul adoratur et conglorificatur: qui locutus est per Prophetas. Et unam sanctam catholicam et apostolicam Ecclesiam. Confiteor unum baptisma in remissionem peccatorum. Et exspecto resurrectionem mortuorum. Et vitam venturi sæculi. Amen.
Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todas las cosas visibles e invisibles. Y en un solo Señor, Jesucristo. Hijo unigénito de Dios, y nacido del Padre antes de todos los siglos. Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero. Engendrado, no hecho; consubstancial al Padre: por quien todas las cosas fueron hechas. Quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó de los cielos. (Dobla la rodilla) Y SE ENCARNÓ, POR OBRA DEL ESPÍRITU SANTO, DE MARÍA VIRGEN: Y SE HIZO HOMBRE. Crucificado también por nosotros, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, y fue sepultado. Y resucitó al tercer día, según las Escrituras. Y subió al cielo, y está sentado a la diestra del Padre. Y otra vez ha de venir con gloria para juzgar a los vivos y a los muertos; y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y vivificador. Que del Padre y del Hijo procede. Que con el Padre y el Hijo juntamente es adorado y glorificado. Que habló por los profetas. Creo en la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Y espero la resurrección de los muertos. Y la vida del siglo venidero. Amén.


II. Misa de los fieles

A. Ofrecimiento de la víctima (Ofertorio)

13. El ofertorio
V. Dominus vobiscum
R. Et cum spiritu tuo
V. Oremus
V. El Señor esté con vosotros
R. Y con tu espíritu
V. Oremos
Salmo 67, 29-30
Confírma hoc, Deus, quod operátus es in nobis: a templo tuo, quod est in Jerúsalem, tibi ófferent reges múnera, allelúja.
Confirma, ¡oh Dios!, lo que has hecho en nosotros. A tu templo, de Jerusalén traerán su tributo, aleluya.

SENTADOS
14. El ofrecimiento de la Hostia y del Cáliz
(El Sacerdote ofrece el pan y el vino, los cuales serán convertidos en el Cuerpo y Sangre de Cristo, como oblación a Dios. De aquí en adelante, el sacerdote dirá la mayoría de las oraciones en voz baja. Descubre el Cáliz, toma la patena con la Hostia y dice:)

SUSCIPE, sancte Pater, omnipotens aeterne Deus, hanc immaculatam hostiam, quam ego indignus famulus tuus offero tibi, Deo meo vivo et vero, pro innumerabilibus peccatis, et offensionibus, et negligentiis meis, et pro omnibus circumstantibus, sed et pro omnibus fidelibus christianis vivis atque defunctis: ut mihi, et illis proficiat ad salutem in vitam aeternam. Amen.
RECIBE, oh Padre Santo, omnipotente y eterno Dios, esta que va a ser Hostia inmaculada y que yo, indigno siervo tuyo, te ofrezco a Ti, mi Dios vivo y verdadero, por mis innumerables pecados, ofensas y negligencias, y por todos los circunstantes, así como también por todos los fieles cristianos vivos y difuntos; a fin de que a mí y a ellos nos aproveche para la salvación y vida eterna. Amén.
 (El Sacerdote mezcla el Vino y el Agua y dice:)
DEUS, (+) qui humanae substantiae dignitatem mirabiliter condidisti, et mirabilius reformasti: da nobis per hujus aquae et vini mysterium, ejusdivinitatis esse consortes, qui humanitatis nostrae fieri dignatus est particeps, Jesus Christus Filius tuus Dominus noster: Qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti Deus: per omnia saecula saeculorum. Amen.
DIOS, (+) que maravillosamente formaste la naturaleza humana y más maravillosamente la reformaste: haznos, por el misterio de esta agua y vino, participar de la divinidad de Aquel que se dignó hacerse participante de nuestra humanidad, Jesucristo, tu Hijo Señor nuestro, que, Dios como es, contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Amén.
 (Ofrecimiento del Cáliz)
OFFERIMUS tibi, Domine, calicem salutaris tuam deprecantes clementiam: ut in conspectu divinae majestatis tuae, pro nostra et totius mundi salute com odore suavitatis ascendat. Amen.
Te ofrecemos, Señor, el Cáliz de salvación, implorando de tu clemencia que llegue en olor de suavidad hasta el acatamiento de tu Divina Majestad, para nuestra salvación y la de todo el mundo. Amén.
 (Ofrecimiento del Sacerdote y los fieles)
IN spiritu humilitatis, et in animo contrito suscipiamur a te, Domine, et sic fiat sacrificium nostrum in conspectu tuo hodie, ut placeat tibi, Domine Deus.
CON espíritu humilde y corazón contrito, seamos recibidos por Ti, Señor, y que hoy nuestro sacrificio se ofrezca en tu presencia de modo que te sea grato, Señor Dios.
 (Levanta manos y ojos al cielo, bendiciendo la oblación:)
VENI, Sanctificator omnipotens, aeterne Deus; et bene(+)dic hoc sacrificium, tuo sancto nomini preaeparatum.
VEN, Santificador omnipotente, eterno Dios; y ben(+)dice este sacrificio dedicado a tu santo nombre.

16. Lavatorio de las manos
(A continuación, el Sacerdote se lava las manos mientras reza:)
LAVABO inter inocentes manus meas: et circumdabo altare tuum, Domine:
Ut audiam vocem laudis, et enarrem universa mirabilia tua.
Domine, dilexi decorem domus tuae, et locum habitationis gloriae tuae.
Ne perdas cum impiis, Deus animam meam: et cum viris sanguinum vitam meam:
In quorum minibus iniquitates sunt: dextera eorum repleta est muneribus.
Ego autem in innocentia mea ingressus sum: redime me, et miserere mei.
Pes meus stetit in directo: in ecclesiis benedicam te, Domine.
Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper: et in saecula saeculorum. Amen.
LAVARÉ mis manos entre los inocentes; y me pondré oh Señor, al servicio de tu altar.
Para escuchar el cántico de alabanza, y proclamar todas tus maravillas.
Señor, he amado la hermosura de tu casa, y la mansión de tu gloria.
No pierdas, Dios mío, mi alma con los impíos, ni mi vida con los hombres sanguinarios.
En cuyas manos están las iniquidades, cuya diestra está cargada de sobornos.
Yo, en cambio, he procedido con inocencia; líbrame y ten misericordia de mí.
Mi pie ha permanecido firme en el camino recto: yo te bendeciré, Señor, en las asambleas de los fieles.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

17. La Oración a la Santísima Trinidad
(El Sacerdote se dirige al centro del altar, e inclinado, recita la oración a la Santísima Trinidad:)
SUSCIPE sancta Trinitas, hanc oblationem, quam tibi offerimus ob memoriam passionis, resurrectionis, et ascensionis Jesu Christi Domini nostri: et in monorem beatae Mariae semper Virginis, et beati Joannis Baptistae, et sanctorum Apostolorum Petri et Pauli, et N. (*nombres de los santos cuyas reliquias están en esta ara), et monium Sanctorum: ut illis proficiat ad honorem, nobis autem ad salutem: et illi pro nobis interceder e dignentur in coelis, quorum memoriam agimus in terris. Per eundem  Christum Dominum nostrum. Amen.
RECIBE, oh Trinidad Santa, esta oblación que te ofrecemos en memoria de la Pasión, Resurrección y Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo y en honor de la bienaventurada siempre Virgen María, del bienaventurado San Juan Bautista y de los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, y de éstos y de todos los Santos; para que a ellos les sirva de honor y a nosotros nos aproveche para la salvación, y se dignen interceder por nosotros en el cielo aquellos de quienes hacemos memoria en la tierra. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén. 

18. El Orate fratres
V. ORATE fratres, ut meum ac vestrum sacrificium acceptabile fiat apud Deum Patrem omnipotentem.
R. Suscipiat, Dominus sacrificium de manibus tuis ad laudem et gloriam nominis sui, ad utilitatem quoque nostram, totiusque Ecclesiae suae sanctae.
V. ORAD, hermanos, para que este sacrificio mío y vuestro, sea agradable a Dios Padre Todopoderoso.
R. El Señor reciba de tus manos este sacrificio en alabanza y gloria de su nombre y también para la utilidad nuestra y de toda su Santa Iglesia.

19. La Secreta

Múnera, quǽsumus, Dómine, obláta sanctífica: et corda nostra Sancti Spíritus illustratióne emúnda. Per Dominum Jesum Christum, Filium Tuum, qui Tecum vivit et regnat in unitáte ejúsdem Spiritus Sancti, Deus,
Santifica, Señor, nuestras ofrendas, y, por la luz del Espíritu Santo, purifica nuestros corazones. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios,

B. Inmolación de la víctima (Canon)
DE PIE
20. El Prefacio

V. Per omnia saecula saeculorum.
R. Amen.
V. Dominus vobiscum.
R. Et cum spiritu tuo.
V. Sursum corda.
R. Habemus ad Dominum
V. Gratis agamus Domino Deo nostro.
R. Dignum et justum est.
V. Por todos los siglos de los siglos.
R. Amén.
V. El Señor sea con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. ¡Arriba los corazones!
R. Ya los tenemos unidos al Señor.
V. Demos gracias al Señor Dios nuestro.
R. Digno y justo es.

PREFACIO DEL ESPÍRITU SANTO
Vere dignum et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus: per Christum Dóminum nostrum. Qui ascéndens super omnes cælos, sedénsque ad déxteram tuam, promíssum Spíritum Sanctum [hodiérna die] in fílios adoptiónis effúdit. Quaprópter profúsis gáudiis, totus in orbe terrárum mundus exsúltat. Sed et supérnæ Virtútes, atque angélicæ Potestátes, hymnum glóriæ tuæ cóncinunt, sine fine dicéntes:
Realmente es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, darte gracias, siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo nuestro Señor: Que después de subir al Cielo, donde está sentado a tu derecha, ha derramado (en este día) sobre tus hijos adoptivos el Espíritu Santo que había prometido. Por eso con esta infusión de gozo el mundo entero desborda de alegría, y también los coros celestiales, los Ángeles y los Arcángeles, cantan sin cesar el himno de tu gloria:

21. El Sanctus
SANCTUS, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra gloria tua. Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis.
SANTO, Santo, Santo es el Señor Dios de los Ejércitos. Llenos están los cielos y Tierra de tu gloria. ¡Hosanna en las alturas! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!


EL CANON DE LA MISA
(En silencio, el sacerdote empieza el Canon de la Misa)
22. Las Oraciones anteriores a la Consagración
TE igitur, clementissime Pater, per Jesum Christum Filium tuum, Dominum nostrum, supplices rogamus ac petimus, (Osculatur Altare) uti accepta habeas, et benedicas, haec (+) dona, haec (+) munera, haec (+) sancta sacrificia illibata; in primis quae tibi offerimus pro Ecclesia tua sancta catholica; quam pacificare, custodire, adunare, et regere digneris toto orbe terrarum: una cum fámulo tuo Papa nostro N., et Antistite nostro N. et ómnibus orthodoxis, atque catholicae et apostolicae fidei cultoribus.
TE pedimos, pues, y humildemente te rogamos, oh Padre clementísimo, por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, (besa el Altar) que recibas y bendigas estos dones, estas ofrendas y estos santos y puros sacrificios; que te ofrecemos, en primer lugar, por tu Santa Iglesia católica, para que te dignes darle la paz, guardarla, unificarla, y gobernarla en toda la redondez de la tierra, juntamente con tu ciervo el Papa N., nuestro Prelado N., y todos los que profesan la verdadera fe católica y apostólica.
 (Conmemoración de los Vivos)
MEMENTO, Domine, famulorum, famularumque tuarum N. et N., et omnium circumstantium, quorum tibi fides cognita est, et nota devotio, pro quibus tibi offerimus: vel qui tibi offerunt hoc sacrificium laudis pro se, suisque omnibus: pro redemptione animarum suarum, pro spe salutis, et incolumitis suae: tibique reddunt vota sua aeterno Deo, vivo et vero.
ACUÉRDATE, Señor, de tus siervos y siervas N. y N...., y de todos los circunstantes, cuya fe y devoción te son conocidas; por los que te ofrecemos, o que ellos mismos te ofrecen, este sacrificio de alabanza, por sí y por todos los suyos, por el rescate de sus almas, y por su salud y bienestar corporal; y que también te tributan sus homenajes a Ti, Dios eterno, vivo y verdadero.
 (Conmemoración de los Santos)
PROPIO
Communicántes, et diem sacratíssimum Pentecóstes celebrántes, quo Spíritus Sanctus Apóstolis innúmeris linguis appáruit: sed et memóriam venerántes, in primis gloriósæ semper Vírginis Maríæ, Genetrícis Dei et Dómini nostri Iesu Christi: sed et beáti Ioseph, eiúsdem Vírginis Sponsi, et beatórum Apostolórum ac Mártyrum tuórum, Petri et Pauli, Andréæ, Iacóbi, Ioánnis, Thomæ, Iacóbi Philíppi. Bartholomæi, Matthæi, Simónis et Thaddæi: Lini, Cleti, Cleméntis, Xysti, Cornélii, Cypriáni, Lauréntii, Chrysógoni, Ioánnis et Pauli, Cosmæ et Damiáni: et ómnium Sanctórum tuórum; quorum méritis, precibúsque concédas, ut
Unidos en comunión y celebrando el día sacratísimo, en el que el Espíritu Santo se apareció a los Apóstoles en forma de muchas lenguas de fuego; y venerando también primeramente, la memoria de la gloriosa siempre Virgen María, Madre de Jesucristo, Señor y Dios nuestro, y la de tus bienaventurados Apóstoles y Mártires: Pedro y Pablo, Andrés, Santiago, Juan, Tomás, Santiago, Felipe, Bartolomé, Mateo, Simón y Tadeo, Lino, Clemente, Sixto, Cornelio, Cipriano, Lorenzo, Crisógono, Juan y Pablo, Cosme y Damián, y de todos tus Santos; te pedimos, por sus méritos e intercesión, nos concedas ser fortalecidos en todo con el auxilio de tu protección. Por el mismo Jesucristo N. S. Amén.


23. La Consagración
DE RODILLAS (AL TOQUE DE CAMPANILLA)
(Oblación de la Víctima)
HANC IGITUR PROPIO
Hanc ígitur oblatiónem servitútis nostræ, sed et cunctæ famíliæ tuæ, quam tibi offérimus pro his quoque, quos regeneráre dignátus es ex aqua, et Spíritu Sancto, tribuens eis remissiónem ómnium peccatórum quæsumus, Dómine, ut placátus accípias: diésque nostros in tua pace dispónas, atque ab ætérna damnatióne nos éripi, et in electórum tuórum iúbeas grege numerári. Per Christum Dóminum nostrum. Amen.
POR lo mismo, Señor, te rogamos te dignes admitir favorablemente esta ofrenda en testimonio de nuestra dependencia y de toda tu familia: -que te ofrecemos también por los que te has dignado regenerar con el agua y el Espíritu Santo, dándoles el perdón de los pecados-,: y hacer que pasemos, en paz contigo, los días de nuestra vida, que nos veamos libres de la condenación eterna y seamos por Ti incluidos en el número de tus elegidos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

QUAM oblationem tu, Deus, in ómnibus, quaesumus, (+) benedictam, (+) adscriptam, (+) ratam, rationabilem, acceptabilemque facere digneris: ut nobis (+) Corpus, et (+) Sanguis fiat dilectissimi Filii tui Domini nostri, Jesu Christi.
LA cual ofrenda, suplicamos te, oh Dios te dignes ordenar sea ben(+)dita, adscri(+)ta, ratifi(+)cada, racional y agradable: de suerte que se convierta, para nuestro provecho, en el Cuer(+)po y la San(+)gre de tu muy amado Hijo Jesucristo, Nuestro Señor.

(Consagración de la Hostia)
QUI pridie quam pateretur, accepit panem in sanctas ac venerabiles manus suas, et elevatis oculis in coelum ad te Deum Patrem suum omnipotentem, tibi gratias agens, (+) benedixit, fregit, deditque discipulis suis, dicens: Accipite, et manducate ex hoc omnes.

HOC EST ENIM CORPUS MEUM.
EL cual, la víspera de Su pasión, tomó un pan en Sus santas y venerables manos, y levantando los ojos al cielo en dirección a Ti, oh Dios, su Padre Omnipotente, dándote las gracias, lo ben(+)dijo, lo partió y se lo dio a sus discípulos, diciendo: tomad y comed todos de Él

PORQUE ESTE ES MI CUERPO.

(Consagración del Vino)
SIMILI modo postquam coenatum est, accipiens et hunc praeclarum Calicem in sanctas ac venerabiles manus suas: item tibi gratias agens, (+) benedixit, deditque discipulis suis, dicens: Accipite, et bibite ex eo omnes.
HIC EST ENIM CALIX SANGUINIS MEI, NOVI ET AETERNI TESTAMENTI: MYSTERIUM FIDEI: QUI PRO VOBIS ET PRO MULTIS EFUNDETUR IN REMISSIONEM PECCATORUM.
Haec quotiescumque feceritis, in mei memoriam facietis.
DE igual modo, al terminar la cena tomó también este precioso cáliz en Sus santas y venerables manos, y dándote de nuevo gracias, lo bendi(+)jo, y se lo dio a sus discípulos, diciendo: tomad y bebed todos de Él.
PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, DEL NUEVO Y ETERNO TESTAMENTO: MISTERIO DE FE, QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR MUCHOS EN REMISIÓN DE LOS PECADOS.
Cuantas veces hiciereis esto, hacedlo en memoria de Mí.

24. Las Oraciones posteriores a la Consagración
(Conmemoración de la Pasión, Resurrección y Ascensión del Señor)
UNDE et memores, Domine, nos servi tui, sed et plebs tua sancta, ejusdem Christi Filii tui Domini nostri tam beatae Passionis, nec non et ab inferis Resurrectionis, sed et in coelos gloriosae Ascensionis: offerimus praeclarae majertati tuae de tuis donis ac datis hostiam (+) puram, hostiam (+) sanctam, hostiam (+) immaculatam, Panem (+) sanctum vitae aeternae, et Calicem (+) salutis perpetuae.
SUPRA quae propitio ac sereno vultu respicere digneris; et accepta habere, sicut i accepta habere dignatus es munera pueri tui justi Abel, et sacrificium patriarchae nostri Abrahae, et quod tibi obtulit summus sacerdos tuus Melchisedech, sanctum sacrificium, immaculatam hostiam.
SUPPLICES te rogamus, omnipotens Deus, jube haec perferri per manus sancti Angeli tui in sublime altare tuum, in conspectu dininae majertatis tuae: ut quoquot (osculatur altare) ex hac altaris participatione, sacrocanctum Filii tui (+) Corpus, et Sanguinem (+) sumpserimus, omni benedictione coelesti et gratia repleamur. Per eumdem Christum Dominum nostrum. Amen.
POR lo cual, oh Señor, acordándonos nosotros tus siervos y tu pueblo santo, así de la dichosa Pasión de tu mismo Hijo y Señor nuestro Jesucristo, como de su resurrección del sepulcro, y de su gloriosa Ascensión a los cielos: ofrecemos a tu Majestad, de entre tus dones y dádivas, una Hostia (+) pura, una Hostia (+) santa, una Hostia (+) inmaculada, el Pan (+) Santo de la vida eterna y el Cáliz (+) de perpetua salvación.
SOBRE los cuales dígnate mirar con ojos favorables y semblante apacible, y aceptarlas como tuviste a bien aceptar los dones de tu siervo el inocente Abel, y el Sacrificio de nuestro Patriarca Abrahán, así como también el que te ofreció tu Sumo Sacerdote Melquisedec: sacrificio aquel santo, hostia inmaculada.
HUMILDEMENTE te suplicamos, oh Dios todopoderoso, que mandes transportar estas ofrendas por manos de tu santo Ángel a tu altar celestial y hasta el acatamiento de tu divina Majestad: a fin de que todos cuantos, (besa el altar) comulgando en este altar, recibiéremos el santo (+) Cuerpo y la Sangre (+) de tu Hijo, seamos colmados de todas las bendiciones y gracias celestiales. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
(Conmemoración de los Muertos)
MEMENTO, Domine, famulorum famularumque tuarum N. et N., qui nos praecesserunt cum signo fidei, et dormiunt in somno pacis. Ipsis, Domine, et omnibus in Christo quiescentibus, locum refrigerii, lucis et pacis, ut indulgeas, deprecamur. Per eumdem Christum Dominum nostrum. Amen.
ACUÉRDATE también, Señor, de tus siervos y siervas N... N..., que nos han precedido con la señal de la fe y duermen el sueño de la paz. A ellos, oh Señor, y a todos los que descansan en Cristo, rogámoste los coloques en el lugar del refrigerio, de la luz y de la paz. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

(Invocación de los Santos)
NOBIS quoque peccatoribus famulis tuis, de multitudine miserationum tuarum sperantibus, partem aliquam, et societatem donare digneris, cum tuis sanctis Apostolis et Martyribus: cum Joanne, Stephano, Matthia, Barnaba, Ignatio, Alexandro, Marcellino, Petro, Felicitate, Perpetua, Agatha, Lucia, Agnete, Caecilia, Anastasis, et ómnibus Sanctis tuis: intra quorum nos consortium, non aestimator meritim sed veniae, quaesumus, largitor admitte. Per Christum Dominum nostrum. Per quem haec omnia Domine, Semper bona creas (+), sanctificas (+), vivificas (+), benedicis, et praestas nobis.
También a nosotros, tus siervos pecadores, que confiamos en la abundancia de tu misericordia, dígnate darnos participación y entrada con tus Santos Apóstoles y Mártires: con Juan, Esteban, Matías, Bernabé, Ignacio, Alejandro, Marcelino, Pedro, Felicidad, Perpetua, Águeda, Lucía, Inés, Cecilia, Anastasia, y todos tus Santos: en cuya compañía te rogamos nos admitas, no en atención a nuestros meritos, sino por tu gran misericordia. Por Jesucristo Nuestro Señor. Por quien, Señor, siempre creas todos estos bienes, los santi(+)ficas, los vivi(+)ficas, los ben(+)dices y nos los otorgas.

(Fin del Canon y pequeña Elevación)
PER (+) ipsum, et cum (+) ipso, et in (+) ipso, est tibi Deo Patri (+) omnipotenti, in unitate Spiritus (+) Sancti, omnis honor et gloria.
… Per omnia saecula saeculorum.
R. Amen.
POR Él (+), y con Él (+), y en Él (+), a Ti, Dios Padre (+) Omnipotente, en unión con el Espíritu (+) Santo, se dirige todo honor y gloria.
… Por todos los siglos de los siglos.
R. Amén.
C. Participación de la Víctima (Comunión)
DE PIE
25. El Pater Noster
Oremus
PRAECEPTIS salutaribus moniti, et divina institutione formati, audemus dicere:
PATER noster, qui es in coelis:  anctificetur nomen tuum: adveniat regnum tuum: fiat voluntas tua, sicut in coelo, et in terra. Panem nostrum quotibianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra, sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem:

R. Sed libera nos a malo.
Oremos
Amonestados por preceptos saludables y aleccionados por divina enseñanza, nos atrevemos a decir:
PADRE nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy, y perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación.
R. Mas líbranos del mal.
 (El sacerdote dice en secreto el Amén)

26. El Libera nos y el fraccionamiento de la Hostia
LIBERA nos, quaesumus, Domine, ab omnibus malis, praeteritis, praesentibus, et futuris: et intercedente beata et gloriosa semper Virgine Dei Genitrice Maria, cum beatis Apostolis tuis Petro et Paulo, atque Andrea, et ómnibus Sanctis, da propitius pacem in diebus nostris: ut ope misericordiae tuae adjuti, et a peccato simus semper liberi, et ab omni perturbatione securi.
… per omnia saecula saeculorum.
R. Amen.
PAX (+) Domine sit (+) semper (+) vobiscum.
R. Et cum spiritu tuo.
LÍBRANOS, te suplicamos, Señor, de todos los males pasados, presentes y futuros; y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, Madre de Dios, y de tus bienaventurados Apóstoles San Pedro, San Pablo y San Andrés, y todos los demás Santos danos bondadosamente la paz en nuestros días; a fin de que, asistidos con el auxilio de Tu misericordia, estemos siempre libres de pecado y al abrigo de cualquier perturbación.
… por los siglos de los siglos.
R. Amén.
La paz (+) del Señor (+) sea siempre con (+) vosotros.
R. Y con tu espíritu.

27. La mezcla del Sagrado Cuerpo y la Sangre
HAEC commixtio et consecratio Corporis et Sanguinis Domini nostri Jesu Christi, fiat accipientibus nobis in vitam aeternam. Amen.
Que esta mezcla de los elementos consagrados del Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo, nos aproveche a quienes la recibimos, para la vida eterna. Amén.

28. El Agnus Dei
AGNUS Dei, qui tollis peccata mundi: miserere nobis.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi: miserere nobis.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi: dona nobis pacem.
CORDERO de Dios que quitas los pecados del mundo ¡ten misericordia de nosotros!
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo ¡ten misericordia de nosotros!
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo ¡danos la paz!
DE RODILLAS
29. Las Oraciones preparatorias para la Comunión
DOMINE Jesu Christe, qui dixisti Apostolis tuis: Pacem relinquo vobis, pacem meam do vobis: ne respicias peccata mea, sed fidem Ecclesiae tuae: eamque secundum voluntatem tuam pacificare et coadunare digneris: qui vivis et regnas Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.
DOMINE Jesu Christe, Fili Dei vivi, qui ex voluntate Patris, cooperante Spiritu Sancto, per mortem tuam mundum vivificasti: lebera me per hoc sacrosanctum Corpus et Sanguinem tuum ab ómnibus iniquitatibus meis, et universis malis: et fac me tuis Semper inhaerere mandatis, et a te numquam separari permittas. Qui cum eodem Deo Parte et Spiritu Sancto vivis et regnas Deus in saecula saeculorum. Amen.
PERCEPTIO Corporis tui, Domine Jesu Christe, quod ego indinus sumere praesumo, non mihi proveniat in judicium et condemnationen; sed pro tua pietate prosit mihi ad tutamentum mentis et corporis, et ad medelam percipiendam. Qui vivis et regnas cum Deo Patre in unitate Spiritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.
SEÑOR Jesucristo, que dijiste a tus Apóstoles: Mi paz os dejo, mi paz os doy; no te fijes en mis pecados, sino en la fe de tu Iglesia, a la cual dígnate pacificarla y unirla conforme a tu voluntad. Tú que vives y reinas por todos los siglos de los siglos. Amén.
SEÑOR Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que, por voluntad del Padre y con la cooperación del Espíritu Santo, diste la vida al mundo por tu muerte: líbrame, por tu sagrado Cuerpo y Sangre de todas mis iniquidades y de todos los demás males, y haz que cumpla siempre tus mandamientos y no permitas que jamás me aparte de Ti, quien siendo Dios, vives y reinas con el mismo Dios Padre y con el Espíritu Santo, Por los siglos de los siglos. Amén.
La comunión de tu Cuerpo, Señor Jesucristo, que yo indigno me atrevo a recibir ahora, no se me convierta en motivo de juicio y condenación; sino que, por tu misericordia, me sirva de protección para alma y para cuerpo y de medicina saludable. Tú, que siendo Dios, vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

30. Las Oraciones de la Comunión

(Comunión del sacerdote)
PANEM caelestem accipiam, et nomen Domini invocabo.
Recibiré el Pan celestial, e invocaré el Nombre del Señor.
 (El sacerdote, dándose golpes de pecho, dice:)
DOMINE, non sum dignus, ut intres sub textum meum: sed tantum dic verbo, et sanabitur anima mea. (x3)

CORPUS Domini nostri (+) Jesu Christi custodiat animam meam in vitam aeternam. Amen.
Quid retribuam Domino pro omnibus, quae retribuit mihi? Calicem salutaris accipiam, et nomen Domini invocabo. Laudans invocabo Dominum, et ab inimicis meis salvus ero.
Sanguis Domini nostri Jesu (+) Christi custodiat animam meam in vitam aeternam. Amen.
SEÑOR, yo no soy digno de que entres en mi morada, mas di una sola palabra y quedará sana mi alma. (x3)

EL CUERPO de Nuestro Señor (+) Jesucristo guarde mi alma para la vida eterna. Amén.
¿Con qué compensaré yo al Señor a cambio de todos los bendeficios que me ha concedido? Tomaré el cáliz de la salvación, e invocaré el nombre del Señor. Con alabanzas invocaré al Señor, y quedaré libre de mis enemigos.
La Sangre de Nuestro Señor Jesu(+)cristo guarde mi alma para la vida eterna. Amén.

(Comunión de los fieles)

Preparación de los fieles para la comunión
(En algunos lugares se omite)
R. CONFITEOR Deo omnipotenti, beatae Mariae semper Virgini, beato Michaeli Archangelo, beato Joanni Baptistae, sanctis Apostolis Petro et Paulo,  omnibus Sanctis, et tibi, pater, quia peccavi nimis cogitatione verbo, et opere: (Percutit sibi pectus ter, dicens) mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa. Ideo precor beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem Archangelum, beatum Joannem Baptistam, sanctos Apostolos Petrum et Paulum, omnes Sanctos, et te, pater, orare pro me ad Dominum Deum nostrum.

R. Yo, pecador, me confieso a Dios todopoderoso, a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos y a vos, Padre; que pequé mucho con el pensamiento, palabra y obra: (dándose tres golpes de pecho) por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos, y a vos, Padre, que roguéis por mí a Dios nuestro Señor.
 (El sacerdote da la absolución)
V. Misereatur vestri omnipotens Deus, et dimissis peccatis vestris, perducat vos ad vitam aeternam.
R. Amen.
V. INDULGENTIAM, (+) absolutionem, et remissionem peccatorum vestrorum, tribuat vobis omnipotens et misericors Dominus.
R. Amen.
V. Dios todopoderoso tenga misericordia de vosotros, y, perdonados vuestros pecados, os lleve a la vida eterna.
R. Amen.
V. El Señor omnipotente y misericordioso os conceda el perdón, (+) la absolución y la remisión de vuestros pecados.
R. Amén.

El sacerdote toma el copón y eleva una Hostia mientras dice:)
Ecce Agnus Dei, ecce qui tollit peccata mundi.
He aquí el Cordero de Dios, he aquí el que quita los pecados del mundo.
 (Luego los que van a comulgar repiten tres veces, golpeándose el pecho:)
Domine, non sum dignus, ut intres sub tectum meum, sed tantum dic verbo, et sanabitur anima mea. (x3)
Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa; mas di una sola palabra y mi alma quedará sana. (x3)


Disposiciones para comulgar:
-         Estar en gracia de Dios (no tener conciencia de ningún pecado mortal cometido sin confesar)
-         Observar el ayuno eucarístico, una hora antes de la comunión
-         Acercarse con el debido respeto (salvo impedimento, se debe comulgar de rodillas y en la boca)
-         COMUNIÓN ESPIRITUAL: Yo quisiera, Señor, recibiros con aquella pureza, humildad y devoción con que os recibió vuestra santísima Madre, con el espíritu y fervor de los santos. Amén.

(El Sacerdote va hacia los comulgantes y, trazando una cruz con la Hostia por encima del copón, le da la Comunión a cada fiel diciendo, con el Amén incluido:)
Corpus Domini nostri Jesu (+) Christi custodiat animam tuam in vitam aeternam. Amen.
El Cuerpo de Nuestro Señor Jesu(+)cristo guarde tu alma para la vida eterna. Amén.
 (Después permanecerán DE RODILLAS en sus sitios para dar gracias por el Sumo Bien recibido)

31. Las Oraciones durante las abluciones
(Al purificar la patena:)

Quod ore sumpsimus, Domine, pura mente capiamus: et de munere temporali fiat nobis remedium sempiternum.
Haz, Señor, que asimilemos con alma pura lo que con la boca recibimos, y de don temporal conviértase en remedio sempiterno.
 (Al purificar el cáliz:)
Corpus tuum, Domine, quod sumpsi, et Sanguis, quem potavi, adhaereat visceribus meis: et praesta; ut in me non remaneat scelerum macula, quem pura et sancta refecerunt sacramenta: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum. Amen.
Tu Cuerpo, Señor, que he sumido, y tu Sangre, que he bebido, se adhieran a mis entrañas, y concédeme que no quede mancha alguna de pecado en mí, a quien han alimentado estos puros y santos sacramentos: Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

32. Antífona Comunión
Hechos 2, 2. 4
Factus est repénte de cælo sonus, tamquam adveniéntis spíritus veheméntis, ubi erant sedéntes, allelúja: Et repléti sunt omnes Spíritu Sancto, loquéntes magnália Dei, allelúja, allelúja.
De pronto vino del cielo un ruido, como de viento recio, que llenó toda la casa donde estaban, aleluya; todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a proclamar las maravillas de Dios, aleluya, aleluya.


DE PIE
33. La Oración de Poscomunión

V. Dominus vobiscum.
R. Et cum spiritu tuo.
V. Oremus
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V.Oremos.

Sancti Spíritus, Dómine, corda nostra mundet infúsio: et sui roris íntima aspersíone fœcúndet. Per Dominum Jesum Christum, Filium Tuum, qui Tecum vivit et regnat in in unitáte ejúsdem Spiritus Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.

Tu Espíritu Santo, Señor, descienda sobre nosotros, purifique nuestros corazones y, con el suave rocío de su venida, los vuelva fecundos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

III. Conclusión de la Misa

34. El Ite, Missa est
V. Dominus vobiscum.
R. Et cum spiritu tuo.
V. Ite, missa est.
R. Deo gratias.
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Idos, ha sido enviado.
R. Demos gracias a Dios.

35. La Bendición
(El sacerdote se inclina en el centro del altar, y dice en voz baja:)
Placeat tibi, sancta Trinitas, obsequium servitutis meae: et praesta; ut sacrificium, quod oculis tuae majestatis indignus obtuli, tibi sit acceptabile, mihique et omnibus, pro quibus illud obtuli, sit, te miserante, propitiabile. Per Christum Dominum nostrum. Amen.
Séate agradable, ¡oh Santa Trinidad!, el obsequio de mi servidumbre; y haz que el Sacrificio que yo, indigno, he ofrecido a los ojos de tu Majestad, te sea aceptable, y a mí, y a todos aquellos por quienes lo he ofrecido sea, por tu piedad, propiciatorio. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.
 (Tras lo cual bendice al pueblo:)
DE RODILLAS
Benedicat vos omnipotens Deus.
Pater, et Filius, (+) et Spiritus Sanctus.
R. Amen.
Bedígaos Dios omnipotente.
Padre, e Hijo, (+) y Espíritu Santo.
R. Amén.
DE PIE
36. El último Evangelio
V. Dominus vobiscum.
R. Et cum spiritu tuo.
V. (+) Initium sancti Evangelii secundum Joannem.
R. Gloria tibi, Domine.
In principio erat Verbum et Verbum erat apud Deum, et Deus erat Verbum. Hoc erat in principio apud Deum. Omnia per ipsum facta sunt, et sine ipso factum est nihil quod factum est; in ipso vita erat, et vita erat lux hominum; et lux in tenebris lucet, et tenebrae eam non comprehenderunt. Fuit homo missus a Deo cui nomen erat Joannes. Hic cenit in testimonium, et testimonium perhiberet de lumine, ut omnes per illum. Non erat ille lux, sed ut testimonium perhiberet de lumine. Erat lux vera quae illuminat omnem hominem venientem in hunc mundum. In mundo erat, et mundus per ipsum factus est et mundus eum non cognovits In propria venit, et sui eum non receperunt. Quotquot autem receperunt eum, dedit eis potestatem filios Dei fieri; his qui credunt in nomine eius, qui non ex sanguinibus, neque ex voluntate viri, sed ex deo nati sunt. (Genuflectit dicens) ET VERBUM CARO FACTUM EST, et habitavit in nobis; et vidimus gloriam ejus gloriam quasi Unigenti a Patre, plenum gratiae et veritatis.
R. Deo gratias.
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. (+) Comienzo del Santo Evangelio según San Juan.
R. Gloria a Ti, Señor.
En el principio existía el Verbo y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio en Dios. Por Él fueron hechas todas las cosas: y sin Él no se ha hecho cosa alguna de cuantas han sido hechas. En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres: y esta luz resplandece en medio de las tinieblas, mas las tinieblas no la recibieron. Hubo un Hombre enviado de Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo para dar testimonio de la luz, a fin de que por el todos creyesen. No era él la luz, sino el que debía dar testimonio de la Luz. (El Verbo) era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo no le conoció. Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron. Pero a todos los que le recibieron, que son los que creen en su nombre, díoles potestad de llegar a ser hijos de Dios: los cuales nacen no de la sangre, ni de la voluntad de la carne, ni del querer del hombre, sino de Dios. (Dobla la rodilla) Y EL VERBO SE HIZO CARNE y habitó en medio de nosotros: y nosotros hemos visto su gloria, gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.
R. A Dios gracias.