domingo, 5 de marzo de 2017

LUNES DE LA PRIMERA SEMANA DE CUARESMA


LUNES DE LA PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

ESTACION EN SAN PEDRO AD VINCULA

Idea dominante de la Misa de esta Feria: Suplica para nuestra liberación de las cadenas del pecado


INTROITO    Salmo 122, 2. 1
SICUT ÓCULI servórum in mánibus dominórum suórum: ita óculi nostri ad Dóminum, Deum nostrum, donec misereátur nobis: miserére nobis, Dómine, miserére nobis. V/. Ad te levávi óculos meos: qui hábitas in cœlis. V/. Glória Patri.
COMO LOS OJOS de los siervos están mirando siempre las manos de sus amos, así nuestros ojos están clavados en el Señor Dios nuestro, para moverle a que se apiade de nosotros. Misericordia, Señor, ten misericordia de nosotros V/. A ti, Señor, que habitas en los cielos, levanté mis ojos. V/.Gloria al Padre.

COLECTA
CONVÉRTE NOS, Deus, salutáris noster: et, ut nobis jejúnium quadragesimále profíciat, mentes nostras cœléstibus ínstrue disciplínis. Per Dóminum.
CONVIÉRTENOS, oh Dios Salvador nuestro; y para que nos aproveche el ayuno cuaresmal, ilumina nuestras almas con las instrucciones celestiales. Por nuestro Señor.

EPÍSTOLA  34, 11-16
LÉCTIO EZECHIÉLIS PROPHÉTÆ.
Hæc dicit Dóminus Deus: «Ecce, ego ipse requíram oves meas, et visitábo eas. Sicut vísitat pastor gregem suum in die, quando fúerit in médio óvium suárum dissipatárum: sic visitábo oves meas, et liberábo eas de ómnibus locis, in quibus dispérsæ fúerant in die nubis et calíginis. Et edúcam eas de pópulis, et congregábo eas de terris, et indúcam eas in terram suam: et pascam eas in móntibus Israël, in rivis, et in cunctis sédibus terræ. In páscuis ubérrimis pascam eas, et in móntibus excélsis Israël erunt páscua eárum: ibi requiéscent in herbis viréntibus, et in páscuis pínguibus pascéntur super montes Israël. Ego pascam oves meas, et ego eas accubáre fáciam, dicit Dóminus Deus. Quod períerat, requíram; et quod abjéctum erat, redúcam; et quod confractum fúerat, alligábo; et quod infírmum fúerat, consolidábo; et quod pingue et forte, custódiam: et pascam illas in judício, dicit Dóminus omnípotens.»
LECTURA DEL PROFETA EZEQUIEL.
Así dice el Señor Dios: «Yo mismo en persona buscaré a mis ovejas, siguiendo su rastro. Como sigue el pastor el rastro de su rebaño, cuando las ovejas se le dispersan, así seguiré yo el rastro de mis ovejas y las libraré, sacándolas de todos los lugares por donde se desperdigaron un día de oscuridad y nubarrones. Las sacaré de entre los pueblos, las congregaré de los países, las traeré a su tierra, las apacentaré en los montes de Israel, en las cañadas y en los poblados del país. Las apacentaré en ricos pastizales,  - tendrán sus dehesas en los montes más altos de Israel; se recostarán en fértiles dehesas y pastarán pastos jugosos en los montes de Israel. Yo mismo apacentaré mis ovejas, yo mismo las haré sestear -oráculo del Señor Dios-. Buscaré las ovejas perdidas, recogeré a las descarriadas; vendaré a las heridas; curaré a las enfermas; a las gordas y fuertes las guardaré y las apacentaré como es debido.»


GRADUAL    Salmo 83, 10 y 9
PROTÉCTOR NOSTER, áspice, Deus, et réspice super servos tuos. V/. Dómine, Deus virtútum, exáudi preces servórum tuórum.
VUÉLVETE A MIRARNOS, oh Dios protector nuestro, y pon los ojos en tus siervos. V/. Señor Dios de las virtudes, oye las oraciones de tus siervos.

TRACTO    Salmo 102,10. 78, 8-9
DÓMINE, non secúndum peccáta nostra, quæ fécimus nos: neque secúndum iniquitátes nostras retríbuas nobis. V/. Dómine, ne memíneris iniquitátum nostrárum antiquárum: cito antícipent nos misericórdiæ tuæ, quia páuperes facti sumus nimis. (Hic genuflectitur) V/. Adjuva nos, Deus, salutáris noster: et propter glóriam nóminis tui, Dómine, líbera nos: et propítius esto peccátis nostris, propter nomen tuum.
SEÑOR, no nos trates según merecen nuestros pecados, ni según nuestras culpas nos castigues.  V/. Señor, no te acuerdes de nuestras antiguas maldades: anticípense a favor nuestro cuanto antes tus misericordias; pues nos hallamos reducidos a extrema miseria. (Aquí se dobla la rodilla) V/. Ayudamos, oh Dios salvador nuestro: y por la gloria de tu nombre, líbranos, Señor, y perdona nuestros pecados, por amor a tu nombre

EVANGELIO Mt 25, 31-46
SEQUÉNTIA SANCTI EVANGÉLII SECUNDUM MATTHǼUM.
In illo témpore: Dixit Jesus discípulis suis: «Cum vénerit Fílius hóminis in majestáte sua, et omnes Angeli cum eo, tunc sedébit super sedem majestátis suæ: et congregabúntur ante eum omnes gentes, et separábit eos ab ínvicem, sicut pastor ségregat oves ab hædis: et státuet oves quidem a dextris suis, hædos autem a sinístris. Tunc dicet Rex his, qui a dextris ejus erunt: “Veníte, benedícti Patris mei, possidéte parátum vobis regnum a constitutióne mundi. Esurívi enim, et dedístis mihi manducáre; sitívi, et dedístis mihi bíbere; hospes eram, et collegístis me; nudus, et cooperuístis me; infírmus, et visitástis me; in cárcere eram, et venístis ad me.” Tunc respondébunt ei justi, dicéntes: “Dómine, quando te vídimus esuriéntem, et pávimus te; sitiéntem, et dedimus tibi potum? quando autem te vídimus hóspitem, et collégimus te? aut nudum, et cooperúimus te? aut quando te vídimus infírmum, aut in cárcere, et vénimus ad te?” Et respóndens Rex, dicet illis: “Amen, dico vobis: quámdiu fecístis uni ex his frátribus meis mínimis, mihi fecístis.” Tunc dicet et his, qui a sinístris erunt: “Discédite a me, maledícti, in ignem ætérnum, qui parátus est diábolo et ángelis ejus. Esurívi enim, et non dedístis mihi manducáre; sitívi, et non dedístis mihi potum; hospes eram, et non collegístis me; nudus, et non cooperuístis me; infírmus et in cárcere, et non visitástis me.” Tunc respondébunt ei et ipsi, dicéntes: “Dómine, quando te vídimus esuriéntem, aut sitiéntem, aut hóspitem, aut nudum, aut infírmum, aut in cárcere, et non ministrávimus tibi?” Tunc respondébit illis, dicens: “Amen, dico vobis: Quámdiu non fecístis uni de minóribus his, nec mihi fecístis. Et ibunt hi in supplícium ætérnum: justi autem in vitam ætérnam.”»
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO.
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Cuando venga el Hijo del hombre, rodeado de su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará en su trono de gloria. Entonces serán congregadas ante él todas las naciones, y él apartará a los unos d los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos, y pondrá a las ovejas a su derecha y a los cabritos a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: ´Vengan, benditos de mi Padre; tomen posesión del Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo; porque estuve hambriento y me dieron de comer, sediento y me dieron de beber, era forastero y me hospedaron, estuve desnudo y me vistieron, enfermo y me visitaron, encarcelado y fueron a verme´. Los justos le contestarán entonces: ´Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y te fuimos a ver?´. Y el rey les dirá: ´Yo les aseguro que, cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron´. Entonces dirá también a los de su izquierda: ´Apártense de mí, malditos; vayan al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles; porque estuve hambriento y no me dieron de comer, sediento y no me dieron de beber, era forastero y no me hospedaron, estuve desnudo y no me vistieron, enfermo y encarcelado y no me visitaron´. Entonces ellos le responderán: ´Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de forastero o desnudo, enfermo o encarcelado y no te asistimos?´. Y él les replicará: ´Yo les aseguro que, cuando no lo hicieron con uno de aquellos más insignificantes, tampoco lo hicieron conmigo´. Entonces irán estos al castigo eterno y los justos a la vida eterna".

OFERTORIO      Salmo  118, 18, 26 y 73
LEVÁBO óculos meos, et considerábo mirabília tua, Dómine, ut dóceas me justítias tuas: da mihi intelléctum, et discam mandáta tua.
LEVANTARÉ mis ojos, y consideraré tus obras maravillosas, Señor, para que me enseñes tus justicias; dame inteligencia, y aprenderé tus mandamientos.

SECRETA
MÚNERA TIBI, Dómine, obláta sanctífica: nosque a peccatórum nostrórum máculis emúndet. Per Dóminum.
SANTIFICA, oh Señor, los dones ofrecidos, y purifícanos de las manchas de nuestros pecados. Por nuestros Seor…


PREFACIO DE CUARESMA
VERE DIGNUM et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus: Qui corporáli jejúnio vítia cómprimis, mentem élevas, virtútem largíris, et præmia: per Christum Dóminum nostrum. Per quem majestátem tuam laudant Angeli, adórant Dominatiónes, tremunt Potestátes. Cæli cælorúmque Virtútes, ac beáta Séraphim, sócia exsultatióne concélebrant. Cum quibus et nostras voces, ut admítti júbeas deprecámur, súpplici confessióne dicéntes:
EN VERDAD es digno y justo, equitativo y saludable, darte gracias en todo tiempo y lugar, Señor, santo Padre, omnipotente y eterno Dios, que, por el ayuno corporal, domas nuestras pasiones, elevas la mente, nos das la virtud y el premio, por Jesucristo nuestro Señor, por quien alaban los Ángeles a tu majestad, la adoran las Dominaciones, la temen las Potestades y la celebran con igual júbilo los Cielos, las Virtudes de los cielos y los bienaventurados Serafines. Te rogamos que con sus voces admitas también las de los que te decimos, con humilde confesión.

COMUNION    Mateo 25, 40 y 34
AMEN, DICO VOBIS: quod uni ex mínimis meis fecístis, mihi fecístis: veníte, benedícti Patris mei, possidéte parátum vobis regnum ab inítio sǽculi.
EN VERDAD os digo que siempre que lo hicisteis con alguno de estos mis más pequeños hermanos, conmigo lo hicisteis. Venid, benditos de mi Padre, a tomar posesión del reino que os esta preparado desde el principio del mundo.

POSCOMUNION
SALUTÁRIS TUI, Dómine, múnere satiáti, súpplices exorámus: ut, cujus lætámur gustu, renovémur efféctu. Per Dóminum.
ALIMENTADOS, oh Señor, con tu don saludable, te suplicamos humildemente que nos renovemos por efecto del alimento que con su gusto nos deleita. Por nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO

ORÉMUS. Humiliáte cápita vestra Deo.
ABSÓLVE, quǽsumus, Dómine, nostrórum víncula peccatórum: et, quidquid pro eis merémur, propitiátus avérte. Per Dóminum.
OREMOS. Humillad ante Dios vuestras cabezas
TE SUPLICAMOS, Señor, que rompas las cadenas de nuestros pecados y que apartes propicio de nosotros el castigo que por ellos merecemos. Por nuestro Señor.
Agradecimiento por la transcripción de los textos a Dña. Ana María Gálvez