miércoles, 23 de junio de 2021

24 de junio.- Natividad de San Juan Bautista


24 de junio
NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA, EL PRECURSOR
I clase, blanco
Gloria, Credo y prefacio común
En domingo, conmemoración del domingo y prefacio de la Santísima Trinidad.

He aquí el Cordero de Dios, cuya divinidad pregonan la voz  del cielo  y la paloma divina,  y que aun así  quiso recibir el  bautismo de Juan el Precursor.
Al celebrar la Iglesia el nacimiento de san Juan Bautista festeja la aurora de la salvación. Seis meses antes de Navidad, nos introduce el nacimiento del Precursor en el misterio de la Encarnación y participa de su grandeza.  En la Edad Media se la celebraba como la navidad del verano y tenía también sus tres misas, como la Navidad tiene las suyas; la liturgia subraya los paralelos de ambas fiestas. Véase la secreta y la poscomunión.
San Juan, Profeta del Altísimo, está figurado por Isaías y Jeremías. Como ellos, y con más derecho que ellos, fue sacrificado desde el seno de su madre, con miras a la misión que le esperaba (introito, epístola, gradual). El Evangelio nos refiere los prodigios que acompañaron a su nacimiento; éste debía ser causa de alegría para muchos, y aún sigue siéndolo, y la Iglesia invita todos los años a sus fieles a pedir a Dios, con la gracia de las alegrías sobrenaturales, la de verse siempre guiados en el camino de la salvación eterna.
 El nombre de san Juan Bautista figura en el canon de la misa, encabezando la segunda lista.


INTROITO Isaías 49, 1-2. Salmo 91, 2
De ventre matris meæ vocávit me Dóminus nómine meo: et pósuit os meum ut gládium acútum: sub teguménto manus suæ protéxit me, et pósuit me quasi sagíttam eléctam. V/. Bonum est confitéri Dómino: et psállere nómini tuo, Altíssime. V/. Glória Patri et Filio et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio et nunc et semper, et in saecula saeculorum. Amén
Desde el seno de mi madre me ha llamado el Señor por mi nombre y ha hecho de mi boca cortante espada; bajo la sombra de su mano me ha ocultado y me ha hecho como flecha acerada. V/. Bueno es alabar al Señor y cantar tu nombre, oh Altísimo. V/.  Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre,  por los siglos de los siglos. Amén.

COLECTA
Deus, qui præséntem diem honorábilem nobis in beáti Joánnis nativitáte fecísti: da pópulis tuis spitituálium grátiam gaudiórum; et ómnium fidélium mentes dírige in viam salútis ætérnæ. Per Dominum Jesum Christum, Filium Tuum, qui Tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.
Oh Dios!  Que nos haces honrar este día con el nacimiento de san Juan; concede a tus pueblos la gracia de los goces espirituales, y guía las almas de todos los fieles por el camino de la salvación eterna. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

EPÍSTOLA Isaías 49, 1-7
Este texto de de Isaías, aplicable en muchos de sus rasgos al Precursor, se refiere en realidad al mismo Mesías << luz de las naciones >>, encargado, mediante su predicación, de llevar a todos los pueblos a la adoración del único verdadero Dios. Pero la vocación de Juan Bautista forma una sola con la del Mesías y encuentra en ella todo su sentido.
Léctio Isaíæ Prophétæ.
Audíte insúlæ, et atténdite, pópuli de longe: Dóminus ab útero vocávit me, de ventre matris meæ recordátus est nóminis mei. Et pósuit os meum quasi gládium acútum: in umbra manus suæ protéxit me, et pósuit me sicut sagíttam eléctam: in pháretra sua abscóndit me. Et dixit mihi: Servus meus es tu, Israël, quia in te gloriábor. Et nunc dicit Dóminus, formans me ex útero servum sibi: Ecce dedi te in lucem géntium, ut sis salus mea usque ad extrémum terræ. Reges vidébunt, et consúrgent príncipes, et adorábunt propter Dóminum, et sanctum Israël, qui elégit te.
Lectura del Profeta Isaías.
Oíd, islas y estad atentos, pueblos lejanos. El Señor me ha llamado desde el seno de mi madre; desde las entrañas maternas ha pronunciado mi nombre. Ha hecho de mi boca una cortante espada, me ha cobijado en la sombra de su mano, me ha hecho flecha acerada y me ha escondido en su aljaba. Me ha dicho: Israel, tú eres mi siervo,  en ti me glorificaré. Y ahora, el Señor que me ha formado para siervo suyo desde el seno de mi madre, dice: Yo haré de ti la luz de las naciones, para que mi salvación llegue a los confines de la tierra. Al verte, se levantarán los reyes y se postrarán los príncipes, a causa del Señor, del Santo de Israel que te ha elegido.

GRADUALJeremías 1. 5-9 .
Priúsquam te formárem in útero, novi te: et ántequam exíres de ventre, sanctificávi te. V/. Misit Dóminus manum suam, et tétigit os meum, et dixit mihi.
Antes de formarte en el seno materno, te he conocido; y antes de que nacieras, te he consagrado. V/. Alargó el Señor su mano, y tocó mis labios y me dijo.

ALELUYA Lucas 1, 76
Allelúja, allelúja. V/. Tu, puer, prophéta Altíssimi vocáberis: præíbus ante Dóminum paráre vias ejus. Allelúja.
Aleluya, aleluya. V/. Tú, niño serás llamado Profeta del Altísimo, porque precederás al Señor para preparar sus caminos. Aleluya.


EVANGELIO Lucas 1, 57-68
El nacimiento de Juan Bautista se rodea del misterio de las obras divinas. Su nombre lo dictan desde lo alto; sobre él está la mano del Seño; su nacimiento anuncia la redención de Israel.
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Lucam.
Elísabeth implétum est tempus pariéndi, et péperit fílium. Et audiérunt vicíni, et cognáti ejus, quia magnificávit Dóminus misericórdiam suam cum illa, et congratulabántur ei. Et factum est in die octávo, venérunt circumcídere púerum, et vocábant eum nómine partis sui Zacharíam. Et respóndens mater ejus dixit: Nequáquam, sed vocábitur Joánnes. Et dixérunt ad illam: Quia nemo est in cognatióne tua, qui vocétur hoc nómine. Innuébant autem patri ejus, quem vellet vocári eum. Et póstulans pugillárem, scripsit, dicens: Joánnes est nomen ejus. Et miráti sunt univérsi. Apértum est autem íllico os ejus, et lingua ejus, et loquebátur benedícens Deum. Et factus est timor super omnes vicínos eórum: et super ómnia montána Judǽæ divulgabántur ómnia verba hæc: et posuérunt omnes, qui audíerunt in corde suo, dicéntes: Quis, putas, puer iste erit? Etenim manus Dómini erat cum illo. Et Zacharías pater ejus replétus est Spíritu Sancto, et prophetávit, dicens: Benedíctus Dóminus Deus Israël, quia visitávit et fecit redemptiónem plebis suæ.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
Le llegó a Isabel el tiempo de su alumbramiento, y dio a luz un hijo. Supieron sus vecinos y parientes que Dios había usado con ella de gran misericordia y se congratulaban con ella. El día octavo vinieron a circuncidar al niño, y le llamaban con el nombre de su padre, Zacarías. Mas intervino su madre y dijo: No, sino que ha de llamarse Juan. Le dijeron: Nadie hay en tu familia que tenga ese nombre. Preguntaban por señas al padre del niño, cómo quería que se llamase. Y él, pidiendo la tablilla, escribió así: Juan es su nombre. Y todos se llenaron de admiración. Al instante se abrió su boca y su lengua se soltó y hablaba bendiciendo a Dios. Y se espantaron todos los que vivían en la vecindad, y en toda la montaña de Judea se divulgaban todas estas cosas. Y cuantos las oían, las guardaban en su corazón y se decían: ¿Qué será, pues,  este niño?  Porque,  a la verdad, la mano del Señor estaba con él. Zacarías, su padre, quedó lleno del Espíritu Santo, y profetizó diciendo: Bendito sea el Señor Dios de Israel, porque ha visitado y rescatado a su pueblo.
Se dice Credo

OFERTORIO Salmo 91, 13
Justus ut palma florébit: sicut cedrus, quæ in Libano est, multiplicábitur.
El justo crece como la palma y eleva sus ramas cual cedro del Líbano.

SECRETA
Tua, Dómine, munéribus altária cumulámus: illíus nativitátem hónore débito celebrántes, qui Salvatórem mundi et cécinit adfutúrum, et adésse monstrávit, Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium tuum: Qui tecum vivit et regnat in unitate Spritus Sancti Deus,
Cubrimos, oh Señor, de ofrendas tus altares, para solemnizar con el honor debido la natividad de aquél que nos predijo la venida y nos mostró la presencia del Salvador del mundo, Jesucristo nuestro Señor, tu hijo. El cual vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo y es Dios

PREFACIO COMÚN
Vere dignum et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus: per Christum Dóminum nostrum. Per quem majestátem tuam laudant Angeli, adórant Dominatiónes, tremunt Potestátes. Cæli cælorúmque Virtútes, ac beáta Séraphim, sócia exsultatióne concélebrant. Cum quibus et nostras voces, ut admítti júbeas deprecámur, súpplici confessióne dicéntes:
Verdaderamente es digno y justo, equitativo y saludable que te demos gracias en todo tiempo y lugar ¡Señor Santo, Padre todopoderoso y eterno Dios! Por cuanto, por el Misterio de la Encarnación del Verbo ha brillado a los ojos de nuestra alma un nuevo resplandor de tu gloria: para que al conocer a Dios visiblemente, seamos por Él arrebatados al amor de las cosas invisibles. Y por eso, con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial, entonamos a tu gloria un himno, diciendo sin cesar:

COMUNIÓN Lucas 1, 76
Tu, puer, prophéta Altíssimi vocáberis: præíbus ante fáciem Dómini paráre vias ejus.
Tú, niño, serás llamado profeta del Altísimo, porque precederás al Señor para prepararle sus caminos.

POSCOMUNIÓN 
Sumat Ecclésia tua, Deus, beáti Joánnis Baptístæ generatióne lætítium: per quem suæ regeneratiónis cognóvit auctórem, Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium tuum:  Qui tecum vivit et regnat in unitate Spritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculorum. Amén.

Regocíjese tu Iglesia, Señor, con el nacimiento de san Juan Bautista, por quien ella misma conoció al autor de su propio nacimiento a la vida sobrenatural, a Jesucristo nuestro Señor, Hijo tuyo, el cual vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.




8 de Junio.- Santa Isabel de Portugal, reina y viuda. Propio y Ordinario de la santa misa

 

ORDINARIO DE LA SANTA MISA REZADA

Forma Extraordinaria del Rito Romano

 

Preparación

Oraciones al Pie del Altar

[DE PIE]

1. La Señal de la Cruz

(Parado al pie del altar, el sacerdote comienza las Oraciones, mientras el coro canta el Introito:)

V: IN nomine Patris, (+) et Filii, et Spiritus sancti. Amen.

V: EN el nombre del Padre (+) y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

(El sacerdote y el acólito alternan los versos del salmo siguiente.)

V: INTROIBO ad altare Dei.

R: Ad Deum qui laetificat juventutem meam.

 

V: ENTRARÉ al altar de Dios

R: Hasta Dios, que alegra mi juventud.

2. El Salmo 42: 1-5

Se suprime este salmo en Tiempo de Pasión y en las misas de Requiem

V: JUDICA me, Deus, et discerne causam meam de gente non sancta: ab omine iniquo et doloso erue me.

R: Quia tu es, Deus, fortitudo mea: quare me repulisti, et quare tristis incedo, dum affligit me inimicus?

V: Emitte lucem tuam et veritatem tuam: ipsa me deduxerunt et adduxerunt in montem sanctum tuum, et in tabernacula tua.

R: Et introibo ad altare Dei: ad Deum qui laetificat juventutem meam.

V: Confitebor tibi in cithara, Deus, Deus meus: quare tristis es anima mea, et quare conturbas me?

R: Spera in Deo, quoniam adhuc confitebor illi: salutare vultus mei, et Deus meus.

V: Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto.

R: Sicut erat in principo, et nunc, et semper: et in saecula saeculorum. Amen.

V: Introibo ad altare Dei.

R: Ad Deum qui laetificat juventutem meam.

V: Adjutorium nostrum (+) in nomine Domini.

R: Qui fecit coelum et terram.

 

V: JÚZGAME, oh Dios, y defiende mi causa contra la gente malvada: del hombre inicuo y mentiroso líbrame.

R: Pues Tú eres, oh Dios, mi fortaleza ¿por qué me rechazas, y por qué ando triste, mientras me aflige el enemigo?

V: Envía tu luz y tu verdad: ellas me han de guiar y conducir a tu monte santo, y a tus moradas.

R: Y entraré al altar de Dios: hasta Dios que alegra mi juventud.

V: Y te alabaré con la citara, oh Dios, Dios mío: ¿por qué estás triste, alma mía, y por qué me turbas?

R: Espera en Dios, que aún lo alabaré: salvación de mi rostro, Dios mío.

V: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

R: Como era en el principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

V: Entraré al altar de Dios.

R: Hasta Dios, que alegra mi juventud.

V: Nuestro auxilio (+) está en el nombre del Señor.

R: Que hizo el cielo y la tierra.

 

3. Confesión pública

(Inclinándose, el sacerdote hace su confesión para prepararse para celebrar el sacrificio. Su rezo es contestado por el acólito:)

V: CONFITEOR Deo omnipotenti, beatae Mariae Semper Virgini, beato Michaeli Archangelo, beato Joanni Baptistae, sanctis Apostolis Petro et Paulo, omnibus Sanctis, et vobis fratres, quia peccavi nimis cogitatione verbo, et opere: (Percutit sibi pectus ter, dicens) mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa. Ideo precor beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem Archangelum, beatum Joannem Baptistam, sanctos Apostolos Petrum et Paulum, omnes Sanctos, et vos fratres, orare pro me ad Dominum Deum nostrum.

R. Misereatur tui omnipotens Deus, et dimissis peccatis tuis, perducat te ad vitam aeternam.

V. Amen.

V: Yo, pecador, me confieso a Dios todopoderoso, a la bienaventurada siempre Virgen María, al  bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos y a vosotros hermanos, que pequé gravemente con el pensamiento, palabra, y obra: (dándose tres golpes de pecho) por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos, y a vosotros, hermanos, que roguéis por mí a Dios nuestro Señor.

R. Dios todopoderoso tenga misericordia de ti, y, perdonados tus pecados, te lleve a la vida eterna.

V. Amén.

 

 

(Inclinándose, el acólito hace la confesión de nuestra parte, que es contestada por el sacerdote:)

R. CONFITEOR Deo omnipotenti, beatae Mariae semper Virgini, beato Michaeli Archangelo, beato Joanni Baptistae, sanctis Apostolis Petro et Paulo,  omnibus Sanctis, et tibi, pater, quia peccavi nimis cogitatione verbo, et opere: (Percutit sibi pectus ter, dicens) mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa. Ideo precor beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem Archangelum, beatum Joannem Baptistam, sanctos Apostolos Petrum et Paulum, omnes Sanctos, et te, pater, orare pro me ad Dominum Deum nostrum.

V. Misereatur vestri omnipotens Deus, et dimissis peccatis vestris, perducat vos ad vitam aeternam.

R. Amen.

R. Yo, pecador, me confieso a Dios todopoderoso, a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos y a vos, Padre; que pequé mucho con el pensamiento, palabra y obra: (dándose tres golpes de pecho) por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos, y a vos, Padre, que roguéis por mí a Dios nuestro Señor.

V. Dios todopoderoso tenga misericordia de vosotros, y, perdonados vuestros pecados, os lleve a la vida eterna.

R. Amen.

 (El sacerdote da la absolución)

V. INDULGENTIAM, (+) absolutionem, et remissionem peccatorum nostrorum, tribuat nobis omnipotens et misericors Dominus.

R. Amen.

V. Deus, tu conversus vivificabis nos.

R. Et plebs tua laetabitur in te.

V. Ostende nobis Domine, misericordiam tuam.

R. Et salutare tuum da nobis.

V. Domine, exaudi orationem meam.

R. Et clarmor meus ad te veniat.

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

V. El Señor omnipotente y misericordioso nos conceda el perdón, (+) la absolución y la remisión de nuestros pecados.

R. Amén.

V. Dios, volviéndote a nosotros, nos darás vida.

R. Y tu pueblo se alegrará en Ti

V. Muéstranos, Señor, tu misericordia.

R. Y danos tu salvación.

V. Señor, escucha mi oración.

R. Y mi llegue a Ti mi clamor.

V. El Señor esté con vosotros.

R. Y con tu espíritu.

 

4. El sacerdote sube al altar

 (El sacerdote extiende y después junta sus manos mientras dice “Oremus” y después, asciende al altar rezando la siguiente oración en silencio:)

AUFER a nobis, quaesumus Domine, iniquitates nostras: ut ad Sancta Sanctorum puris mereamur mentibus introire. Per Christum Dominum nostrum. Amen.

Te suplicamos, Señor, que borres nuestras iniquidades, para que merezcamos entrar con pureza de corazón al Santo de los Santos, por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 (Entonces, colocando sus manos juntas sobre el altar e inclinándose, dice:)

ORAMUS te, Domine, per merita Sanctorum tuorum, (Osculatur Altare in medio) quorum reliquiae hic sunt et ómnium Sanctorum: ut indulgere digneris omnia peccata mea. Amen.

Te rogamos, Señor, que por los méritos de tus Santos, cuyas reliquias están aquí (y besa el Altar) y de todos los Santos, te dignes perdonar todos mis pecados. Amén.

 

I.            Misa de los catecúmenos

 

5. Introito

 (El sacerdote va al Misal, se hace la señal de la cruz y recita la antífona del Introito del día).

Salmo 118, 75. 120,1

Cognóvi, Dómine, quia ǽquitas judícia tua, et in veritáte tua humiliásti me: confíge timóre tuo carnes meas, a mandátis tuis tímui. V/.   Beáti immaculáti in via: qui ámbulant in lege Dómini. V/. Glória Patri et Filio et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio et nunc et semper, et in saecula saeculorum. Amén

Reconozco, Señor, que tus juicios son justos, que me has afligido con razón; tiembla de terror ante ti mi carne; temo tus juicios. V/.  Bienaventurados los que, euros en sus sendas, caminan en la ley del Señor. V/.  Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre,  por los siglos de los siglos. Amén.

 

6. Kyrie Eleison

(Cuando termina, juntando las manos, dice –alternadamente– con sus ministros:)

V. Kyrie, eleison.

R. Kyrie, eleison.

V. Kyrie, eleison.

R. Christe, eleison.

V. Christe, eleison.

R. Christe, eleison.

V. Kyrie, eleison.

R. Kyrie, eleison.

V. Kyrie, eleison

V. Señor, ten piedad.

R. Señor, ten piedad.

V. Señor, ten piedad.

R. Cristo, ten piedad.

V. Cristo, ten piedad.

R. Cristo, ten piedad.

V. Señor, ten piedad.

R. Señor, ten piedad.

V. Señor, ten piedad.

 

7. El Glória in excélsis

 

(Estando en medio del altar, el Sacerdote extiende, eleva y junta las manos, se inclina y dice el Glória in excélsis. Cuando termina va con los ministros a sentarse. Todos pueden SENTARSE, mientras el coro termina cantando el Gloria. DE PIE cuando el sacerdote y los ministros se levanten para subir al Altar)

 

GLORIA in excelsis Deo, et in terra pax hominibus bonae voluntatis. Laudamus te, benedicimus te, adoramus te, glorificamus te. Gratias agimus tibi propter magnam gloriam tuam. Domine Deus rex coelestis, Deus Pater omnipotens. Domine Fili unigenite, Jesu Christe. Domine Deus, Agnus Dei, Filius Patris. Qui tollis peccata mundi, miserere nobis. Qui tollis peccata mundi, suscipe deprecationem nostram. Qui sedes ad dexteram Patris, miserere nobis. Quoniam tu solus Sanctus, tu solus Dominus, tu solus altissimus, Jesu Christe, cum Sancto Spiritu (+) in gloria Dei Patris. Amen.

GLORIA a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad. Te alabamos. Te bendecimos. Te adoramos. Te glorificamos. Te damos gracias por tu inmensa gloria. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Omnipotente. Señor, Hijo unigénito Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre. Tú que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros. Tú, que quitas los pecados del mundo, recibe nuestra suplica. Tú, que estás sentado a la diestra de Dios Padre, ten piedad de nosotros. Porque Tú sólo eres santo. Tú el sólo Señor. Tú el sólo Altísimo, Jesucristo. Con el Espíritu Santo (hacen la señal de la cruz) (+) en la gloria de Dios Padre. Amén.

 

(El sacerdote besa la piedra del ara del altar en el centro y volviéndose hacia los fieles, dice:)

 

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

Oremus

V. El Señor esté con vosotros.

R. Y con tu espíritu.

Oremos

 

8. La Colecta

Clementíssime Deus, qui beátam Elísabeth reginam, inter céteras egrégias dotes, béllici furóris sedándi prærogatíva decorásti: da nobis, ejus intercessióne; post mortális vitae, quam supplíciter pétimus, pacem, ad ætérna gáudia perveníre. Per Dominum nostrum Jesum Christum, Filium Tuum, qui Tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.

Dios clemente, que entre otras egregias cualidades adornaste a la bienaventurada Isabel con el don de aplacar el furor de la guerra, concédenos, por su intercesión, que después de la paz, que humildemente te pedimos para esta vida, consigamos el gozo eterno. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.  Amén

 

9. La Epístola

SENTADOS

Proverbios 31, 10-31

Léctio libri Sapiéntiæ.

Mulíerem fortem quis invéniet? Procul, et de últimis fínibus prétium ejus. Confídit in ea cor viri sui, et spóliis non indigébit. Reddet ei bonum, et non malum, ómnibus diébus vitæ suæ. Quæsívit lanam et linum, et operáta est consíllio mánuum suárum. Facta est quasi navis institóris, de longe portans panem suum. Et de nocte surréxit, dedítque prædam domésticis suis. Considerávit agrum, et emit eum: de fructu mánuum suárum plantávit víneam. Accínxit fortitúdine lumbos suos, et roborávit bráchium suum. Gustávit, et vidit, quia bona est negotiátio ejus: non exstinguétur in nocte lucérna ejus. Manum suam misit ad fórtia, et dígiti ejus apprehendérunt fusum. Manum suam apéruit inopi, et palmas suas exténdit ad páuperem. Non timébit dómui suæ a frigóribus nivis: omnes enim doméstici ejus vestíti sunt duplícibus. Stragulátam vestem fecit sibi: byssus et púrpura induméntum ejus. Nóbilis in portis vir ejus, quando séderit cum senatóribus terræ. Síndonem fecit, et véndidit, et cíngulum trádidit Chananǽo. Fortitúdo et decor induméntum ejus, et ridébit in die novíssimo. Os suum apéruit sapiéntiæ, et lex cleméntiæ in lingua ejus. Considerávit sémitas domus suæ, et panem otiósa non comédit. Surrexérunt fíllii ejus, et beatíssimam prædicavérunt: vir ejus, et laudávit eam. Multæ fíliæ congregavérunt divítas: tu supergréssa es univérsas. Fallax grátia, et vana est pulchritúdo: múlier timens Dóminum, ipsa laudábitur. Date ei de fructu mánuum suárum: et laudent eam in portis ópera ejus.

Lectura de libro de la Sabiduría

¿Quién hallará una mujer fuerte? Su precio es, con mucho, mayor que el de las perlas. Confió en ella el corazón de su marido, que no le faltarán ganancias. Ella le acarrea el bienestar y no la desgracia, todos los días de su vida. Busca lana y lino, y trabaja con la habilidad de sus manos. Es como nave de comerciante, que trae víveres de lejos. Se levanta cuando aún es de noche y distribuye la comida a su casa y la tarea a sus criadas. Pone su mira en unas tierras, y las compra; del fruto de sus manos planta una viña. Ciñe vigorosamente sus lomos y arma de vigor sus brazos. Comprueba que marcha bien su negocio; no se apaga su lámpara de noche. Aplica sus manos a la rueca y sus dedos manejan el huso. Abre sus brazos al desdichado y tiende su mano al indigente. No teme para su casa las nieves, porque todos traen vestidos forrados. Se hace ella sus cobertores y se viste de lino y púrpura. Su esposo es respetado a las puertas de la ciudad, cuando se sienta entre los ancianos del país. Ella teje finas telas y las vende y proporciona ceñidores al mercader. La fortaleza y la gracia son sus atavíos; y son de al porvenir. Abre su boca con prudencia y la buena palabra esta sobre su lengua. Vigila la marcha de su casa y no come ociosa el pan. Se levanta sus hijos para aclamarla dichosa; su marido la alaba diciendo: Muchas mujeres se han mostrado valientes, pero tú aventajas a todas. Engañosa es la gracia y vana la hermosura; la mujer que teme al Señor, ésa es digna de alabanza. Dadle del fruto de sus manos, y sean sus obras las que hagan su elogio a las puertas de la ciudad.

 

10. Gradual y Aleluya

 Salmo 44, 3. 5

Diffúsa est grátia in lábiis tuis: proptérea benedíxit te Deus in ætérnum. V/. Propter veritátem, et mansuetúdinem, et justítiam: et dedúcet te mirabíliter déxtera tua.

Se ha derramado la gracia en tus labios; por eso te ha bendecido Dios para siempre. V/. Por la justicia y por la verdad, que tu diestra se distinga por tus brillantes acciones.

Salmo 44, 5

Allelúja, allelúja. V/. Spécie tua, et pulchritúdine tua inténde, próspere procéde, et regna. Allelúja.

Aleluya, aleluya. V/. Con tu gracia y tu hermosura camina, sé feliz y reina. Aleluya.

 

11. El Evangelio

DE PIE

V. Dominus vobiscum

R. Et cum spiritu tuo

V. El Señor esté con vosotros

R. Y con tu espíritu

Mateo 13, 44-52

Sequéntia sancti Evangélii secúndum Mattheum.

In illo témpore: Dixit Jesus discípulis suis parábolam hanc: «Símile est regnum cælórum thesáuro abscóndito in agro: quem qui invénit homo, abscóndit, et præ gáudio illíus vadit, et vendit univérsa quæ habet, et emit agrum illum. Iterum símile est regnum cœlórum hómini negotiatóri, quærénti bonas margarítas. Invénta autem una pretiósa margaríta, ábiit, et véndidit ómnia quæ habuit, et emit eam. Iterum símile est regnum cælórum sagénæ missæ in mare, et ex omni génere píscium congregánti. Quam, cum impléta esset, educéntes, et secus littus sedéntes, elegérunt bonos in vasa, malos autem foras misérunt. Sic erit in consummatióne sǽculi: exíbunt Angeli, et separábunt malos de médio justórum, et mittent eos in camínum ignis: ibi erit flétus, et stridor déntium. Intellexístis hæc ómnia?» Dicunt ei: «Etiam.» Ait illis: «Ideo omnis scriba doctus in regno cælórum símilis est hómini patrifamílias, qui profert de thesáuro suo nova et vétera.»

Lectura del Santo Evangelio según san Mateo.

En aquel tiempo: Dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: Semejante es el reino de los cielos a un tesoro escondido en el campo, que hallándolo un hombre, lo oculta y gozoso va y vende lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos es asimismo semejante a un mercader que busca perlas finas; y hallando una de gran valor, va, y vende cuanto tiene, y la compra. También es semejante el reino de los cielos a una gran red que, echada en el mar, recoge todo género de peces. Una vez repleta, la sacan a la orilla y alii, sentados, recogen los buenos en sus cestas y arrojan los malos. Así será e fin del mundo: saldrán los ángeles y separarán a los malos de los justos, y los echarán en homo del fuego; allí será el llanto y crujir de dientes. ¿Habéis en tendido bien todo esto? Sí, Señor, le respondieron. Entonces añadió: Por eso, todo escriba bien iniciado en el reino de los cielos, es semejante a un padre de familia, que saca de su tesoro lo nuevo y lo viejo.

 

Al final se dice:

R. Laus tibi Christe.

 

R. Alabanza a Ti, Cristo

(Al final el Sacerdote dice en secreto)

Per evangelica dicta, deleantur nostra delicta.

Por las palabras del Evangelio, sean borrados nuestros delitos.

 

Sermón

SENTADOS

 

 

II. Misa de los fieles

 

A. Ofrecimiento de la víctima (Ofertorio)

 

13. El ofertorio

V. Dominus vobiscum

R. Et cum spiritu tuo

V. Oremus

V. El Señor esté con vosotros

R. Y con tu espíritu

V. Oremos

Salmo 44, 3

Diffúsa est grátia in lábiis tuis: proptérea benedíxit te Deus in ætérnum, et in sǽculum sǽculi.

Se ha derramado la gracia en tus labios; por eso te ha bendecido Dios para siempre y por los siglos de los siglos.

 

SENTADOS

14. El ofrecimiento de la Hostia y del Cáliz

(El Sacerdote ofrece el pan y el vino, los cuales serán convertidos en el Cuerpo y Sangre de Cristo, como oblación a Dios. De aquí en adelante, el sacerdote dirá la mayoría de las oraciones en voz baja. Descubre el Cáliz, toma la patena con la Hostia y dice:)

 

SUSCIPE, sancte Pater, omnipotens aeterne Deus, hanc immaculatam hostiam, quam ego indignus famulus tuus offero tibi, Deo meo vivo et vero, pro innumerabilibus peccatis, et offensionibus, et negligentiis meis, et pro omnibus circumstantibus, sed et pro omnibus fidelibus christianis vivis atque defunctis: ut mihi, et illis proficiat ad salutem in vitam aeternam. Amen.

RECIBE, oh Padre Santo, omnipotente y eterno Dios, esta que va a ser Hostia inmaculada y que yo, indigno siervo tuyo, te ofrezco a Ti, mi Dios vivo y verdadero, por mis innumerables pecados, ofensas y negligencias, y por todos los circunstantes, así como también por todos los fieles cristianos vivos y difuntos; a fin de que a mí y a ellos nos aproveche para la salvación y vida eterna. Amén.

 (El Sacerdote mezcla el Vino y el Agua y dice:)

DEUS, (+) qui humanae substantiae dignitatem mirabiliter condidisti, et mirabilius reformasti: da nobis per hujus aquae et vini mysterium, ejusdivinitatis esse consortes, qui humanitatis nostrae fieri dignatus est particeps, Jesus Christus Filius tuus Dominus noster: Qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti Deus: per omnia saecula saeculorum. Amen.

DIOS, (+) que maravillosamente formaste la naturaleza humana y más maravillosamente la reformaste: haznos, por el misterio de esta agua y vino, participar de la divinidad de Aquel que se dignó hacerse participante de nuestra humanidad, Jesucristo, tu Hijo Señor nuestro, que, Dios como es, contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Amén.

 (Ofrecimiento del Cáliz)

OFFERIMUS tibi, Domine, calicem salutaris tuam deprecantes clementiam: ut in conspectu divinae majestatis tuae, pro nostra et totius mundi salute com odore suavitatis ascendat. Amen.

Te ofrecemos, Señor, el Cáliz de salvación, implorando de tu clemencia que llegue en olor de suavidad hasta el acatamiento de tu Divina Majestad, para nuestra salvación y la de todo el mundo. Amén.

 (Ofrecimiento del Sacerdote y los fieles)

IN spiritu humilitatis, et in animo contrito suscipiamur a te, Domine, et sic fiat sacrificium nostrum in conspectu tuo hodie, ut placeat tibi, Domine Deus.

CON espíritu humilde y corazón contrito, seamos recibidos por Ti, Señor, y que hoy nuestro sacrificio se ofrezca en tu presencia de modo que te sea grato, Señor Dios.

 (Levanta manos y ojos al cielo, bendiciendo la oblación:)

VENI, Sanctificator omnipotens, aeterne Deus; et bene(+)dic hoc sacrificium, tuo sancto nomini preaeparatum.

VEN, Santificador omnipotente, eterno Dios; y ben(+)dice este sacrificio dedicado a tu santo nombre.

 

16. Lavatorio de las manos

(A continuación, el Sacerdote se lava las manos mientras reza:)

LAVABO inter inocentes manus meas: et circumdabo altare tuum, Domine:

Ut audiam vocem laudis, et enarrem universa mirabilia tua.

Domine, dilexi decorem domus tuae, et locum habitationis gloriae tuae.

Ne perdas cum impiis, Deus animam meam: et cum viris sanguinum vitam meam:

In quorum minibus iniquitates sunt: dextera eorum repleta est muneribus.

Ego autem in innocentia mea ingressus sum: redime me, et miserere mei.

Pes meus stetit in directo: in ecclesiis benedicam te, Domine.

Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper: et in saecula saeculorum. Amen.

LAVARÉ mis manos entre los inocentes; y me pondré oh Señor, al servicio de tu altar.

Para escuchar el cántico de alabanza, y proclamar todas tus maravillas.

Señor, he amado la hermosura de tu casa, y la mansión de tu gloria.

No pierdas, Dios mío, mi alma con los impíos, ni mi vida con los hombres sanguinarios.

En cuyas manos están las iniquidades, cuya diestra está cargada de sobornos.

Yo, en cambio, he procedido con inocencia; líbrame y ten misericordia de mí.

Mi pie ha permanecido firme en el camino recto: yo te bendeciré, Señor, en las asambleas de los fieles.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

 

17. La Oración a la Santísima Trinidad

(El Sacerdote se dirige al centro del altar, e inclinado, recita la oración a la Santísima Trinidad:)

SUSCIPE sancta Trinitas, hanc oblationem, quam tibi offerimus ob memoriam passionis, resurrectionis, et ascensionis Jesu Christi Domini nostri: et in monorem beatae Mariae semper Virginis, et beati Joannis Baptistae, et sanctorum Apostolorum Petri et Pauli, et N. (*nombres de los santos cuyas reliquias están en esta ara), et monium Sanctorum: ut illis proficiat ad honorem, nobis autem ad salutem: et illi pro nobis interceder e dignentur in coelis, quorum memoriam agimus in terris. Per eundem  Christum Dominum nostrum. Amen.

RECIBE, oh Trinidad Santa, esta oblación que te ofrecemos en memoria de la Pasión, Resurrección y Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo y en honor de la bienaventurada siempre Virgen María, del bienaventurado San Juan Bautista y de los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, y de éstos y de todos los Santos; para que a ellos les sirva de honor y a nosotros nos aproveche para la salvación, y se dignen interceder por nosotros en el cielo aquellos de quienes hacemos memoria en la tierra. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén. 

 

18. El Orate fratres

V. ORATE fratres, ut meum ac vestrum sacrificium acceptabile fiat apud Deum Patrem omnipotentem.

R. Suscipiat, Dominus sacrificium de manibus tuis ad laudem et gloriam nominis sui, ad utilitatem quoque nostram, totiusque Ecclesiae suae sanctae.

V. ORAD, hermanos, para que este sacrificio mío y vuestro, sea agradable a Dios Padre Todopoderoso.

R. El Señor reciba de tus manos este sacrificio en alabanza y gloria de su nombre y también para la utilidad nuestra y de toda su Santa Iglesia.

 

19. La Secreta

Accépta tibi sit, Dómine, sacrátæ plebis oblátio pro tuórum honóre Sanctórum: quorum se méritis, de tribulatióne percepísse cognóscit auxílium. Per Dominum nostrum Jesum Christum, Filium Tuum, qui Tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti, Deus,

Acepta, Señor, la oblación de tu pueblo hecha en honor de tus santos; por cuyos méritos reconoce haber recibido auxilio en la tribulación.  Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios

 

B. Inmolación de la víctima (Canon)

DE PIE

20. El Prefacio

 

V. Per omnia saecula saeculorum.

R. Amen.

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

V. Sursum corda.

R. Habemus ad Dominum

V. Gratis agamus Domino Deo nostro.

R. Dignum et justum est.

V. Por todos los siglos de los siglos.

R. Amén.

V. El Señor sea con vosotros.

R. Y con tu espíritu.

V. ¡Arriba los corazones!

R. Ya los tenemos unidos al Señor.

V. Demos gracias al Señor Dios nuestro.

R. Digno y justo es.

PREFACIO COMÚN

Vere dignum et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus: per Christum Dóminum nostrum. Per quem majestátem tuam laudant Angeli, adórant Dominatiónes, tremunt Potestátes. Cæli cælorúmque Virtútes, ac beáta Séraphim, sócia exsultatióne concélebrant. Cum quibus et nostras voces, ut admítti júbeas deprecámur, súpplici confessióne dicéntes:

Verdaderamente es digno y justo, equitativo y saludable que te demos gracias en todo tiempo y lugar ¡Señor Santo, Padre todopoderoso y eterno Dios! Por cuanto, por el Misterio de la Encarnación del Verbo ha brillado a los ojos de nuestra alma un nuevo resplandor de tu gloria: para que al conocer a Dios visiblemente, seamos por Él arrebatados al amor de las cosas invisibles. Y por eso, con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial, entonamos a tu gloria un himno, diciendo sin cesar:

 

21. El Sanctus

SANCTUS, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra gloria tua. Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis.

SANTO, Santo, Santo es el Señor Dios de los Ejércitos. Llenos están los cielos y Tierra de tu gloria. ¡Hosanna en las alturas! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!

 

 

EL CANON DE LA MISA

(En silencio, el sacerdote empieza el Canon de la Misa)

22. Las Oraciones anteriores a la Consagración

TE igitur, clementissime Pater, per Jesum Christum Filium tuum, Dominum nostrum, supplices rogamus ac petimus, (Osculatur Altare) uti accepta habeas, et benedicas, haec (+) dona, haec (+) munera, haec (+) sancta sacrificia illibata; in primis quae tibi offerimus pro Ecclesia tua sancta catholica; quam pacificare, custodire, adunare, et regere digneris toto orbe terrarum: una cum fámulo tuo Papa nostro N., et Antistite nostro N. et ómnibus orthodoxis, atque catholicae et apostolicae fidei cultoribus.

TE pedimos, pues, y humildemente te rogamos, oh Padre clementísimo, por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, (besa el Altar) que recibas y bendigas estos dones, estas ofrendas y estos santos y puros sacrificios; que te ofrecemos, en primer lugar, por tu Santa Iglesia católica, para que te dignes darle la paz, guardarla, unificarla, y gobernarla en toda la redondez de la tierra, juntamente con tu ciervo el Papa N., nuestro Prelado N., y todos los que profesan la verdadera fe católica y apostólica.

 (Conmemoración de los Vivos)

MEMENTO, Domine, famulorum, famularumque tuarum N. et N., et omnium circumstantium, quorum tibi fides cognita est, et nota devotio, pro quibus tibi offerimus: vel qui tibi offerunt hoc sacrificium laudis pro se, suisque omnibus: pro redemptione animarum suarum, pro spe salutis, et incolumitis suae: tibique reddunt vota sua aeterno Deo, vivo et vero.

ACUÉRDATE, Señor, de tus siervos y siervas N. y N...., y de todos los circunstantes, cuya fe y devoción te son conocidas; por los que te ofrecemos, o que ellos mismos te ofrecen, este sacrificio de alabanza, por sí y por todos los suyos, por el rescate de sus almas, y por su salud y bienestar corporal; y que también te tributan sus homenajes a Ti, Dios eterno, vivo y verdadero.

 Conmemoración de los Santos)

COMMUNICANTES, et memoriam venerantes in primis gloriosae semper Virginis Mariae, Genitricis Dei et Domini nostri Jesu Christi: sed et beatorum Joseph ejusdem Virginis Sponsi, et beatorum Apostolorum ac Martyrum tuorum, Petri et Pauli, Andreae, Jacobi, Joannis, Thomae, Jacobi, Philippi, Bartholomaei, Matthaei, Simonis, et Thaddaei: Lini, Cleti, Clementis, Xysti, Cornelii, Cypriani, Laurentii, Chrysogoni, Joannis et Pauli, Cosmae et Damiani, et ómnium Sanctorum tuorum; quorum meritis precibusque concedas, ut in omnibus protectionis tuae muniamur auxilio. Per eundem Christum Dominum nostrum. Amen.

UNIDOS por la comunión de los Santos y honrando, primeramente, la memoria de la gloriosa siempre Virgen María, Madre de Jesucristo, Señor y Dios nuestro, y la de tus bienaventurados Apóstoles y Mártires: Pedro y Pablo, Andrés, Santiago, Juan, Tomás, Santiago, Felipe, Bartolomé, Mateo, Simón y Tadeo, Lino, Clemente, Sixto, Cornelio, Cipriano, Lorenzo, Crisógono, Juan y Pablo, Cosme y Damián, y de todos tus Santos; te pedimos, por sus méritos e intercesión, nos concedas ser fortalecidos en todo con el auxilio de tu protección. Por el mismo Jesucristo N. S. Amén.

 

23. La Consagración

                                                    DE RODILLAS (AL TOQUE DE CAMPANILLA)

(Oblación de la Víctima)

HANC igitur oblationem servitutis nostrae, sed et cunctae familiae tuae quaesumus, Domine, ut placatus accipias: diesque nostros in tua pace disponas, atque ab aeterna damnatione nos eripi, et in electorum tuorum jubeas grege numerari. Per Christum Dominum nostrum. Amen.

QUAM oblationem tu, Deus, in ómnibus, quaesumus, (+) benedictam, (+) adscriptam, (+) ratam, rationabilem, acceptabilemque facere digneris: ut nobis (+) Corpus, et (+) Sanguis fiat dilectissimi Filii tui Domini nostri, Jesu Christi.

POR lo mismo, Señor, te rogamos te dignes admitir favorablemente esta ofrenda en testimonio de nuestra dependencia y de toda tu familia: y hacer que pasemos, en paz contigo, los días de nuestra vida, que nos veamos libres de la condenación eterna y seamos por Ti incluidos en el número de tus elegidos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

LA cual ofrenda, suplicamos te, oh Dios te dignes ordenar sea ben(+)dita, adscri(+)ta, ratifi(+)cada, racional y agradable: de suerte que se convierta, para nuestro provecho, en el Cuer(+)po y la San(+)gre de tu muy amado Hijo Jesucristo, Nuestro Señor.

 

(Consagración de la Hostia)

QUI pridie quam pateretur, accepit panem in sanctas ac venerabiles manus suas, et elevatis oculis in coelum ad te Deum Patrem suum omnipotentem, tibi gratias agens, (+) benedixit, fregit, deditque discipulis suis, dicens: Accipite, et manducate ex hoc omnes.

 

HOC EST ENIM CORPUS MEUM.

EL cual, la víspera de Su pasión, tomó un pan en Sus santas y venerables manos, y levantando los ojos al cielo en dirección a Ti, oh Dios, su Padre Omnipotente, dándote las gracias, lo ben(+)dijo, lo partió y se lo dio a sus discípulos, diciendo: tomad y comed todos de Él

 

PORQUE ESTE ES MI CUERPO.

 

(Consagración del Vino)

SIMILI modo postquam coenatum est, accipiens et hunc praeclarum Calicem in sanctas ac venerabiles manus suas: item tibi gratias agens, (+) benedixit, deditque discipulis suis, dicens: Accipite, et bibite ex eo omnes.

HIC EST ENIM CALIX SANGUINIS MEI, NOVI ET AETERNI TESTAMENTI: MYSTERIUM FIDEI: QUI PRO VOBIS ET PRO MULTIS EFUNDETUR IN REMISSIONEM PECCATORUM.

Haec quotiescumque feceritis, in mei memoriam facietis.

DE igual modo, al terminar la cena tomó también este precioso cáliz en Sus santas y venerables manos, y dándote de nuevo gracias, lo bendi(+)jo, y se lo dio a sus discípulos, diciendo: tomad y bebed todos de Él.

PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, DEL NUEVO Y ETERNO TESTAMENTO: MISTERIO DE FE, QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR MUCHOS EN REMISIÓN DE LOS PECADOS.

Cuantas veces hiciereis esto, hacedlo en memoria de Mí.

 

24. Las Oraciones posteriores a la Consagración

(Conmemoración de la Pasión, Resurrección y Ascensión del Señor)

UNDE et memores, Domine, nos servi tui, sed et plebs tua sancta, ejusdem Christi Filii tui Domini nostri tam beatae Passionis, nec non et ab inferis Resurrectionis, sed et in coelos gloriosae Ascensionis: offerimus praeclarae majertati tuae de tuis donis ac datis hostiam (+) puram, hostiam (+) sanctam, hostiam (+) immaculatam, Panem (+) sanctum vitae aeternae, et Calicem (+) salutis perpetuae.

SUPRA quae propitio ac sereno vultu respicere digneris; et accepta habere, sicut i accepta habere dignatus es munera pueri tui justi Abel, et sacrificium patriarchae nostri Abrahae, et quod tibi obtulit summus sacerdos tuus Melchisedech, sanctum sacrificium, immaculatam hostiam.

SUPPLICES te rogamus, omnipotens Deus, jube haec perferri per manus sancti Angeli tui in sublime altare tuum, in conspectu dininae majertatis tuae: ut quoquot (osculatur altare) ex hac altaris participatione, sacrocanctum Filii tui (+) Corpus, et Sanguinem (+) sumpserimus, omni benedictione coelesti et gratia repleamur. Per eumdem Christum Dominum nostrum. Amen.

POR lo cual, oh Señor, acordándonos nosotros tus siervos y tu pueblo santo, así de la dichosa Pasión de tu mismo Hijo y Señor nuestro Jesucristo, como de su resurrección del sepulcro, y de su gloriosa Ascensión a los cielos: ofrecemos a tu Majestad, de entre tus dones y dádivas, una Hostia (+) pura, una Hostia (+) santa, una Hostia (+) inmaculada, el Pan (+) Santo de la vida eterna y el Cáliz (+) de perpetua salvación.

SOBRE los cuales dígnate mirar con ojos favorables y semblante apacible, y aceptarlas como tuviste a bien aceptar los dones de tu siervo el inocente Abel, y el Sacrificio de nuestro Patriarca Abrahán, así como también el que te ofreció tu Sumo Sacerdote Melquisedec: sacrificio aquel santo, hostia inmaculada.

HUMILDEMENTE te suplicamos, oh Dios todopoderoso, que mandes transportar estas ofrendas por manos de tu santo Ángel a tu altar celestial y hasta el acatamiento de tu divina Majestad: a fin de que todos cuantos, (besa el altar) comulgando en este altar, recibiéremos el santo (+) Cuerpo y la Sangre (+) de tu Hijo, seamos colmados de todas las bendiciones y gracias celestiales. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

(Conmemoración de los Muertos)

MEMENTO, Domine, famulorum famularumque tuarum N. et N., qui nos praecesserunt cum signo fidei, et dormiunt in somno pacis. Ipsis, Domine, et omnibus in Christo quiescentibus, locum refrigerii, lucis et pacis, ut indulgeas, deprecamur. Per eumdem Christum Dominum nostrum. Amen.

ACUÉRDATE también, Señor, de tus siervos y siervas N... N..., que nos han precedido con la señal de la fe y duermen el sueño de la paz. A ellos, oh Señor, y a todos los que descansan en Cristo, rogámoste los coloques en el lugar del refrigerio, de la luz y de la paz. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 

(Invocación de los Santos)

NOBIS quoque peccatoribus famulis tuis, de multitudine miserationum tuarum sperantibus, partem aliquam, et societatem donare digneris, cum tuis sanctis Apostolis et Martyribus: cum Joanne, Stephano, Matthia, Barnaba, Ignatio, Alexandro, Marcellino, Petro, Felicitate, Perpetua, Agatha, Lucia, Agnete, Caecilia, Anastasis, et ómnibus Sanctis tuis: intra quorum nos consortium, non aestimator meritim sed veniae, quaesumus, largitor admitte. Per Christum Dominum nostrum. Per quem haec omnia Domine, Semper bona creas (+), sanctificas (+), vivificas (+), benedicis, et praestas nobis.

También a nosotros, tus siervos pecadores, que confiamos en la abundancia de tu misericordia, dígnate darnos participación y entrada con tus Santos Apóstoles y Mártires: con Juan, Esteban, Matías, Bernabé, Ignacio, Alejandro, Marcelino, Pedro, Felicidad, Perpetua, Águeda, Lucía, Inés, Cecilia, Anastasia, y todos tus Santos: en cuya compañía te rogamos nos admitas, no en atención a nuestros meritos, sino por tu gran misericordia. Por Jesucristo Nuestro Señor. Por quien, Señor, siempre creas todos estos bienes, los santi(+)ficas, los vivi(+)ficas, los ben(+)dices y nos los otorgas.

 

(Fin del Canon y pequeña Elevación)

PER (+) ipsum, et cum (+) ipso, et in (+) ipso, est tibi Deo Patri (+) omnipotenti, in unitate Spiritus (+) Sancti, omnis honor et gloria.

… Per omnia saecula saeculorum.

R. Amen.

POR Él (+), y con Él (+), y en Él (+), a Ti, Dios Padre (+) Omnipotente, en unión con el Espíritu (+) Santo, se dirige todo honor y gloria.

… Por todos los siglos de los siglos.

R. Amén.

C. Participación de la Víctima (Comunión)

DE PIE

25. El Pater Noster

Oremus

PRAECEPTIS salutaribus moniti, et divina institutione formati, audemus dicere:

PATER noster, qui es in coelis:  anctificetur nomen tuum: adveniat regnum tuum: fiat voluntas tua, sicut in coelo, et in terra. Panem nostrum quotibianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra, sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem:

 

R. Sed libera nos a malo.

Oremos

Amonestados por preceptos saludables y aleccionados por divina enseñanza, nos atrevemos a decir:

PADRE nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy, y perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación.

R. Mas líbranos del mal.

 (El sacerdote dice en secreto el Amén)

 

26. El Libera nos y el fraccionamiento de la Hostia

LIBERA nos, quaesumus, Domine, ab omnibus malis, praeteritis, praesentibus, et futuris: et intercedente beata et gloriosa semper Virgine Dei Genitrice Maria, cum beatis Apostolis tuis Petro et Paulo, atque Andrea, et ómnibus Sanctis, da propitius pacem in diebus nostris: ut ope misericordiae tuae adjuti, et a peccato simus semper liberi, et ab omni perturbatione securi.

… per omnia saecula saeculorum.

R. Amen.

PAX (+) Domine sit (+) semper (+) vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

LÍBRANOS, te suplicamos, Señor, de todos los males pasados, presentes y futuros; y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, Madre de Dios, y de tus bienaventurados Apóstoles San Pedro, San Pablo y San Andrés, y todos los demás Santos danos bondadosamente la paz en nuestros días; a fin de que, asistidos con el auxilio de Tu misericordia, estemos siempre libres de pecado y al abrigo de cualquier perturbación.

… por los siglos de los siglos.

R. Amén.

La paz (+) del Señor (+) sea siempre con (+) vosotros.

R. Y con tu espíritu.

 

27. La mezcla del Sagrado Cuerpo y la Sangre

HAEC commixtio et consecratio Corporis et Sanguinis Domini nostri Jesu Christi, fiat accipientibus nobis in vitam aeternam. Amen.

Que esta mezcla de los elementos consagrados del Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo, nos aproveche a quienes la recibimos, para la vida eterna. Amén.

 

28. El Agnus Dei

AGNUS Dei, qui tollis peccata mundi: miserere nobis.

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi: miserere nobis.

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi: dona nobis pacem.

CORDERO de Dios que quitas los pecados del mundo ¡ten misericordia de nosotros!

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo ¡ten misericordia de nosotros!

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo ¡danos la paz!

DE RODILLAS

29. Las Oraciones preparatorias para la Comunión

DOMINE Jesu Christe, qui dixisti Apostolis tuis: Pacem relinquo vobis, pacem meam do vobis: ne respicias peccata mea, sed fidem Ecclesiae tuae: eamque secundum voluntatem tuam pacificare et coadunare digneris: qui vivis et regnas Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.

DOMINE Jesu Christe, Fili Dei vivi, qui ex voluntate Patris, cooperante Spiritu Sancto, per mortem tuam mundum vivificasti: lebera me per hoc sacrosanctum Corpus et Sanguinem tuum ab ómnibus iniquitatibus meis, et universis malis: et fac me tuis Semper inhaerere mandatis, et a te numquam separari permittas. Qui cum eodem Deo Parte et Spiritu Sancto vivis et regnas Deus in saecula saeculorum. Amen.

PERCEPTIO Corporis tui, Domine Jesu Christe, quod ego indinus sumere praesumo, non mihi proveniat in judicium et condemnationen; sed pro tua pietate prosit mihi ad tutamentum mentis et corporis, et ad medelam percipiendam. Qui vivis et regnas cum Deo Patre in unitate Spiritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.

SEÑOR Jesucristo, que dijiste a tus Apóstoles: Mi paz os dejo, mi paz os doy; no te fijes en mis pecados, sino en la fe de tu Iglesia, a la cual dígnate pacificarla y unirla conforme a tu voluntad. Tú que vives y reinas por todos los siglos de los siglos. Amén.

SEÑOR Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que, por voluntad del Padre y con la cooperación del Espíritu Santo, diste la vida al mundo por tu muerte: líbrame, por tu sagrado Cuerpo y Sangre de todas mis iniquidades y de todos los demás males, y haz que cumpla siempre tus mandamientos y no permitas que jamás me aparte de Ti, quien siendo Dios, vives y reinas con el mismo Dios Padre y con el Espíritu Santo, Por los siglos de los siglos. Amén.

La comunión de tu Cuerpo, Señor Jesucristo, que yo indigno me atrevo a recibir ahora, no se me convierta en motivo de juicio y condenación; sino que, por tu misericordia, me sirva de protección para alma y para cuerpo y de medicina saludable. Tú, que siendo Dios, vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

 

30. Las Oraciones de la Comunión

 

(Comunión del sacerdote)

PANEM caelestem accipiam, et nomen Domini invocabo.

Recibiré el Pan celestial, e invocaré el Nombre del Señor.

 (El sacerdote, dándose golpes de pecho, dice:)

DOMINE, non sum dignus, ut intres sub textum meum: sed tantum dic verbo, et sanabitur anima mea. (x3)

 

CORPUS Domini nostri (+) Jesu Christi custodiat animam meam in vitam aeternam. Amen.

Quid retribuam Domino pro omnibus, quae retribuit mihi? Calicem salutaris accipiam, et nomen Domini invocabo. Laudans invocabo Dominum, et ab inimicis meis salvus ero.

Sanguis Domini nostri Jesu (+) Christi custodiat animam meam in vitam aeternam. Amen.

SEÑOR, yo no soy digno de que entres en mi morada, mas di una sola palabra y quedará sana mi alma. (x3)

 

EL CUERPO de Nuestro Señor (+) Jesucristo guarde mi alma para la vida eterna. Amén.

¿Con qué compensaré yo al Señor a cambio de todos los bendeficios que me ha concedido? Tomaré el cáliz de la salvación, e invocaré el nombre del Señor. Con alabanzas invocaré al Señor, y quedaré libre de mis enemigos.

La Sangre de Nuestro Señor Jesu(+)cristo guarde mi alma para la vida eterna. Amén.

 

(Comunión de los fieles)

Preparación de los fieles para la comunión

(En algunos lugares se omite)

R. CONFITEOR Deo omnipotenti, beatae Mariae semper Virgini, beato Michaeli Archangelo, beato Joanni Baptistae, sanctis Apostolis Petro et Paulo,  omnibus Sanctis, et tibi, pater, quia peccavi nimis cogitatione verbo, et opere: (Percutit sibi pectus ter, dicens) mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa. Ideo precor beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem Archangelum, beatum Joannem Baptistam, sanctos Apostolos Petrum et Paulum, omnes Sanctos, et te, pater, orare pro me ad Dominum Deum nostrum.

 

R. Yo, pecador, me confieso a Dios todopoderoso, a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos y a vos, Padre; que pequé mucho con el pensamiento, palabra y obra: (dándose tres golpes de pecho) por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos, y a vos, Padre, que roguéis por mí a Dios nuestro Señor.

 (El sacerdote da la absolución)

V. Misereatur vestri omnipotens Deus, et dimissis peccatis vestris, perducat vos ad vitam aeternam.

R. Amen.

V. INDULGENTIAM, (+) absolutionem, et remissionem peccatorum vestrorum, tribuat vobis omnipotens et misericors Dominus.

R. Amen.

V. Dios todopoderoso tenga misericordia de vosotros, y, perdonados vuestros pecados, os lleve a la vida eterna.

R. Amen.

V. El Señor omnipotente y misericordioso os conceda el perdón, (+) la absolución y la remisión de vuestros pecados.

R. Amén.

 

El sacerdote toma el copón y eleva una Hostia mientras dice:)

Ecce Agnus Dei, ecce qui tollit peccata mundi.

He aquí el Cordero de Dios, he aquí el que quita los pecados del mundo.

 (Luego los que van a comulgar repiten tres veces, golpeándose el pecho:)

Domine, non sum dignus, ut intres sub tectum meum, sed tantum dic verbo, et sanabitur anima mea. (x3)

Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa; mas di una sola palabra y mi alma quedará sana. (x3)

 

 

Disposiciones para comulgar:

-         Estar en gracia de Dios (no tener conciencia de ningún pecado mortal cometido sin confesar)

-         Observar el ayuno eucarístico, una hora antes de la comunión

-         Acercarse con el debido respeto (salvo impedimento, se debe comulgar de rodillas y en la boca)

-         COMUNIÓN ESPIRITUAL: Yo quisiera, Señor, recibiros con aquella pureza, humildad y devoción con que os recibió vuestra santísima Madre, con el espíritu y fervor de los santos. Amén.

 

(El Sacerdote va hacia los comulgantes y, trazando una cruz con la Hostia por encima del copón, le da la Comunión a cada fiel diciendo, con el Amén incluido:)

Corpus Domini nostri Jesu (+) Christi custodiat animam tuam in vitam aeternam. Amen.

El Cuerpo de Nuestro Señor Jesu(+)cristo guarde tu alma para la vida eterna. Amén.

 (Después permanecerán DE RODILLAS en sus sitios para dar gracias por el Sumo Bien recibido)

 

31. Las Oraciones durante las abluciones

(Al purificar la patena:)

 

Quod ore sumpsimus, Domine, pura mente capiamus: et de munere temporali fiat nobis remedium sempiternum.

Haz, Señor, que asimilemos con alma pura lo que con la boca recibimos, y de don temporal conviértase en remedio sempiterno.

 (Al purificar el cáliz:)

Corpus tuum, Domine, quod sumpsi, et Sanguis, quem potavi, adhaereat visceribus meis: et praesta; ut in me non remaneat scelerum macula, quem pura et sancta refecerunt sacramenta: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum. Amen.

Tu Cuerpo, Señor, que he sumido, y tu Sangre, que he bebido, se adhieran a mis entrañas, y concédeme que no quede mancha alguna de pecado en mí, a quien han alimentado estos puros y santos sacramentos: Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 

32. Antífona Comunión

Salmo 44, 8

Diléxisti justítiam, et odísti iniquitátem: proptérea unxit te Deus, Deus tuus, óleo lætítiæ præ consórtibus tuis.

Has amado la justicia y odiado la iniquidad; por eso el Señor, tu Dios, te ha ungido con el óleo de la alegría, con preferencia a tus compañeras.

DE PIE

33. La Oración de Poscomunión

 

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

V. Oremus

V. El Señor esté con vosotros.

R. Y con tu espíritu.

V.Oremos.

 

Satiásti, Dómine, famíliam tuam munéribus sacris: ejus, quǽsumus, semper interventióne nos réfove, cujus solémnia celebrámus.  Per Dominum nostrum Jesum Christum, Filium Tuum, qui Tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.

Has saciado, Señor, con los sagrados dones a tu familia, protégenos siempre, te rogamos por intercesión de aquella cuya solemnidad celebramos.  Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

 

III. Conclusión de la Misa

 

34. El Ite, Missa est

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

V. Ite, missa est.

R. Deo gratias.

V. El Señor esté con vosotros.

R. Y con tu espíritu.

V. Idos, ha sido enviado.

R. Demos gracias a Dios.

 

35. La Bendición

(El sacerdote se inclina en el centro del altar, y dice en voz baja:)

Placeat tibi, sancta Trinitas, obsequium servitutis meae: et praesta; ut sacrificium, quod oculis tuae majestatis indignus obtuli, tibi sit acceptabile, mihique et omnibus, pro quibus illud obtuli, sit, te miserante, propitiabile. Per Christum Dominum nostrum. Amen.

Séate agradable, ¡oh Santa Trinidad!, el obsequio de mi servidumbre; y haz que el Sacrificio que yo, indigno, he ofrecido a los ojos de tu Majestad, te sea aceptable, y a mí, y a todos aquellos por quienes lo he ofrecido sea, por tu piedad, propiciatorio. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

 (Tras lo cual bendice al pueblo:)

DE RODILLAS

Benedicat vos omnipotens Deus.

Pater, et Filius, (+) et Spiritus Sanctus.

R. Amen.

Bedígaos Dios omnipotente.

Padre, e Hijo, (+) y Espíritu Santo.

R. Amén.

DE PIE

36. El último Evangelio

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

V. (+) Initium sancti Evangelii secundum Joannem.

R. Gloria tibi, Domine.

In principio erat Verbum et Verbum erat apud Deum, et Deus erat Verbum. Hoc erat in principio apud Deum. Omnia per ipsum facta sunt, et sine ipso factum est nihil quod factum est; in ipso vita erat, et vita erat lux hominum; et lux in tenebris lucet, et tenebrae eam non comprehenderunt. Fuit homo missus a Deo cui nomen erat Joannes. Hic cenit in testimonium, et testimonium perhiberet de lumine, ut omnes per illum. Non erat ille lux, sed ut testimonium perhiberet de lumine. Erat lux vera quae illuminat omnem hominem venientem in hunc mundum. In mundo erat, et mundus per ipsum factus est et mundus eum non cognovits In propria venit, et sui eum non receperunt. Quotquot autem receperunt eum, dedit eis potestatem filios Dei fieri; his qui credunt in nomine eius, qui non ex sanguinibus, neque ex voluntate viri, sed ex deo nati sunt. (Genuflectit dicens) ET VERBUM CARO FACTUM EST, et habitavit in nobis; et vidimus gloriam ejus gloriam quasi Unigenti a Patre, plenum gratiae et veritatis.

R. Deo gratias.

V. El Señor esté con vosotros.

R. Y con tu espíritu.

V. (+) Comienzo del Santo Evangelio según San Juan.

R. Gloria a Ti, Señor.

En el principio existía el Verbo y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio en Dios. Por Él fueron hechas todas las cosas: y sin Él no se ha hecho cosa alguna de cuantas han sido hechas. En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres: y esta luz resplandece en medio de las tinieblas, mas las tinieblas no la recibieron. Hubo un Hombre enviado de Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo para dar testimonio de la luz, a fin de que por el todos creyesen. No era él la luz, sino el que debía dar testimonio de la Luz. (El Verbo) era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo no le conoció. Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron. Pero a todos los que le recibieron, que son los que creen en su nombre, díoles potestad de llegar a ser hijos de Dios: los cuales nacen no de la sangre, ni de la voluntad de la carne, ni del querer del hombre, sino de Dios. (Dobla la rodilla) Y EL VERBO SE HIZO CARNE y habitó en medio de nosotros: y nosotros hemos visto su gloria, gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

R. A Dios gracias.

 

ORACIONES FINALES

EN LAS GRADAS DEL ALTAR

 

Avemaría (se reza tres veces)

Ave Maria, gratia plena, Dominus Tecum. Benedicta Tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris Tui, Iesus.

Sancta Maria, Mater Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Salve

Salve, Regina, Mater misericordiae,

Vita, dulcedo, et spes nostra, salve. Ad te clamamus, exsules filii Hevae, Ad te suspiramus, gementes et flentes In hac lacrimarum valle.

Eia, ergo, advocata nostra, illos tuos Misericordes oculos ad nos converte; Et Jesum, benedictum fructum ventris tui, Nobis post hoc exilium Ostende O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria.

 

V/. Ora pro nobis sancta Dei Genetrix.

R/. Ut digni efficiamur promissionibus Christi.

Dios te salve, Reina  y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos  los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos  misericordiosos; y después de este destierro,  muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh, clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

V/. Ruega por nosotros santa Madre de Dios.

R/. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo

Oración

Oremus :

Deus, refúgium nostrum et virtus, pópulum ad te clamántem propítius réspice; et intercedénte gloriósa et inmaculata Vírgine Dei Genitríce María, cum beáto Ioseph, eius Sponso, ac baátis Apósotlis tuis Petro et Paulo, et ómnibus Sanctis, quas pro conversione peccatórum, pro libertáte et effúndimus, miséricors et benignus exáudi. Per eundem Christum Dóminum nostrum. R/. Amen.

Oremos:

Oh Dios, refugio y fortaleza nuestra, mira propicio al pueblo que clama a Ti: y, por intercesión de la gloriosa e Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, y del Bienaventurado San José, su esposo, y de tus Santos apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los santos, escucha misericordioso y benigno las preces que te dirigimos por la conversión de los pecadores y por la libertad y exaltación de nuestra Santa Madre la Iglesia. Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. R/. Amén

Exorcismo de san Miguel

Sancte Michael Archángelo, defénde nos in praelio, contra nequítiam  et insídias diáboli esto praesidium. Imperet illi Deus, súplicces deprécamur: tuque, Princeps milítiae caélestis, Sátanam aliósque spíritus málignos, qui ad perditiónem animárum pervagántur in mundo, divína virtúte, in inférnum detrude.

R/. Amén

Arcángel San Miguel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y las asechanzas del demonio. Reprímalo, Dios, pedimos suplicantes y tú, Príncipe de las milicias celestiales, lanza al infierno, con el divino poder, a Satanás, y  a los demás espíritus malignos, que vagan dispersos por el mundo para la perdición de las almas.

R/. Amén

Invocaciónes al Sagrado Corazón (se rezan tres veces)

Cor Jesu Sacratíssimum 

R/. Misérere nobis.

Corazón Sacratísimo de Jesús

R/. Ten piedad de nosotros.

8 de Junio.- Santa Isabel d... by IGLESIA DEL SALVADOR DE TOL...