lunes, 21 de diciembre de 2020

25 de diciembre. Natividad de Nuestro Señor Jesucristo. Misa de medianoche.

25 de diciembre

NATIVIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Estación en Santa María la Mayor, junto al pesebre

MISA DE MEDIANOCHE

I clase, blanco o dorado

Gloria. Credo. Prefacio de Navidad. Comunicantes propios: se dice Noctem Sanctissimam

 

Desde el tiempo de San Gregorio Magno (+604), la Iglesia romana celebra el día de Navidad con tres misas. La primera, a medianoche, en la basílica de Santa María la Mayor, donde se veneraba el pesebre de la gruta de Belén. En ella, el pensamiento capital es Cristo, el Niño de Belén nacido de la Virgen María e Hijo eterno y consustancial del Padre. En ella celebramos, por tanto, el nacimiento eterno y temporal del Señor. El introito alude al nacimiento eterno: En esta Misa tiene un sentido especial el Gloria, cántico de la noche de Navidad. Por eso se le acompla con repique de campanas. La Epístola nos relata la circunstancias emocionantes de esa aparación. Los textos aluden a varias clases de apariciones y nacimientos: el nacimiento según la carne de las entrañas purísimas de María; el nacimiento eterno en el seno del PAdre; y el nacimiento espiritual en las almas de los fieles, por medio de la gracia, que nos hace conformes a Aquel que tomó nuestra naturaleza.

 

INTROITO Salmo 2,7. 1

Dóminus dixit ad me: Filius meus es tu, ego hodie genui te. V/. Quare fremuérunt gentes, et populi meditáti sunt inánia? V/. Glória Patri et Filio et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio et nunc et semper, et in saecula saeculorum. Amén

El Señor me ha dicho: Tú eres mi Hijo, yo te he engredado hoy. V/. ¿Por qué se embravecen las pueblos y maquinan las naciones planes vanos? V/.  Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre,  por los siglos de los siglos. Amén.

 

COLECTA

Deus, qui hanc sacratissimam noctem veri lúminis fecísti illustratióne clarescere: da, quesumus; ut, cujus lucis mysteria in terra cognovimus, ejus quoque gáudiis in cælo perfruámur. Qui tecum vivit et regnat in unitate Spritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculorum. Amén.

Oh, Dios, que hiciste resplandecer esta noche sacratísima con las claridades de Aquel que es la luz verdadera; dígnate concedernos que, después de conocer en la tierra los misterios de su luz, disfrutemos también de sus goces en el cielo. El que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

 

EPÍSTOLA Tito 2, 11 – 15

Solemne anuncio de la aparición del Salvador del mundo, a quien debemos recibir esta noche con corazones limpios y demostraciones de afecto. Tanto esperarlo, por fin lo tenemos reclinado en el pesebre, iniciando la obra de nuestra redención.

Léctio Epistolæ beáti Pauli Apostoli ad Titum.

Carissime: Apparuit gratia Dei Salvatoris nostri omnibus homínibus erúdiens nos, ut abnegántes impietátem, et sæcularia desidéria, sobrie et juste, et pie vivamus in hoc sæculo, expectántes beátam spem, et adventum gloriæ magni Dei et Salvatoris nostri Jesu Christi: qui dedit semetipsum pro nobis: ut nos redímeret ob omni iniquitáte, et mundáret sibi pópulum acceptabilem, sectatorem bonorum operum. Hæc lóquere, et exhortáre in Christo Jesu Domino nostro.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a Tito.

Carísimo: Se manifestó a todos los hombres la gracia de Dios, Salvador nuestro, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y píamente aguar- dando la esperanza bienaventurada, y el advenimiento glorioso del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo, el cual se dio a sí mismo por nosotros, para redimirnos de todo pecado, y purificarnos para sí mismo como pueblo agradable, seguidor de buenas obras. Estas cosas predica y exhorta, en Jesucristo Señor Nuestro.

 

GRADUAL Salmo109, 3.1

Tecum principium in die virtutis tuæ: in splendoribus sanctorum, ex utero ante lucíferum genui te. V/. Dixit Dóminus Dómino meo: Sede a dextris meis, donec ponam inimícos tuos, scabellum pedum tuorum.

Contigo está el principado en el día de tu poderío en medio de los resplandores de los Santos; de mis entrañas te engendré antes que brillase el lucero de la mañana. V/. Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos por peana de tus pies.

 

ALELUYA  Salmo 2, 7

Allelúia, allelúia. V/.Dominus dixit ad me: Fílius meus es tu, ego hodie genui te. Allelúia.

Aleluya, aleluya. V/. Señor me dijo: Mi Hijo eres tú: yo te he engendrado hoy. Aleluya.

 

 

EVANGELIO Lucas 2, 1-14

Viaje de José y María a Jerusalén y nacimiento del Niño Jesús en Belén, en la pobreza extrema de un pesebre.

Sequéntia sancti Evangelii secundum Lucam.

In illo tempore: Exiit edictum a Cæsare Augusto, ut describerétur universis orbis. Hæc descríptio prima facta est a præside Syriæ Cyrino, et ibant omnes ut profiteréntur singuli in suam civitátem. Ascendit autem et Joseph a Galilǽa de civitáte Nazareth, in Judæam in civitátem David, quæ vocatur Bethlehem: eo quod esset de domo et família David, ut profiterétur cum Maria desponsáta sibi uxore prægnánte. Factum est autem, cum essent ibi, impléti sunt dies ut páreret. Et péperit Filium suum primogénitum, et pannis eum invólvit, et reclinavit eum in præsépio: quia non erat eis locus in diversorio. Et pastóres erant in regione eadem vigilantes, et custodientes vigilias noctis super gregem suum. Et, ecce, Angelus Domini stetit juxta illos, et claritas Dei circumfúlsit illos, et timuerunt timore magno. Et dixit illis Angelus: Nolite timere: ecce enim evangelízo vobis gáudium magnum, quod erit omni pópulo: quia natus est vobis hodie Salvator, qui est Christus Dóminus, in civitáte David. Et hoc vobis signum: Invenietis infántem pannis involútum, et pósitum in præsépio Et subito facta est cum Angelo multitúdo militiæ cælestis, laudántium Deum, et dicentium: Gloria in altissimus Deo, et in terra pax homínibus bonæ voluntatis.

Lectura del Santo Evangelio según san Lucas.

En aquel tiempo: salió un edicto de César Augusto para que fuese empadronado todo el imperio. Este primer empadronamiento fue hecho por Cirino, gobernador de la Siria; e iban todos a empadronarse cada cual a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, porque era de la casa y familia de David, para empadronarse con su esposa María, que estaba encinta. Y estando allí aconteció que se cumplieron los días del alumbramiento. Y dio a luz a su Hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo recostó sobre un pesebre; porque no había lugar para ellos en la posada. Había unos pastores en aquella misma comarca, que estaban vigilando durante las velas de la noche y guardando su ganado; cuando he aquí que se puso junto a ellos un Ángel del Señor, y la claridad de Dios los cercó de resplandor, y tuvieron grande temor. Les dijo el Ángel: no temáis, porque vengo a anunciaros un grande gozo, que lo será también para todo el pueblo: porque hoy os ha nacido el Salvador, que es el Cristo Señor, en la ciudad de David. Esta será para vosotros la señal: hallaréis al Niño envuelto en pañales, y puesto en un pesebre. Y de pronto apareció con el Ángel una multitud de la milicia celestial, que alababan a Dios y decían: "Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad."

Se dice Credo

 

OFERTORIO Salmo 95, 11.13

Læténtur cæli, et exsultet terra ante fáciem Domini: quoniam venit.

Alégrense los cielos y regocíjese la tierra a la vista del Señor, porque ya vino.

 

SECRETA

Accepta tibi sit, Dómine, quæsumus, hodiérnæ festivitátis oblátio: ut, tua gratia largiénte, per hæc sacrosancta commercia, in illíus inveniámur forma, in quo tecum est nostra substantia. Qui tecum vivit et regnat in unitate Spritus Sancti Deus,

Que te sea agradable, oh Señor, nuestra oblación en la festividad de este gran día, para que mediante la generosidad de tu gracia, podamos, en virtud de este intercambio sacrosanto, revestir la forma de aquél a quien está unida nuestra sustancia. El que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios

 

PREFACIO DE NAVIDAD

Vere dignum et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus: Quia per incarnáti Verbi mystérium, nova mentis nostræ óculis lux tuæ claritátis infúlsit: ut dum visibíliter Deum cognóscimus, per hunc in invisibílium amórem rapiámur. Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia cæléstis exércitus, hymnum glóriæ tuæ cánimus, sine fine dicéntes:

En verdad es digno y justo, equitativo y saludable darte gracias en todo tiempo y lugar, Señor, santo Padre, omnipotente y eterno Dios, pues por el misterio del Verbo ha brillado a los ojos de nuestra alma un nuevo resplandor de tu gloria, para que, conociendo a Dios bajo una forma visible, seamos atraídos  por él al amor de las cosas invisibles. Y por eso, con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial cantamos el himno de tu gloria, diciendo sin cesar.

 

COMUNICANTES

Communicántes, et noctem sacratíssimam celebrántes, qua beátæ Maríæ intemeráta virgínitas huic mundo édidit Salvatórem: sed et memóriam venerántes, in primis ejúsdem gloriósæ semper Vírginis Maríæ, Genetrícis ejúsdem Dei et Dómini nostri Iesu Christi:

 

Te ofrecemos este sacrificio unidos en comunión a tus santos, celebrando la noche sacratísima en que la Inmaculada virginidad de María dio al mundo el Salvador y venerando la memoria, en primer lugar, de la gloriosa siempre Virgen María, Madre del mismo Dios y Señor nuestro Jesucristo:  

 

COMUNIÓN Salmo 109, 3

In splendoribus sanctorum, ex utero ante lucíferum genui te.

En medio de los resplandores de los Santos, de mis entrañas te engendré, antes que el lucero de la mañana.

 

POSCOMUNIÓN

Da nobis, quæsumus, Dómine Deus noster: ut, qui Nativitatem Domini nostri Jesu Christi mysteriis nos frequentáre gaudémus; dignus conversationibus ad ejus mereámur perveníre consórtium. Qui tecum vivit et regnat in unitate Spritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculorum. Amén.

TE rogamos, Señor Dios Nuestro, nos concedas que, gozándonos de participar en los misterios de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo, merezcamos, por una santa vida, llegar a la perfecta unión con Él que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

 

 
 

25 de Diciembre. Ntividad d... by IGLESIA DEL SALVADOR DE TOL...